Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Málaga tiene arte (moderno y contemporáneo)

La apertura del Centro Pompidou y del Museo de Bellas Artes en 2015 reforzará la apuesta cultural de la ciudad iniciada hace una década con el Museo Picasso y el CAC

El Cubo del puerto de Málaga, futura sede del Centro Pompidou. Ampliar foto
El Cubo del puerto de Málaga, futura sede del Centro Pompidou.

Quien hace una década visitara la capital malagueña no encontraría grandes atractivos culturales. Salvo el habitual circuito turístico: Alcazaba, Gibralfaro, Teatro Romano y Catedral, poco más de interés deparaba la capital, excepto la casa natal de Picasso en la plaza de la Merced. Málaga no figuraba entonces entre los destinos preferidos por los tour operadores, que optaban por capitales vecinas con más peso cultural como Granada, Sevilla o Córdoba.

Si uno de aquellos turistas visitara ahora la capital malagueña no la reconocería. En apenas 10 años, los que tienen de vida el Museo Picasso Málaga y el Centro de Arte Contemporáneo (CAC), la ciudad ha dado un vuelco impulsada por estos ambiciosos proyectos culturales, aunque por el camino se hayan quedado muchas promesas convertidas en humo.

Algunos creen que este proyecto podría convertirse también en humo

No solo ha cambiado su fisionomía, recuperando zonas degradadas del entorno de estos museos, sino que se ha convertido en una de las capitales que más espacios museísticos concentra en su casco histórico: 24. A los que en 2015 sumará otro con la anunciada apertura de la primera sucursal fuera de Francia del Centro Pompidou de París, que se ubicará en los 6.000 metros cuadrados del cubo, en el puerto de Málaga.

Este nuevo museo, que contará con una colección permanente de unas 70 obras procedentes de los fondos de arte moderno y contemporáneo del Pompidou parisino y organizará al menos una exposición temporal anual, situará a Málaga en el mapa mundial de las principales marcas museísticas, donde ya figuran otras capitales que se han beneficiado del tirón turístico, y por tanto económico, que reporta ser sede de estas prestigiosas marcas, como Bilbao con su Museo Guggenheim, Londres y Amsterdam con el Hermitage o Abu Dhabi con la futura subsede del Louvre.

El concejal de Cultura y Turismo de Málaga, Damián Caneda, destaca el “salto cualitativo”, que supone la llegada del Pompidou a la ciudad y el reclamo que supondrá para los visitantes. “Málaga es una ciudad emergente con un crecimiento turístico extraordinario y un enriquecimiento y desarrollo de su oferta cultural meteórico. En 10 años hemos pasado de que nos visiten 800.000 turistas al año a cerca de cuatro millones y el 70% lo hace atraído por la cultura. En torno al mar y en apenas un kilómetro cuadrado, los visitantes pueden acceder al Museo Picasso, al Thyssen, al CAC y, próximamente, lo harán al Pompidou y al Museo de Bellas Artes de Málaga en la Aduana, algo difícil de encontrar en otro destino, algo que nos diferencia”, apunta Caneda.

La muestra 'Picasso, amigos y contemporaneos', en el CAC de Mijas. ampliar foto
La muestra 'Picasso, amigos y contemporaneos', en el CAC de Mijas.

Esta apuesta por el arte que supondrá la nueva sucursal del Pompidou —que alberga obras maestras de Picasso, Kandinsky, Klee, Miró, Dalí, Modigliani, Matisse, Bacon o Klein— complementará la oferta de los otros tres grandes museos de la llamada milla de oro.

Más de tres millones de visitantes han atraído las 140 exposiciones individuales y una decena de colectivas que ha acogido el CAC Málaga, que ahora celebra su décimo aniversario con una muestra colectiva con obras de artistas que han pasado por sus salas: Julian Opie, Anish Kapoor, Jake & Dinos Chapman, Gavin Turk, Lousie Bourgeois, Tracy Emin, Gilbert & George, Santiago Sierra o Miquel Barceló.

En sus 10 años de vida, el Museo Picasso Málaga (MPM) ha hecho de su colección permanente su seña de identidad, 276 obras que recorren ocho décadas de creación del genio malagueño. A ello suma un atractivo programa de exposiciones temporales. En este tiempo, y según datos de enero, el MPM ha recibido 3.236.009 visitantes, que han disfrutado de alguna de las más de 30 exposiciones que ha celebrado el centro. Muestras que como Picasso, antología, La colección Pierre y Maria-Gaetana Matisse, Los juguetes de las vanguardias, Kippenberger miró a Picasso, Alberto Giacometti o El factor grotesco, entre otras, han incrementado el número de visitantes de los 304.658 de 2005 hasta los 381.055 del pasado año. De ellos, el 70% son extranjeros.

“El museo ha servido para regenerar el tejido urbano del centro histórico y ha creado una identidad, la de Málaga y Picasso, pues ya vienen personas de todo el mundo buscando a Picasso en su ciudad natal”, explica el director del MPM, José Lebrero.

“Ni soñando podía imaginar hace no tantos años que Málaga iba a contar con este número de museos tan señeros, era impensable. La ciudad ha dado un salto cualitativo espectacular en relación a otras ciudades de su entorno”, afirma la directora del Museo Carmen Thyssen, Lourdes Moreno, quien asegura que el Pompidou de Málaga “no hará competencia” a los otros grandes museos, sino que su aportación “sumará y mejorará la oferta cultural malagueña”.

No obstante, son muchos los que huyen de la euforia y esperan que este proyecto no sufra el infausto destino de otras grandes promesas del alcalde, el popular Francisco de la Torre, como el fallido y costoso Museo de las Gemas en Tabacalera, la ocurrencia de la subsede del Museo del Prado en La Aduana o el mil veces pretendido edificio del Caixaforum en la plaza de la Merced. “Espero que esta vez no ocurra eso”, señala el consejero de Cultura, Luciano Alonso. “Se habla de nuevos proyectos pero veo que algunos que son necesarios, imprescindibles, y que promueven esta ciudad no se hacen”, dijo en referencia a los continuos retrasos en la apertura del Museo de Málaga.

Otros que ya se han convertido en una realidad son los centros de arte contemporáneo inaugurados en Vélez-Málaga y Mijas. Con una inversión de 2,6 millones de euros, el CAC de Vélez-Málaga cuenta con una colección permanente de obras del artista melillense afincado en el pueblo Francisco Hernández. Mientras que el CAC de Mijas se inauguró la pasada semana con la muestra Picasso, amigos y contemporáneos, formada por 86 obras del genio malagueño, además de coetáneos como Moreno Carbonero, Muñoz Degrain o Braque.

Más información