Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
MOVILIZACIÓN EN EL MUNDO ESTUDIANTIL

Los nuevos recortes encienden la protesta en las universidades

Los campus públicos reducen sus presupuestos 40 millones a la espera de un nuevo tijeretazo de la Generalitat

Las protestas arrecian en la UB, UAB y UPF

Estudiantes y trabajadores protestan en el Edifici Històric de la UB.
Estudiantes y trabajadores protestan en el Edifici Històric de la UB.

Profesores y, especialmente, estudiantes universitarios han decidido echar un pulso a los rectorados y la Generalitat por los recortes que duran ya más dos años y que con toda probabilidad se ampliarán este 2013. En una reunión de los rectores con el secretario de Universidades, Antoni Castellà, se puso sobre la mesa la posibilidad de que el recorte en los campus podría rondar entre el 8 y el 10%, lo que se traduciría entre 60 y 70 millones menos. Los rectores ya aseguraron en enero que las universidades estaban en una “situación límite” y que no podrían soportar más recortes sin afectar sustancialmente a las plantillas y a la calidad educativa e investigadora.

La Politécnica vivirá

cuatro días de huelga

para frenar los 340 despidos

Las universidades ya han hecho sus cuentas para este año, pero puede pasar finalmente que se vayan al traste si la Generalitat acaba por aplicar una mayor austeridad, lo que implicaría más ajustes y, en algunos casos, seguir con la política de reducción de plantillas, que en los dos últimos años ha afectado a más de 1.200 docentes, básicamente asociados. Estos son teóricamente los que cuentan con un trabajo externo y la docencia les supone un complemento.

El malestar crece entre los profesores, el colectivo tradicionalmente menos movilizado, debido a la reducción salarial y el aumento de horas lectivas que se les ha aplicado en los últimos dos años. El personal de administración y servicios, que sufre los mismos recortes, ya ha dejado ver su descontento. Por su parte, los estudiantes siguen siendo los pilares de la protesta. Ayer lo volvieron a ser con una “jornada de lucha” universitaria, que fue especialmente visible en la Universidad de Barcelona, la Autónoma y la Pompeu Fabra. El Sindicato de Estudiantes dels Països Catalans, uno de los convocantes, asegura que el objetivo de la protesta es “hacer explícita la hipocresía de los equipos de los decanos y rectores, que mientras claman contra los recortes, son los responsables de aprobarlos en las juntas, claustros y consejos de gobierno”. Las universidades, junto al resto de sector educativo, protagonizarán una huelga conjunta el 9 de mayo, cuyo éxito puede depender del malestar que generen los nuevos recortes que pueda anunciar el Gobierno catalán.

Universidad de Barcelona. El principal campus catalán es el único que está sin presupuestos, después que un centenar de estudiantes y trabajadores impidieran ayer la celebración del consejo de gobierno donde se iban a aprobar las cuentas. Estas ascienden a 362,7 millones (un 1,5% menos) e incluyen un recorte de 2,4 millones en el capítulo de personal. El rector, Dídac Ramírez, insistió ayer en que “no habrá despidos”.

La UB ha hecho equilibrios en sus cuentas hasta el último momento. Inicialmente previó una reducción del 12,8% de la aportación de la Generalitat, que finalmente se ha estimado en un 3,4%. Si finalmente se superara este porcentaje, Ramírez admitió que tiene preparadas medidas para aumentar sus ingresos extraordinarios.

Alumnos de la UAB ocupan el rectorado.
Alumnos de la UAB ocupan el rectorado.

Politécnica. Es la universidad más convulsa en estos momentos debido a su muy delicada situación económica. Los 111 millones de déficit acumulado y 11 millones negativos en las cuentas de 2012 —mientras el resto de universidades equilibraban sus presupuestos— ha llevado a la Generalitat a tener preparada la intervención económica de la Politécnica si empeora su situación.

Mientras, la UPC ha tenido que afanarse con las tijeras para reducir un 34% su presupuesto —144 millones de euros menos— en solo tres años. Además del ahorro en gastos corrientes, la universidad ha reducido su plantilla en 330 profesores desde 2011. Casi la misma cantidad de personal que despedirá este año. De ellos, 90 serán administrativos y 250 docentes asociados.

“Ahora sí que hemos tocado hueso,”, aseguró el martes el rector, Antoni Giró, que vivió ese día uno de sus peores momentos al frente de la UPC, con la celebración de un claustro que mostró su claro repudio a su gestión y a los recortes. Pero las protestas seguirán la próxima semana, del 25 al 30 de abril, con la convocatoria de huelga de trabajadores y estudiantes.

La podadora de la UPC no se detendrá aquí. Se está ultimando un plan de reestructuración de calado, que pasa por la fusión de departamentos —de momento, solo a nivel administrativo— o la venta de la sede que alberga la facultad de Náutica.

Autónoma. Con estudiantes especialmente activos, la UAB mantiene cierta paz este curso. Especialmente después que en mayo del año pasado, el anterior equipo de la exrectora Ana Ripoll intentara recortar la plantilla en cuatro millones y 200 plazas de docente. Las protestas lo impidieron. El nuevo rector, Ferran Sancho, ha presentado unas cuentas con un tijeretazo de 11,6 millones, de los cuales uno es de personal, aunque sin despidos.

Pero lo que más mella está haciendo en la UAB es la crisis y la subida de tasas (hasta un 67%), que está obligando a abandonar los estudios a muchos jóvenes. Precisamente los estudiantes, que habían convocado huelga en el campus de Bellaterra, pidieron al rectorado organizar una comisión de estudio sobre el efecto del encarecimiento de las matrículas. El paro en la UAB fue casi total en seis facultades (Letras, Educación y Comunicación, entre otras) e inapreciable en el resto. La presencia de los antidisturbios evitó ayer la acción de los piquetes, pero no la ocupación del rectorado por parte los alumnos.

Pompeu Fabra. La acción de los mossos también acabó ayer con las protestas en el campus de la Ciutadella, donde había un acto con exministros de Exteriores de varios países, entre ellos el español Miguel Angel Moratinos. Los manifestantes bloquearon el acceso al acto y fueron desalojados por la policía. El rector, Josep Joan Moreso, comparó la actitud de intolerancia de los manifestantes respecto a las ideas de los demás con la de “los nazis en la Alemania de Weimar”.

La Pompeu, junto a las universidades de fuera de Barcelona, son los campus que rompen la tendencia de recortes y este año aumentan su presupuesto, cuatro millones en el caso de la UPF. Eso sí, después de un fuerte recorte en el profesorado asociados, unos 300 menos, hace dos cursos.

Girona. Esta universidad también vivió enfrentamientos sonados con la policía el pasado curso. es el campus que más ha recortado en personal: 360 docentes en dos años (un 25% menos).

Lleida. Presenta unas cuentas muy similares, pero no se libra de tensiones de tesorería que la llevaron a pedir un crédito de 4,5 millones para pagar nóminas.

Rovira i Virgili. El campus de Tarragona mantiene su plantilla y aumenta un 2% su presupuesto.

Más información