Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Madrid discrimina en las ofertas de empleo a los parados más precarios

El Gobierno regional admite que es un "plan piloto" que prioriza bachilleres y 20 a 45 años

González escondió en febrero el colectivo al que se dirigía esta prueba

Los funcionarios denuncian que tienen "objetivos de sanción, un 8%"

Un grupo de parados hace cola en una oficina de Madrid. Ampliar foto
Un grupo de parados hace cola en una oficina de Madrid. EFE

Las pocas ofertas que llegan en estos momentos a las oficinas de empleo de la Comunidad de Madrid se ofrecen primero a los parados que están cobrando algún tipo de prestación, tienen entre 20 y 45 años y, al menos, han estudiado, Bachillerato, según un par de documentos que el Gobierno de Ignacio González ha remitido a estas oficinas. Con esta orden, la Comunidad deja fuera a desempleados que, aunque se adaptan al perfil demandado por el empresario, se encuentran en peor situación porque llevan tanto tiempo sin trabajo que han agotado las ayudas o tienen un nivel formativo que les abre la puerta a menos ofertas de empleo.

El pasado febrero el presidente de la Comunidad presentó un plan de empleo a UGT y CC OO que contenía un “programa piloto por el que las oficinas públicas de empleo captarán vacantes en las empresas de su zona”. Era su medida estrella: la primera que aparecía en el resumen que les entregó. Casi al mismo tiempo, apuntan tres fuentes distintas, llegaba a las 42 oficinas de la región un documento, que adelantó este martes la Cadena SER, titulado Procedimiento común de gestión del plan de objetivos 2013 de las oficinas de empleo. En ese informe, de 11 páginas se daba una instrucción clara: “Las citaciones a ofertas de empleo u otros programas [...] serán dirigidos preferentemente a demandantes de perceptores de prestaciones”. En el siguiente párrafo se habla del proyecto piloto que González presentó a los sindicatos. Se precisa las cuatro oficinas seleccionadas (Azca, Legazpi, San Sebastián de los Reyes y Getafe II) y se especifica que”se extenderá durante el primer semestre del año”.

Poco más adelante, se detalla el colectivo al que se dirige el programa, algo que ni siquiera se enuncian en la presentación pública del Plan de Empleo ni en el resumen que González entregó a los sindicatos: “Dentro del objetivo estratégico de actuación con perceptores de prestaciones, subsidios, RAI [Renta Activa de Inserción] y Prepara sin APE [Acuerdo Personalizado de Empleo], durante el primer semestre de 2013 se priorizará a demandantes de emleo con un rango de edad entre 20 y 45 años y con un nivel formativo mínimo de enseñanzas de Bachillerato”.

Estas instrucciones no quedaron aquí. Hace “unos quince días”, señalan las mismas fuentes, llegó a todas las oficinas de Empleo madrileñas otra instrucción muy clara: Cuando llegue un oferta de empleo, “se hará un primer sondeo en el que además del perfil propio de la oferta, se incluirá servicio recibido 14J [el código que engloba a los participantes en el programa piloto]”. La circular obliga a repetir la operación una segunda vez ampliando algo el criterio de búsqueda, sin que eso suponga que se deja de priorizar a los participante en el plan piloto.

A ese programa se agarró la Comunidad de Madrid para defenderse. Lourdes Martínez, directora general de Empleo madrileña, aludió en todo momento a “un plan piloto” destinado a un “grupo pequeño de demandantes”. Según indicó, el está destinado a unas “8.000 personas” —el documento no refleja cifra alguna— “de las que el objetivo es la colocación de 2.000”. Tras una primera conversación con este diario, Martínez declinó responder a preguntas concretas sobre los documentos o matizar sus palabras que atribuían en todo momento las órdenes a un “proyecto experimental”. Sus declaraciones contradicen los documentos a las que ha tenido acceso este periódico, pero Martínez declinó aclarar esas contradicciones.

De "aberrante" a "cruel"

El portavoz de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) en el Congreso, José Luis Centella, ha tildado de "aberrante" que se fijen "directrices" sobre el "perfil" de parados a los que "adjudicar" los contratos de trabajo, con el único objetivo a su juicio de "evitarle al Estado seguir pagando subsidios", informa Europa Press.

Ante estas informaciones, Centella ha mostrado su "sorpresa" y ha anunciado que presentarán una pregunta escrita al Ejecutivo para que aclare este asunto porque "no puede jugar con la situación de millones de personas que viven una situación dramática". "De esto a hacer un retrato robot para pedir algo muy a dedo va un paso", ha alertado.

La portavoz del PSOE en el Congreso, Soraya Rodríguez, ha considerado que es "cruel" que se "discrimine" a los parados de larga duración y mayores de 45, pero ha recordado que si esto se puede producir es porque la reforma laboral del PP lo permite, informa Europa Press. A renglón seguido, Rodríguez ha acusado al Ejecutivo de ver a los parados "solo como gasto", por lo que "el que cobra una prestación es mejor que encuentre empleo antes para ahorrar un gasto".

Con estas directrices, el Gobierno madrileño se aleja mucho de los señalados como prioritarios por el Ministerio de Empleo, como subrayaban en el departamento que dirige Fátima Báñez. El Gobierno central, en acuerdo con los Ejecutivos autonómicos, ha priorizado su acción en las políticas de empleo sobre los jóvenes, las mujeres y los parados de larga duración, colectivos para los que resulta más difícil volver a encontrar un trabajo una vez se quedan sin empleo.

La publicación de la noticia provocó la reacción de la secretaria de Estado de Empleo, Engracia Hidalgo. “No me consta que haya ninguna comunidad que esté actuando al margen de lo que se establece de forma prioritaria en el marco legal”, apuntó la también exconsejera de la Comunidad de Madrid, que recordó que Empleo solo ha establecido como colectivos prioritarios a los mayores de 55 años y a los menores de 30.

La reacción de los sindicatos, por el contrario, fue muy dura. “Es un hecho gravísimo”, se despachó el líder de CC OO, Ignacio Fernández Toxo, a la salida de una reunión con el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba. Por su parte, el número uno de UGT, Cándido Méndez, habló de “la crónica de un recorte de la protección por desempleo ya anunciada”.