Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Díaz abre la puerta a restituir la paga completa al personal sanitario

El Gobierno andaluz estima en un 2% el crecimiento de la economía en 2015

Ampliar foto
Díaz, Valderas y Jiménez Barrios, este jueves en el pleno del Parlamento.

Tras cinco años consecutivos en los que la palabra recorte ha sido la letra que ha acompañado a las grandes cifras de los presupuestos de la comunidad, ahora empieza a utilizarse el adjetivo expansivo. Eso sí, casi en voz baja, siempre en condicional y en función de las entregas a cuenta que el Gobierno central haga a Andalucía para 2015.

La presidenta de la Junta, Susana Díaz, y el portavoz de Izquierda Unida, José Antonio Castro, marcaron este jueves en el Parlamento las prioridades que para el PSOE e IU, miembros del Gobierno andaluz de coalición, deben tener las cuentas autonómicas del próximo año. “Si los ingresos lo permiten, el Presupuesto del próximo año será expansivo”, aseguró Díaz, quien reiteró su compromiso de recuperar los complementos de las pagas extra a los 260.000 empleados públicos. El coste de esta medida está entre 320 y 350 millones de euros.

IU comparte “a hierro” ese compromiso, pero para este grupo la prioridad está también en paliar “el deterioro” de los servicios públicos y restituir al 100% los sueldos del personal sanitario, que ha visto reducido en un 25% su jornada laboral y, por lo tanto, también su salario. Díaz dejó abierta esta puerta, durante la sesión de control en el Parlamento: “Cuando comprobemos las entregas a cuenta, el objetivo es restaurar el 25% de la jornada laboral del personal sanitario”.

Según datos de Izquierda Unida, el impacto del coste de esta medida sería de unos 56 millones de euros y afectaría a cerca de unos 3.000 eventuales, de todas las categorías profesionales, de la sanidad andaluza, el sector más perjudicado por los recortes presupuestarios, lo que incide directamente en la prestación del servicio. Por el momento, no ha habido una negociación en firme de los socios del Gobierno sobre el Presupuesto para 2015, el penúltimo de la legislatura, ya que hasta ahora se desconocen los ingresos que vendrán del Estado, que suponen el 90% del total. Aunque este asunto se abordó en el comité de enlace celebrado este jueves.

El Gobierno andaluz maneja unas previsiones de crecimiento económico mejores. Si hace pocas semanas elevó del 0,3% al 1,4% la de este año, para 2015 la estima en el 2%, según afirmó la jefa del Gobierno.

Algunas de las prioridades que marcaron la presidenta de la Junta y el portavoz de IU casan, como, obviamente, la de la creación de empleo, el crecimiento sostenible y la lucha contra la desigualdad. Pero hay otras en las que claramente discrepan, como la del aumento de los impuestos.

IU es partidaria de obtener más ingresos aumentando la presión fiscal respecto a los ingresos propios de la comunidad, que apenas tienen un peso del 8%. A mediados de 2012, Andalucía ya aprobó una fuerte subida de impuestos. Elevó el tramo autonómico del IRPF en un punto a las rentas entre 60.000 a 120.000, al 23,5%, y también a las de 120.000 en adelante, al 25,5%. También elevó el impuesto de patrimonio, el de actos jurídicos documentados y las tasas de las máquinas tragaperras. Y aplicó el llamado céntimo sanitario, que grava los hidrocarburos. Con este paquete, los ingresos estimados eran de 171 millones de euros.

“No se puede gravar más a los que más están aportando y que son los que más necesitan la sensibilidad de un Gobierno”, dijo Díaz, descartando de plano, y en sede parlamentaria, la petición de subida de impuestos de sus socios.

IU además plantea con vistas al próximo ejercicio presupuestario la inclusión de la renta básica, una iniciativa que para Castro no sólo es “perentoria, sino posible”. Los sindicatos estiman el coste de esta medida en unos 350 millones de euros. En este asunto, Díaz no abrió pero tampoco cerró puerta alguna.

El portavoz popular, Carlos Rojas, llevó a la sesión de control la investigación sobre la financiación de UGT. “El fraude de las facturas falsas estalló en sus manos y usted mantiene la tibieza y mira para otro lado”, le reprochó a Díaz. La socialista recordó que la Junta se va a personar en este caso y arremetió contra el presidente del PP, Juan Manuel Moreno. “Su líder todavía está en garantía, si no sirve lo cambian y además le devuelven el dinero”, dijo.