Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Boi Ruiz quiere recortar hasta un 10% los sueldos en la sanidad pública

El consejero comunica a los gerentes de los hospitales que deberán reducir sus presupuestos entre el 7% y el 10% y mantener el nivel de actividad asistencial

Boi Ruiz, consejero de Salud.
Boi Ruiz, consejero de Salud.

La Generalitat todavía no sabe cuál será el objetivo de déficit para este año. Lo que sí tiene claro es que, aunque consiga que el Gobierno central lo relaje, el rigor se impondrá sobre las cuentas públicas. Y las tijeras volverán a hurgar en las tripas del sector sanitario, que llega menguado a una nueva oleada de recortes. Aun en el mejor de los escenarios —un objetivo del déficit del 1,5% o 2%—, el hachazo a los hospitales públicos y sus trabajadores ascenderá a hasta el 10%, según ha informado el Departamento de Salud y su consejero, Boi Ruiz, en reuniones mantenidas en los últimos días.

El pasado lunes, Ruiz informó a los gerentes de empresas públicas y consorcios sanitarios del sector concertado —EPiC, aquellos hospitales financiados por la Generalitat aunque gestionados por otras entidades públicas— que este año deberían aplicar un recorte salarial del 10%. Fuentes asistentes a la reunión explicaron que la reacción de los gerentes fue de sorpresa y escepticismo. “Un recorte de esta magnitud en un año, que se sumaría al ya 5% aplicado, no es posible”, explicó un asistente.

La cifra ofrecida por Ruiz es similar al recorte de “entre el 7% y el 10%” que el Servicio Catalán de la Salud (CatSalut) aplicará este año a los hospitales públicos, según informó Salud a las patronales del sector en una reunión mantenida el pasado jueves. En un comunicado a sus asociados, La Unió y el Consorcio de Salud y Social de Cataluña calificaron de “inasumibles” estos recortes.

Las EPiC suponen casi un tercio del gasto total del CatSalud a hospitales y dispositivos asistenciales —6.942 millones de euros en 2010—. Otro 30% corresponde a entidades privadas con y sin afán de lucro, mientras cerca del 40% corresponde al Instituto Catalán de la Salud (ICS), formado por ocho grandes hospitales y cerca de 300 centros de atención primaria (CAP).

En todo caso, mantienen fuentes del sector, los recortes aplicados a las EPiC ilustran los objetivos que Salud está manejando este año para el resto del sector. Los hospitales del ICS, por ejemplo, ya sufrieron en 2011 un recorte que superó el 12% del presupuesto.

Los representantes patronales salieron de la reunión con el CatSalut con la sensación de que los recortes “preliminares” —a falta de que se apruebe el presupuesto— acabarán afectando a todo el sector concertado y no serán menores al 7%. Eso, siempre que el objetivo de déficit se relaje y no se quede en el actual 0,7%, en cuyo caso serían aún peores.

En la reunión del pasado lunes, Boi Ruiz emplazó a los gerentes a hacer algo que muchos consideran imposible: mantener la actividad asistencial, pese al nuevo recorte, que se sumaría al 11,3% ya aplicado en 2010 y 2011 —más el ahorro aún no hecho público del año pasado—.

“Esas cifras se plantean en un despacho, pero son inviables”, criticó Francesc Duch, secretario general del sindicato Metges de Catalunya. Según Duch, el sector concertado le ha transmitido que los nuevos recortes de Ruiz, de cumplirse las estimaciones actuales de la consejería, impondrán una reducción de hasta el 20% en el Capítulo I (personal). “Los gerentes no pueden recortar en luz o farmacia. Tendrán que hacerlo en los trabajadores, y ya están muy mal pagados”, declaró el secretario general del sindicato.

Los recortes situarán a Cataluña a la cola de las comunidades autónomas en gasto

Los partidos políticos de la oposición consultados fueron muy duros con los planes del departamento. “El consejero se contradice. Dijo que no había margen para recortar y ahora se plantean estos números”, manifestó Josep Vendrell, portavoz del área de Salud de Iniciativa per Catalunya-Verds (ICV). “Es una auténtica barbaridad. Disparará las listas de espera y obligará a prescindir de mucho personal”, concluyó.

Un portavoz del departamento dirigido por Boi Ruiz negó que las cifras sean “válidas”. “Todavía no hay presupuesto”, declaró este portavoz, que negó que en la reunión de Boi Ruiz con los gerentes sanitarios se hubiese hablado de números concretos. Cualquier cifra que pueda salir estos días es “preliminar”, insistió.

“En solo tres años se habrá recortado casi un cuarto del presupuesto de Salud”, manifestó Marina Geli, exconsejera durante el gobierno tripartito (2003-2010) y portavoz actual del PSC. “Este nuevo recorte situará a Cataluña en cifras de gasto por habitante por debajo de todas las comunidades autónomas”, dijo Geli. Para ERC, con los recortes sanitarios se está “tocando hueso”. “El dinero del Estado no llega y no se puede recortar más”, declaró Alba Vergés, portavoz de Salud de los republicanos.

Si el recorte del 10% que se maneja se acabase aplicando a todo el sector sanitario, el gasto por asegurado en Cataluña se situaría alrededor de los 1.050 euros por persona. “Estaremos por debajo de Ceuta y a la cola de toda España”, criticó Duch. La Generalitat ya redujo en 2012 un 11,3% el gasto por titular de tarjeta sanitaria, según datos facilitados por el consejero.

Más información