Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Protesta por la muerte del galgo perdido en las vías del metro

La empresa niega que hubiera falta de interés en rescatar al animal, desaparecido el jueves

 VÍDEO: ATLAS

“Avisa porque me voy a tirar a la vía”. Matilde Cubillo, presidenta de Justicia Animal, se lo dijo así de claro ayer por la noche al vigilante de seguridad de la estación de Sainz de Baranda al que llevaba horas, según su testimonio, intentando convencer para rescatar a una perra que se coló el jueves en las vías del metro de Madrid, probablemente a través de la cochera de la línea 6 de Laguna.

Bajaron tres personas a las vías y sacaron al animal con una pata arrancada, sangre seca y sin que tuviera “el rigor mortis”. “No llevaba mucho tiempo muerta, le podíamos haber evitado la agonía o incluso haberla salvado”, explica Cubillo. La presidenta de Justicia Animal ha vuelto esta tarde al vestíbulo de Sainz de Baranda con varias decenas de personas para protestar y concentrarse “en memoria de la galga muerta”. Consideran que Metro dejó morir al animal. “Son unos sinvergüenzas sin sensibilidad”, señalaban distintas asociaciones de animales en una nota conjunta.

La galga -que no tenía chip de identificación y parecía un animal abandonado, según las protectoras- llevaba tres días perdida en la red. Una portavoz de Metro explicó el viernes que habían ralentizado la velocidad de los trenes y que se había solicitado ayuda a la protectora municipal para intentar localizar al animal sin éxito. Fue vista por varios viajeros y trabajadores, pero no la consiguieron atrapar. Incluso, según la citada portavoz, se presentó una mujer diciendo que era la dueña y bajó al andén para intentar localizarla.

La compañía ha emitido un comunicado en el que lamentaba que la perra apareciera “sin vida” en la vía y explicaba que habían intentado capturarla con personal propio y dejando pasar “a una protectora de animales”. “Desde el principio intentamos rescatarla y que no sufriera ningún daño (…) Lo sentimos tanto como muchos de vosotros”, concluye la nota. Las distintas asociaciones de animales (Sociedad Protectora de Animales y Plantas, Compañeros del Hogar de Luci, Más Vida y Justicia Animal) denuncian en su nota conjunta que es “absolutamente falso” que les dejaran pasar.

“Llevábamos tres días pidiendo que nos dejaran meter una jaula trampa para atraparla, pero no nos lo permitieron”, protesta Cubillo. El sábado, explica que tras pasar más de seis horas en el andén, decidieron bajar por su cuenta. La portavoz de Metro señala que un jefe de línea había descendido a la vía con anterioridad y comprobado que la perra estaba muerta, por lo que esperaban al final del servicio para retirar el cuerpo del animal. “Pusieron en peligro a los viajeros al bajar a la vía”, dice la portavoz. “No hubiera podido ir a mi casa sabiendo que el animal estaba todavía ahí y que probablemente seguía con vida”, replica Cubillo.

Las distintas asociaciones estudian ahora presentar una denuncia por maltrato animal, recogido en el artículo 337 del Código Penal, contra la compañía pública y piden que se fije un protocolo de rescate de animales en las vías del tren. La citada portavoz de Metro señala que el reglamento de circulación de la compañía recoge que se actúe “con precaución” cuando se encuentre algún objeto, persona o animal en la vía y “eso se cumplió desde el primer momento”. “No es la primera vez que pasa, ocurrió lo mismo con un gato en las vías del andén de la estación de Franco Rodríguez, igualmente se le negó el auxilio” señala Aranza Sanz, abogada de la Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Madrid.