Selecciona Edición
Iniciar sesión

Un niño de Olot no vacunado, primer caso de difteria en España desde 1987

El menor, de seis años, está ingresado en la UCI del hospital Vall d'Hebron (Barcelona) en estado grave

Un niño es vacunado en un hospital. Getty

Un niño de seis años vecino de Olot (Girona) está ingresado en estado grave en el hospital Vall d'Hebron de Barcelona tras ser diagnosticado de difteria. Es el primer caso de esta enfermedad infecciosa y grave que se detecta en España desde 1987, según los registros del Ministerio de Sanidad. El Departamento de Salud de la Generalitat confirmó que el menor no estaba vacunado. Según ha podido saber EL PAÍS, el motivo de que el niño no esté inmunizado contra esta enfermedad —que tiene unas tasas de vacunación en España de entre el 90% y el 95%— se debe a que sus padres están en contra de las vacunas.

El menor comenzó con la sintomatología inicial (malestar general, dolores de cabeza, fiebre e inflamación de las amígdalas) el 23 de mayo, pero no fue hasta cinco días después, el 28, cuando ingresó en el hospital comarcal de Olot debido a un empeoramiento de su estado, según informó la Agencia de Salud Pública de la Generalitat de Cataluña, que ese mismo día recibió el aviso de que podría tratarse de un posible caso de difteria (una enfermedad de declaración obligatoria).

 El viernes 29 de mayo el Centro Nacional de Microbiología recibió la muestra procedente del hospital gerundense y el sábado 30 el laboratorio confirmó la difteria, según explicó este martes a EL PAÍS el secretario general de Sanidad, Rubén Moreno, que tachó de “irresponsabilidad” las campañas en contra de las vacunas. “Las consecuencias de no vacunar a un niño pueden ser dramáticas”, señaló, y añadió: “El derecho a la vacunación es de los niños, no de los padres”.

Cuando los análisis confirmaron la enfermedad, el menor fue llevado al Vall d'Hebron, donde sigue ingresado en la unidad de cuidados intensivos. Allí los médicos le están tratando con un fármaco, una antitoxina, que el Ministerio de Sanidad estuvo buscando por medio mundo. Sanidad lanzó una alerta internacional y pidió ayuda a la Organización Mundial de la Salud y a Estados Unidos para encontrar dosis de este fármaco. “El problema es que ya nadie tiene esta enfermedad. Está todo el mundo vacunado”, explicó Moreno. Finalmente, el embajador ruso medió para transportar en avión, en valija diplomática, el preparado de Moscú a Barcelona en la madrugada del lunes. Ayer por la noche estaba prevista la llegada de más dosis.

La difteria es una enfermedad grave causada por una bacteria que afecta al sistema respiratorio y que se contagia a través de la tos o los estornudos. Además de provocar dificultad para respirar y asfixia, la bacteria produce una toxina que afecta a otros órganos como el riñón, el corazón o el cerebro. De ahí que para tratar al niño se necesite la antitoxina que tanto ha costado encontrar. Algunos países, como Suecia o Francia, tenían dosis, pero caducadas.

El calendario de vacunación español incluye la inmunización contra la difteria, que se administra, siempre en conjunto con otras, a los dos, cuatro, seis y 15-18 meses de vida. También se incluye en la vacuna de refuerzo de los adolescentes (13-14 años). En España y el resto de Europa la difteria es ya una enfermedad “extraordinariamente rara”, señala Antoni Trilla, epidemiólogo del Hospital Clínic de Barcelona. Sin embargo, sí sigue circulando en Rusia y algunas ex repúblicas soviéticas. No consta que el menor de Olot haya viajado en las últimas semanas.

Los expertos están investigando cómo pudo contagiarse el niño. Trilla apunta a dos posibilidades: que estuviera en contacto con una persona enferma, pero leve y que pasara desapercibida, o con un “portador asintomático”, alguien que puede haber pasado la enfermedad en las últimas semanas o meses en su país y que aún tenga la bacteria.

La Agencia de Salud Pública avanzó que está “administrando medicación preventiva y de refuerzo de vacunación a las personas que han tenido contacto estrecho con el paciente”. Son unas 150 personas, la mayoría niños: el menor estuvo de campamento escolar días antes de enfermar.

Fuentes de la zona de Olot confirmaron que los padres del niño eran contrarios a vacunar al menor y partidarios de la medicina alternativa. “Es una tendencia bastante al alza en la zona; hay un sector neorural cada vez más fuerte que por ideología no vacuna a sus hijos”, explicaron.

Trilla asegura que el riesgo de contagiar a otra persona es muy bajo. “La inmensa mayoría de los padres vacunan a los niños y la mayoría de adultos están suficientemente protegidos”, añadió. Se estima que un 30% de los adultos han perdido la inmunidad de las vacunas que recibieron en la infancia. La tasa de vacunación en niños supera actualmente el 90%.

La bacteria Corynebacterium diphtheriae  ataca sobre todo a los niños menores de cinco años y a adultos mayores de 60 años. Se contagia a través de las vías respiratorias, mediante la tos y los estornudos. La dolencia se caracteriza por la inflamación de las vías respiratorias altas (amígdalas, faringe, laringe y fosas nasales posteriores, entre otras), que pueden producir dificultad para respirar e incluso la asfixia.

Otros síntomas de la difteria son fiebre, dolor de cabeza, malestar general e inflamación de las conjuntivas (la membrana que cubre el globo ocular) o los órganos genitales, según la Sociedad Española de Vacunología. Uno de cada 10 enfermos de difteria fallece por alguna complicación derivada de los primeros síntomas.

Más información