Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El SAS perdió 3.200 empleos fijos el año pasado

La Consejería de Salud no confirma si convocará una oferta de trabajo para cubrir las bajas

Ampliar foto
Protesta de trabajadores de la sanidad andaluza.

El Servicio Andaluz de Salud (SAS) perdió a 3.224 trabajadores fijos el año pasado. Son empleados que se jubilaron (la mayoría), fallecieron o abandonaron la sanidad pública andaluza por alguna otra razón. La cifra la aportó este viernes el SAS en una mesa sectorial convocada para analizar la oferta de empleo público (OPE) y en la que la Junta no supo precisar si cumplirá el acuerdo alcanzado con los sindicatos por el que se comprometió a convocar este año oposiciones para cubrir el 10% de las bajas que se registraran en 2013.

A finales de 2012, la plantilla del Servicio Andaluz de Salud ascendía a 84.753 personas. Desde que la asfixia económica llevó a las Administraciones a recortar gastos, los sindicatos sanitarios andaluces vienen denunciando que el recorte se está cebando en los recursos humanos. Los representantes de los trabajadores cifran en alrededor de 7.000 los profesionales fijos que ha perdido el SAS desde que empezó la crisis y las cifras aportadas por la Junta dan cuenta de que la estimación sindical no era exagerada: solo en 2013, la plantilla de la sanidad pública perdió 525 médicos, 752 enfermeros, 77 auxiliares de enfermería, 305 celadores, 492 trabajadores de administración y otros 1.073 profesionales como fisioterapeutas, farmacéuticos y matronas, entre otros.

La mayoría de las plazas se han cubierto con eventuales

Las restricciones a la contratación impuestas por el Gobierno central solo permiten sustituir a un 10% de las bajas, lo que en el caso del SAS supondría suplir a 322 de los más de 3.200 trabajadores que se han ido. El Gobierno andaluz aprobó el año pasado una oferta de empleo para cubrir 915 plazas en el SAS, la primera que hacía desde 2007, y se comprometió a convocar en el primer trimestre de este año otra OPE para cubrir esas 322 que la norma estatal le permitía suplir de las bajas de 2013. Pero en la reunión de este viernes los responsables de la Consejería de Salud no aseguraron que estén en condiciones de hacerlo.

Los representantes de los trabajadores denunciaron tras la reunión lo que consideran un “incumplimiento” del SAS. “No es de recibo que la política sea ignorar los acuerdos y dejar morir a nuestro envidiable sistema sanitario público”, lamentó la federación de servicios públicos de UGT. Según el sindicato de enfermería Satse, el encuentro sirvió para constatar la “nula intención” del Gobierno andaluz de ofertar las plazas perdidas durante el año pasado.

Las restricciones solo permiten sustituir el 10% de las bajas

La Consejería de Salud defendió que el plazo en el que se comprometió a anunciar la OPE termina el 31 de marzo y no descartó que se cumpliera, aunque las fuentes consultadas tampoco confirman que se vaya a convocar la oferta de empleo. Estas fuentes sí aseguran que la mayoría de los 3.224 empleos fijos que perdió la sanidad pública el año pasado se han cubierto con trabajadores eventuales, pero no aportó las cifras exactas. Los sindicatos sostienen que las plazas cubiertas, aunque sea con contratos temporales, son muchas menos de las que dice la Junta.

Desde que el Gobierno central amplió la jornada laboral de los funcionarios a 37,5 horas semanales, el SAS ha impuesto como norma que sus trabajadores temporales solo sean contratados con el 75% de la jornada y sueldo para compensar el exceso de horas de los fijos. Esta circunstancia, unida a la tasa de reposición del 10%, hace que, mientras el SAS no convoque oposiciones, las jubilaciones o las bajas se suplan como mucho con personal contratado al 75%. Y, según los sindicatos, cada vez más contratos se firman por un mes y se revisan semana a semana. La presidenta de la Junta, Susana Díaz, admitió hace unas semanas que la situación en las urgencias estaba al borde del “colapso” y anunció la contratación de 250 profesionales de refuerzo. A finales de enero, según el SAS, llegaron a estar contratados 297 profesionales. Hace una semana solo quedaban 61. Según la Consejería de Salud eran contratos sujetos a la demanda de urgencias y, sobre todo, a los días de máxima incidencia de la gripe, que ya han pasado.