Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

IU pone el foco en la restitución de salarios en la sanidad para 2015

Montero dice que la reforma fiscal afectará de manera negativa a la comunidad

Ampliar foto
El coordinador de IU, Antonio Maíllo. EP

Los tres grupos del Parlamento parecen estar de acuerdo en que la ley de Presupuestos de la comunidad autónoma para 2015 recoja de nuevo el pago de los complementos de las pagas extras a los alrededor de 260.000 empleados públicos, lo que supondrá un gasto de entre 320 y 350 millones de euros, según las estimaciones de la Consejería de Hacienda. Pero en el caso de Izquierda Unida, socio de los socialistas en el Gobierno andaluz, reclama además la restitución de salarios en el sector sanitario andaluz, uno de los más perjudicados por los recortes.

Desde 2012, los profesionales sanitarios vienen denunciando la reducción de los complementos variables, el aumento de la jornada, la eliminación de permisos reglamentarios y la pérdida de derechos. Los sindicatos del sector también ponen de relieve la situación de los trabajadores eventuales, que han visto recortado su salario en un 25% “y se ven sometidos a la angustia de renovar sus contratos mes a mes”. Todas estas circunstancias repercuten en la calidad de la prestación del servicio.

Aunque aún PSOE e IU dicen que no han iniciado la negociación para la elaboración del próximo Presupuesto andaluz, el coordinador de Izquierda Unida, Antonio Maíllo, dio este viernes algunas pinceladas de por dónde irán las prioridades de su formación. “Hay que recuperar los derechos perdidos vinculados a la prestación de los servicios públicos básicos, especialmente, los de la sanidad”, afirmó.

No será fácil escuchar a alguien de IU criticar el que se vayan a pagar los complementos salariales a todos los empleados de la Administración andaluza en 2015, aunque no parece que esta medida forme parte de su lista de preferencias. Maíllo dijo que apoyan esta medida, pero consideró como “no razonable establecer incompatibilidades o dicotomías” en asuntos que afectan a la recuperación de derechos. IU volverá también a poner el foco en la reducción de altos cargos en el sector público. Cree que sus tres consejerías ya han hecho este trabajo y que las que dirigen los socialistas se resisten.

La posición de Izquierda Unida sobre las pautas que deben marcar el Presupuesto andaluz del próximo ejercicio quedará más clara en la sesión de control del Parlamento de la próxima semana. También la de la propia presidenta de la Junta, la socialista Susana Díaz, ya que contestará a una pregunta del portavoz de IU, José Antonio Castro, sobre “criterios, previsiones y prioridades” en la elaboración de las cuentas autonómica de 2015.

Al hilo de la reforma fiscal aprobada ayer por el Consejo de Ministros, Antonio Maíllo insistió en la propuesta de IU de imponer una tasa a las grandes superficies comerciales, una iniciativa descartada en los dos últimos presupuestos por los socialistas. Sí abogó por nuevos impuestos ecológicos, algo que, en su opinión, “no es discutible” porque la fiscalidad verde está incluida en el pacto de gobierno. El coordinador de IU consideró “infame” la reforma fiscal del Ejecutivo central porque, según él, no afecta a las rentas del capital.

En este sentido, la consejera de Hacienda y Administración Pública, María Jesús Montero, lamentó que en ningún momento el Gobierno de la nación haya consultado a las comunidades autónomas, “a pesar de que las medidas les afectarán en sentido negativo por su repercusión en las aportaciones del Estado a los fondos de la financiación autonómica”, informó Hacienda en un comunicado.

Según Montero, la reforma también repercutirá en los gastos regionales, especialmente los vinculados a la sanidad. “Vamos a tener que pagar precios más elevados a los proveedores de productos sanitarios, tras la subida del IVA”, apreció.