Madrid 2020 costaría 1.670 millones

La organización se cubriría con los ingresos de patrocinadores y venta de entradas

Cualquier déficit recaería sobre las Administraciones

Harían falta 1.151 millones para sedes deportivas

El proyecto reduce en 600 millones el gasto público respecto al anterior

FOTO: GORKA LEJARCEGI | VÍDEO: AYUNTAMIENTO DE MADRID

Organizar los Juegos Olímpicos de 2020 en Madrid costaría 4.100 millones de euros y reportaría unos ingresos de 2.400 millones, amén de “numerosos” puestos de trabajo, que el Ayuntamiento se ha atrevido a cifrar sin excesivo fundamento en hasta 320.000 empleos. “Es un proyecto prioritario y esencial para generar oportunidades de futuro, e impulsar la regeneración del país”, afirma el informe entregado ayer lunes ante el Comité Olímpico Internacional (COI) en Suiza y que esta mañana han presentado en el Palacio de Cibeles Alejandro Blanco, Ana Botella e Ignacio González y José Ignacio Wert.

La candidatura presume de un planteamiento “realista y conservador”, pero califica de “retos y oportunidades económicas actuales” a la profunda depresión en la que se halla inmerso el país. Promete además “minimizar todo riesgo posible de desajuste presupuestario”, un déficit que cubrirían las Administraciones españolas. Estas son las cuentas de Madrid 2020:

Presupuesto COJO. El Comité Organizador de los Juegos Olímpicos contaría con 2.419 millones de euros (todas las cifras están referenciadas a 2012; la inflación prevista en ejercicios posteriores no supera el 1,7% anual). Ese gasto estaría cubierto íntegramente por los ingresos derivados de la cita. Cualquier déficit deberían enjugarlo los Gobiernos municipal regional y central en un plazo máximo de dos años.

Recreación del futuro parque olímpico.

Los gastos fundamentales serían de personal (289 millones); publicidad (127 millones); administración (162 millones); tecnológicos (362 millones); y por el alquiler y mantenimiento de las sedes deportivas (368 millones), la villa olímpica (113 millones) y otros edificios (95 millones). La seguridad costaría casi tanto como el cátering (72 millones frente a 62). Los Juegos Paralímpicos requerirían de 136 millones de euros, y al contrario que los Olímpicos sí contarían con una aportación directa de las tres Administraciones (73 millones, divididos a partes iguales).

En cuanto a los ingresos, el principal provendría de la venta de las cerca de nueve millones de entradas (702 millones de euros). Tendrían un precio medio de 92 euros (aunque el 38% costaría menos de la mitad); las más caras serían las de la ceremonia de apertura (entre 273 y 1.220 euros; en Londres, oscilaron entre 24 y 2.236 euros). El COI aportaría además 525 millones, y los patrocinadores internacionales de primer nivel, 223 millones.

Concepto de la candidatura.

A nivel local, se espera recaudar 542 millones de patrocinadores o campañas comerciales, para lo que se reservarán marquesinas, mobiliario urbano, estaciones de metro, vallas públicas, etcétera.

600 millones menos de dinero público

El apartado de finanzas y mercadotecnia fue el más flojo de la candidatura española en el primer corte realizado en mayo. Obtuvo un 6,5, frente al 7 de Estambul y el 7,5 de Tokyo. En su informe, el Comité Olímpico Internacional advirtió del “riesgo de incumplimiento” de Madrid, a la que veía “necesario vigilar con cuidado” por las incertidumbres económicas.

Desde entonces, la candidatura ha hecho un tremendo esfuerzo de austeridad, obligada en algunos casos por circunstancias ajenas. El informe evaluado en mayo preveía una inversión de 1.825 millones de euros sólo en instalaciones deportivas, de los que 1.554 provendrían de fondos públicos. Ahora son 1.151 millones de dinero público, más 160 millones privados para remozar La Peineta.

Han desaparecido cuatro nuevos edificios del proyecto: las dos sedes de prensa, que iban a costar 254 millones y ahora se ubicarán en Ifema; el centro de hockey (57 millones), deporte que se ubicará en Valdebebas; y el pabellón de voleibol de Coslada (51,6 millones), sustituido por el Palacio de Deportes. También se ha caído el pabellón de baloncesto que debía construir el Real Madrid, sustituido por la plaza de Las Ventas recién techada.

Los patrocinadores locales se dividen en tres niveles: primero (231 millones de recaudación; aerolíneas, cerveceras, grandes almacenes, bancos, petroleras, moda y ropa deportiva, telecomunicaciones), segundo (108 millones: alimentación, automóviles, construcción, agencias de viajes) y tercero (59 millones; alquiler de coches, correos, servicios de limpieza, hoteles, medios de comunicación).

Además, está previsto ingresar 75 millones con la mercadería olímpica (llaveros, chapas, imanes, dulces, artesanía, pósteres, etcétera); 12 millones mediante sorteos de lotería; y 8 millones con la emisión de monedas y sellos conmemorativos.

Presupuesto no COJO. Preparar la ciudad para los Juegos Olímpicos de 2020 costaría 1.668 millones de euros, aportados íntegramente por las arcas públicas. La parte fundamental, 1.518 millones de euros, correspondería a inversiones: 411 millones para sedes deportivas; 652 millones para la villa olímpica (y otros 22 para la villa de medios); 367 millones para carreteras, trenes y metro; y 198 millones para urbanizar el anillo olímpico. Los costes operativos ascenderían a 150 millones: seguridad (15), transporte (53), servicios médicos (15), coordinación institucional (57), programas culturales (7) e incluso meteorología (1).

¿Qué queda por construir? El lema de Madrid 2020 ha sido hasta ahora: “Tenemos el 80% construido”. Bien, pues el 20% restante asciende a 1.518 millones de euros, según el informe presentado ante el COI.

Otras sedes de Madrid 2020.

Nuevas sedes deportivas. Serán cuatro: el canal de aguas bravas de La Gavia, para las pruebas de piragüismo, costará 15 millones y se hará entre febrero de 2016 y febrero de 2019. El centro de tiro de Paracuellos del Jarama costará 18 millones y se hará entre junio de 2015 y junio de 2018. El pabellón de gimnasia costará 79 millones y se hará entre junio de 2016 y diciembre de 2018. El canal de remo costará 94 millones y se hará junio de 2015 y junio de 2018. Además, quedan por levantar la villa olímpica y la de medios (674 millones), que requerirán de la colaboración de las tres Administraciones. La villa olímpica se levantará entre julio de 2015 y diciembre de 2019.

¿Para qué servirán después de los Juegos? El destino de estas cuatro nuevas infraestructuras será: el pabellón de gimnasia se convertirá en "arena multiusos", dependiente del Gobierno central pero con una concesión administrativa "autofinanciable". El centro de tiro lo licitará el Gobierno regional, con la participación de la federación, para convertirlo en lugar de entrenamiento. El centro de regatas lo explotará el Gobierno central mediante concesiones comerciales y alquiler para servicio de ocio; además, la Comunidad licitará su utilización deportiva. Y el canal de regatas de La Gavia lo licitará también el Gobierno regional a un operador privado.

Obras en otras sedes deportivas. Solo aparecen detalladas dos: las del centro acuático (56 millones; se hará entre junio de 2014 y junio de 2016), que garantiza el Ayuntamiento; y las del hipódromo de La Zarzuela (17 millones, entre junio de 2015 y junio de 2018), garantizadas por el Gobierno central. El resto de sedes, al ser temporales, no se contabilizan como inversiones, pese a que tendrán su coste: el velódromo costará 17 millones; el circuito de BMX, ocho millones; y el voley playa en el estanque de El Retiro, 18 millones. Estas cantidades van incluidas dentro del presupuesto del Comité Organizador.

Infraestructuras de transporte. Además urbanizar el área del anillo olímpico (198 millones), habría que conectarlo con la villa olímpica (74 millones; se haría entre 2015 y 2017), con Ifema (14 millones; entre 2015 y 2017) y con la avenida de Arcentales (12 millones; entre 2014 y 2015). Está previsto construir tres estaciones de tren en Valdebebas (8 millones; entre 2015 y 2016), Ifema (9 millones; entre 2015 y 2017) y el paseo olímpico (27 millones; entre 2017 y 2019); y dos estaciones de metro en el centro acuático (habría que llevar la línea 5 hasta allí, por lo que costaría 94 millones; entre 2014 y 2019) y la villa olímpica (en la línea 7; 31 millones; entre 2018 y 2019). Los accesos al centro de regatas costarían 98 millones (entre 2015 y 2019). Los fondos para todas estas obras están garantizados por las tres Administraciones.

El ejemplo es Londres, no Atenas

Durante la presentación hoy de la candidatura, el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert (PP), ha señalado a preguntas de EL PAÍS que la clave para hacer frente al fuerte desembolso de dinero público al que obliga la candidatura es “la periodización de las inversiones”, es decir, el reparto de las obras a lo largo de varios años y su aplazamiento “prácticamente hasta 2015”. “Los cálculos, rigurosos, no indican que sea un compromiso temerario o imprudente”, ha añadido.

Por su parte, tanto el presidente regional, Ignacio González (PP), como la alcaldesa, Ana Botella (PP), han puesto el énfasis en “las fórmulas de colaboración público-privada”; es decir, en las concesiones a empresas de instalaciones después de los Juegos, a cambio de que contribuyan a su construcción. Así se pretende sacar adelante, por ejemplo, la villa olímpica, el elemento más caro del proyecto.

Wert ha añadido luego: "Atenas es el ejemplo extremó en cuanto a falta de rentabilización de los Juegos. Londres esta más cerca y tiene más similitudes. Partimos de una ciudad con enormes fortalezas específicas. Somos muy parecidos a Londres".

Y ADEMÁS...

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana