Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA OTRA CARA DE LOS RECORTES

Salud reduce el 11,3% en un año el gasto por paciente en la sanidad pública

El CatSalut debe 1390 millones a hospitales, farmacias y centros sociales

Boi Ruiz, consejero de Salud. Ampliar foto
Boi Ruiz, consejero de Salud.

El recorte presupuestario del Gobierno catalán se ha cebado con especial fuerza sobre el gasto social y, dentro de este, sobre el gasto sanitario. La Generalitat gastó en 2012 un 11,3% menos que el año anterior en la asistencia a los catalanes, según datos facilitados por el consejero, Boi Ruiz, en una respuesta parlamentaria. El Servicio Catalán de la Salut (CatSalut), organismo encargado de comprar los servicios sanitarios a las entidades proveedoras, gastó 1.150 euros por asegurado en 2012 frente a los 1.297 de 2011, lo que supone un descenso de 147 euros por persona en un solo año.

Los datos de la respuesta a preguntas del diputado del PP, Enric Millo, hacen referencia al gasto por asegurado, es decir, por cada ciudadano que cuenta con una tarjeta sanitaria que le da derecho a utilizar la sanidad pública. El número de asegurados descendió un 0,46% en 2011 hasta un total de 7.612.00 personas, según la última memoria del CatSalut disponible. El duro recorte aplicado sobre el sector sanitario está provocando un “retraso en el diagnóstico y en el tratamiento” de los problemas de salud, afirmó la portavoz y ex consejera de Salud del PSC, Marina Geli. “La reducción del gasto ha empeorado la calidad de la atención, aunque el Gobierno de la Generalitat lo niegue”, manifestó Geli.

Estamos retrocediendo a niveles de los años 90 y veremos si no retrocedemos hasta los 80

Josep Vendrell, portavoz de Salud de ICV

Cataluña se encuentra por debajo de la media de las comunidades españolas en presupuesto sanitario por habitante si se miran los datos recopilados por la Federación de Asociaciones de Defensa de la Sanidad Pública. La comunidad que más gastó en 2012 fue País Vasco (1.557 euros por tarjeta sanitaria) mientras que la que menos fue Valencia (1.060 euros).

Cataluña está desde hace décadas por debajo de la media española y europea en gasto social (y de salud) por habitante, pero durante los años de gobierno del tripartito —PSC, ICV y ERC, entre 2003 y 2010— se produjo cierta convergencia con el entorno en niveles de gasto. Los presupuestos de austeridad elaborados por CiU desde que llegó al gobierno han roto con esta tendencia. “Antes de los recortes ya gastábamos menos que el resto de comunidades. Ahora estamos retrocediendo a niveles de los años 90 y veremos si no retrocedemos hasta los 80”, declaró Josep Vendrell, portavoz de Salud de ICV.

Los problemas de tesorería de la Generalitat están poniendo dificultades a los proveedores de los sectores sanitario y social, que ayer emitieron un comunicado para quejarse del retraso en los pagos. El CatSalut debe 840 millones de euros —el 190% de la facturación mensual— a las entidades proveedoras y ha pasado de pagar a 90 días a hacerlo a 150, según la nota de las distintas patronales hospitalarias, farmacéuticas y asistenciales. El Departamento de Bienestar Social y Familia debe 280 millones de euros a las entidades sociales por la actividad de 2012. El Gobierno debe también a las farmacias 270 millones de euros. Las patronales calculan que el coste financiero de estos retrasos alcanza los 38 millones de euros en intereses.