Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

UPyD de Bizkaia tampoco se libra de la crisis y su coordinador abandona

Txema Vázquez, que llegó a responsable de Euskadi, rompió el carné en junio

Txema Vázquez

La organización interna de UPyD se está demostrando muy poco estable. Sus responsables apenas duran en el cargo un año, y cuando lo dejan, no continúan en el partido para seguir dando guerra a través de los canales de comunicación. Cogen su carné y lo entregan, desvinculándose totalmente del partido.

El hartazgo es de tal calibre —todos dicen sentirse engañados— que rompen el carné, abandonan su corta y frustrante carrera política, y se declaran enemigos acérrimos de las formas internas de un partido que nació precisamente, para articular la participación ciudadana y esquivar los errores de los partidos establecidos.

Desde finales del pasado año hasta este mes de agosto han dicho adiós a la formación de Rosa Díez los cabezas de cartel de Álava a todas las elecciones, el máximo responsable de la organización en Euskadi y en Gipuzkoa, Nicolás de Miguel, y unas semanas antes de éste último, devolvió la txartela de UPyD Txema Vázquez. En periodos electorales, cuando de Miguel estaba en listas, él se encargaba de la organización en Euskadi.

Vázquez, que ostentó los cargos de responsable de organización de Bizkaia y coordinador de Bizkaia, además de temporalmente coordinador de Euskadi, aseguró hizo pública ayer su desvinculación de UPyD, también muy enfadado. “UPyD es peor que otros partidos” porque te vende que va a ser diferente a los demás y en realidad “no deja de ser exactamente lo mismo, sólo que mandan otros”.

Txema Vázquez entró a formar parte de UPyD desde los aledaños de la lucha ciudadana contra ETA. Un pequeño empresario vinculado al mundo del deporte que observaba con cierta admiración la lucha de mucha gente que militaba en la calle, de forma callada, pero dando la cara contra ETA y sobre todo frente a su, entonces, presionante y amenazador entorno social. 

“UPyD en su manifiesto y en sus planteamientos era la alternativa a quienes estábamos ya un poco hastiados de las mentiras, promesas y malas artes y abusos de los partidos políticos. Era la alternativa”, declaró ayer.

“Hemos sido unos ingenuos y lo hemos pagado con disgustos. Pensamos que, de verdad podría hacerse un debate de ideas, que Rosa Díez iba a impulsar el debate interno y externo para convertir a UPyD en la bandera de la crítica y de la justicia social, pero nos hemos encontrado con un muro”, aseguró ayer Vázquez. El último acto como afiliado de UPyD de Vázquez fue presentarse en una lista alternativa en abril, al Consejo Territorial del País Vasco. Ya había abandonado sus cargos internos, frustrado al ser objeto de varias “trampas” y había decidido abandonar la formación, pero hizo un último esfuerzo. Su lista fue derrotada y al día siguiente, él y otros seis de los integrantes de la lista abandonaron el partido. Uno de los de la parrilla era el alavés Fernando García.