Dos nuevas convocatorias de huelga mantienen vivo el conflicto sanitario

Los sindicatos Amyts y Satse la anuncian para "finales de enero o primeros de febrero"

Afem convoca un día semanal de huelga que se prolongará de forma indefinida

Sanidad y los médicos retomaron ayer el diálogo pero siguen atascados en la privatización

Los portavoces de la Asociación de Facultativos Especialistas de Madrid (Afem), durante la asamblea que ha celebrado hoy en el Colegio de Médicos de Madrid, sobre nuevas medidas contra la privatización la gestión sanitaria. / Carlos Rosillo

La marea blanca contra el plan privatizador del Gobierno regional ha vuelto a cobrar impulso con nuevas convocatorias de huelga entre los profesionales del sector sanitario. Si por la mañana eran los sindicatos de médicos y enfermeros  Amyts y Satse los que llamaban a la movilización a finales de este mes o principios de febrero, esta tarde, la Asociación de Facultativos Especialistas de Madrid (Afem) ha convocado una nueva huelga indefinida que tendrá lugar un día a la semana en un plazo de 15 días.

Amyts y Satse son mayoritarias entre los colectivos de médicos y enfermeros respectivamente y están presentes en la mesa sectorial de sanidad que se ha reunido con la Consejería en distintas ocasiones. Afem es la asociación que ha liderado la huelga durante las cinco semanas previas a la aprobación en la Asamblea de la ley que ampara la privatización de la gestión de seis hospitales y 27 centros de salud madrileños.

Tras sus asambleas matinales, Amyts y Satse han hecho "un llamamiento al resto de organizaciones para que se sumen a la convocatoria haciendo patente la unidad de los profesionales sanitarios en el rechazo" a la puesta en marcha del plan del Gobierno regional. Las ejecutivas de Satse y Amyts se reunirán la semana próxima para determinar la duración de la huelga, que "no se descarta que sea indefinida, y realizar los trámites previstos en la legislación vigente para llevar a cabo la convocatoria".

La Plataforma de Equipos Directivos de Centros de Salud se ha reunido en asamblea a la una y media para evaluar nuevas medidas de presión dos días después de haber entregado a la Consejería de Sanidad 322 cartas de dimisión de directivos de ambulatorios que se harán efectivas cuando se conozcan las unidades cuya gestión será privatizada. Los directivos de centros de salud han acordado "aclarar el posicionamiento" de los 60 equipos que no firmaron para que la consejería "no se apropie de su silencio". Por su parte, los médicos de Afem tratarán por la tarde el desarrollo de los trabajos de sus grupos internos y su estrategia de presión.

Estas asambleas se producen después de que ayer la Consejería de Sanidad y el comité profesional de los médicos —agrupa a Afem, los jefes de servicio de los hospitales, coordinadores de los planes estratégicos de las especialidades, directores de centros de salud, etcétera— volvieron a reunirse ayer. Salieron sin acuerdo, puesto que lo que les distancia sigue siendo la cesión a empresas de la gestión sanitaria, pero ambas partes señalaron que hay “mejor disposición” para negociar.

“Hemos notado una mayor voluntad de trabajar en aquellos puntos que nos unen y sobre los que podemos llegar a un trabajo en común en la línea de conseguir ahorros para adecuarnos al marco presupuestario”, declaró a Efe la viceconsejera Patricia Flores.

Los sindicatos, mientras tanto, siguen esperando una cita de Sanidad para continuar las negociaciones. El sindicato médico Amyts envió ayer al Ministerio de Sanidad su propuesta de ahorro, un plan alternativo al de la Comunidad de Madrid que, “sin privatizar la gestión ni reducir plantillas”, asegura, ahorra 602,5 millones de euros. La Consejería de Sanidad afirma que con las privatizaciones se consigue un ahorro de 200 millones de euros al año. Sin embargo, no ha hecho público ningún estudio económico que lo demuestre, y sus cálculos han sido rebatidos tanto por los sindicatos como por el comité profesional, que con datos públicos aseguran que la privatización no supone ahorro alguno, sino todo lo contrario. Amyts pidió ayer la mediación de la ministra de Sanidad, Ana Mato.

Las cinco semanas de huelga indefinida de los médicos dejaron 50.000 consultas suspendidas y cerca de 6.500 intervenciones quirúrgicas aplazadas, según los datos difundidos ayer por la Consejería de Sanidad con el recuento final de las 17 jornadas de paros. Las altas hospitalarias descendieron un 43% respecto a un periodo equivalente sin huelga. El día que más cirugía programada se suspendió fue el primero, el 26 de noviembre. Solo el hospital Clínico dejó de realizar 92 operaciones.

Y ADEMÁS...

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Avatar
Redactora de Sanidad y Medio Ambiente

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana