“Esa curva es inhumana”

EL PAÍS accede a la conversación íntegra que mantuvo el maquinista del tren tras el accidente.

Francisco José Garzón se queja de la peligrosidad de la curva

Francisco José Garzón tras el accidente / ÓSCAR CORRAL

"Ya le dije al de seguridad que esa curva era peligrosa que un día nos la íbamos a tragar". Estas fueron las palabras que utilizó Francisco José Garzón, el maquinista del tren del accidente de Santiago en el que murieron 79 personas, en la llamada que realizó al servicio de emergencia poco después de descarrilar. "Somos humanos y esto podía pasar. Esto no puede ser", se lamentaba Garzón, a través de su teléfono móvil aún desde las vías cuando ni siquiera sabía si había víctimas mortales. El conductor no dejaba de preguntar por los viajeros.

De esta primera llamada para informar al control de Renfe del accidente había trascendido que el propio maquinista había reconocido su error: circular a 190 kilómetros por hora en un tramo limitado a 80 en la fatídica curva de A Grandeira, que se retuerce a apenas cuatro kilómetros de la estación de Santiago. Garzón sabía que debía reducir la velocidad a 80 porque pasaba a enfilar un tramo del trazado antiguo. El conductor, tras impactar contra el muro, llamó desde su móvil y dijo: “Tenía que ir a 80 y voy a 190”. Pero durante esa llamada, Garzón asegura que ya se había quejado en varias ocasiones de ese trazado especialmente por la peligrosidad de la curva. 

Días después, cuando compareció ante el juez acusado de 79 delitos de homicidio imprudente, el conductor del Alvia admitió que todo se debió a un despiste suyo y restó trascendencia a la configuración de las vías. 

AUDIO: La llamada del maquinista

Y ADEMÁS...

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana