Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

El Gobierno cede la dársena del puerto a la ciudad para su explotación

El Consorcio Valencia 2007 renegocia el crédito de más de 300 millones con el ICO

La Autoridad Portuaria de Valencia debe formalizar la cesión de los terrenos e inmuebles

Vista panorámica de la dársena interior del puerto de Valencia, en una imagen de 2009.

La dársena del puerto de Valencia será propiedad de la ciudad en poco tiempo. El Consejo de Ministros autorizó este viernes la cesión de los terrenos al Ayuntamiento, que luego pasarán al Consorcio Valencia 2007 para su explotación comercial. Este espacio, escenario de la 32º edición de la Copa del América, se encuentra prácticamente paralizado desde que se celebraron las regatas y con una deuda pendiente con el Instituto de Crédito Oficial (ICO) de más de 310 millones de euros.

“Es un paso fundamental para culminar la transformación de la fachada marítima”, declaró la alcaldesa, Rita Barberá, tras dar a conocer la noticia. La transferencia de terrenos al Consorcio, donde están representadas las tres Administraciones públicas, servirá de garantía para la operación de reestructuración de los créditos con el ICO y el Santander.

Los siguientes pasos a dar son convocar el consejo de la Autoridad Portuaria para que esta ceda los terrenos e inmuebles —el edificio Veles e Vents, la casa de la Copa y las bases de la zona norte— a la ciudad. El puerto debe luego otorgar al Consorcio los terrenos ganados al mar (dársenas norte y sur) en concesión por 35 años.

El Consorcio, que junto al Ayuntamiento ya ha adelantado los pliegos de condiciones de varios de los proyectos previstos en la Marina, tiene que definir un plan de usos para los terrenos. Además del puerto deportivo, Barberá quiere ubicar en esta zona un espacio para empresas tecnológicas e innovadoras.

Según la regidora, el plan de usos de la dársena "está muy avanzado" y contará con una zona náutica industrial, un varadero para que hibernen los megayates, y una zona deportiva, que confía sea sede de vela en los Juegos Olímpicos de Madrid 2020.

Además, las antiguas bases de los equipos de la zona norte albergarán el clúster tecnológico y la voluntad del consistorio es que desaparezcan las bases que tapan los tinglados 4 y 5 para "hacer un paseo verde con zona restauración y compras".

El Gobierno español, que tiene un tercio de los votos del Consorcio, ya manifestó en su último consejo que era imprescindible rentabilizar la Marina sin necesidad de invertir más dinero. El Ejecutivo se ha reservado el control financiero y todo lo que se haga deberá contar con su aval.

El portavoz municipal Amadeu Sanchis ha recordado que, desde el grupo municipal de Esquerra Unida, “hemos venido planteando en varias ocasiones usos para la fachada marítima que pasarían por recuperar la dársena como un espacio público para el disfrute del conjunto de los valencianos y valencianas pero, especialmente, para las vecinas y vecinos de los Poblados Marítimos, y que, además, supongan el desarrollo de diferentes alternativas basadas en el deporte de base, actividades infantiles así como actos culturales de todo tipo”.