Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas: “Votaremos seguro; otra cosa serán las condiciones”

El presidente de la Generalitat insiste en que la consulta debe tener garantías democráticas y ser legitimada en el exterior

Mas, durante este jueves noche en Barcelona.

Menos de 24 horas después de la manifestación multitudinaria de la Diada ayer en Barcelona, el presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha dicho esta mañana que su plan sigue adelante. "Votaremos seguro; otra cosa serán las condiciones que no dependen solo de nosotros", ha asegurado Mas en una entrevista en RAC1. El líder de CiU ha insistido en la importancia de legitimar la consulta en el exterior y ha reclamado garantías democráticas como, por ejemplo, "que participen los del Sí y los del No".

"Si no hacemos bien la consulta, será como un bumerán que caerá  sobre nosotros", ha alertado. El presidente catalán ha querido subrayar dos cosas: tras las reiteradas exigencias de ERC y la ANC, Mas dice que es también su gobierno quien quiere sacar las urnas el próximo 9 de noviembre y que lo importante ahora son las garantías democráticas de la votación: "Quiero poner las urnas el 9N de forma que se entienda el resultado en todos los lugares. Ahora tenemos pregunta y fecha. Nos falta la respuesta. Tenemos que ser capaces de tener una respuesta y que no se pueda poner en cuestión el resultado. Esto es responsabilidad de todos los implicados. ¿De que serviría haber hecho todo esto si después la respuesta no es válida o aceptada?".

"Presidente, saque las urnas a la calle", le exhortó ayer en medio de una ovación Carme Forcadell, presidenta de la Asamblea Nacional Catalana, organizadora de la manifestación junto a Òmnium Cultural. La principal preocupación de las entidades es que el proceso soberanista siga adelante aunque el Tribunal Constitucional vete la consulta. Los organizadores optan por la desobediencia civil, que también defienden Esquerra. Mas no quiere entrar en la cuestión de la desobediencia. "Urnas no lo dice ERC, lo decimos todos. El primer interesado en que estén las urnas el 9N soy yo. El Estado puede decir que no, pero no puede evitarlo todo. Este reto se resolverá votando, tenemos los mecanismos", ha explicado Mas. En el caso de que "las condiciones de la convocatoria de la consulta quedasen alteradas por la actuación de otros", Mas ha reiterado que consensuará qué respuesta hay que dar con todos los partidos que apoyan la consulta: CiU, ERC, ICV-EUiA y la CUP.

El presidente de la Generalitat ha lamentado de nuevo, como viene haciendo en los últimos meses, la postura "inmovilista" del Gobierno de Mariano Rajoy: "Tengo pocas esperanzas, pero el Gobierno español todavía está a tiempo. La única estrategia que tiene en estos momentos es la del miedo y el no a todo". Y se ha referido también a la tercera vía: "No depende de nosotros, sino del Estado. O la ponen ellos o no existe. Se habla pero la tercera vía no está".

El calendario que baraja Mas para los próximos días no ha variado: "la semana que viene se celebrará el pleno en el Parlament y se aprobará la ley de consulta. En los días siguientes firmaré el decreto de convocatoria de la consulta: tenemos todo el dispositivo trabajado y a punto para poder votar el 9 de noviembre. El plan no varía sino que se refuerza".

Mas, sobre Pujol: "Está muy tocado"

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha explicado esta mañana que durante el último mes y medio ha hablado a solas un par o tres de veces con su predecesor Jordi Pujol, y al preguntarle sobre cómo está el expresidente, ha dicho: "Está muy tocado".

Mas ha asegurado que es "evidente" que a Pujol le afecta que se le cuestione su trayectoria, después de que a finales de julio informase en un comunicado que había tenido cuentas en el extranjero sin regularizar. Mas ha destacado que el caso Pujol no ha afectado a las movilizaciones soberanistas: "Una persona no puede condicionar a un país entero. Ni el señor Pujol ni otra, ni antes, ni ahora ni en el futuro". Mas ha criticado, además, la actitud del Gobierno del PP ante el caso Pujol que utiliza para intentar "desprestigiar": "nosotros, como sociedad, seguramente tampoco podemos dar lecciones, pero tampoco ser aleccionados", ha aseverado Mas, tras recordar que los populares tienen casos de presuntas irregularidades.

Más información