El alcalde de Santiago se aferra al cargo tras ser imputado por corrupción

La juez Pilar de Lara ha citado también como imputado a su jefe de Gabinete, Francisco Catro

Santiago de Compostela 3 ENE 2013 - 16:12 CET

Ángel Currás, alcalde de Santiago de Compostela. / ANXO IGLESIAS

La Operación Pokémon, en la que se investiga una presunta trama de sobornos a políticos a cambio de adjudicaciones por parte del grupo empresarial Vendex, convirtió ayer a Ángel Currás en el segundo alcalde popular de Santiago que se ve inmerso en problemas judiciales en menos de un año. La juez que instruye el caso ha llamado a declarar como imputado por tráfico de influencias a Currás, que sustituyó el pasado abril en el cargo a su compañero del PP Gerardo Conde Roa, forzado a dimitir tras confesar un fraude fiscal de 290.000 euros por el que está pendiente de juicio.

El de la capital de Galicia es el cuarto regidor gallego implicado en este caso, en el que están imputadas unas 30 personas. El alcalde de Ourense, el socialista Francisco Rodríguez, abandonó el cargo tras ser detenido y pagar una fianza para no ir a prisión; el de la localidad coruñesa de Boqueixón, del PP, accedió a entregar el bastón del mando después de su arresto, pero sigue como concejal; y el de Lugo, del PSOE, se mantiene al frente del Ayuntamiento porque, según alega la dirección de su partido, a él no se le impusieron medidas cautelares.

Currás defiende su inocencia y advierte que no está en su “ánimo” dimitir. El alcalde compostelano, que hasta el pasado abril fue concejal de Educación, comparecerá ante la juez número 1 de Lugo el próximo 17 de enero. La juez ha puesto uno de los focos de sus pesquisas en la adjudicación de la mayor escuela infantil de Santiago a una filial del grupo Vendex, un contrato por el que también imputó hace unas semanas a la edil del PP que sustituyó a Currás al frente de la política educativa del Ayuntamiento.

Cuando el regidor conoció la citación de su concejal, llegó a declarar que “la norma” del partido era “clara” y que si la magistrada confirmaba los cargos contra Domínguez la edil debía “dejar efectivamente la responsabilidad política”. Sobre las afirmaciones del alcalde sobrevolaba el sacrificio de Conde Roa, que cesó tras salir de los juzgados con la misma cruz de la imputación encima. Sin embargo, pese a que la instructora de Pokémon ratificó las acusaciones contra Rebeca Domínguez, ella aún conserva el cargo. Si lo hubiera hecho, Currás tendría más difícil explicar su posición.

El PP llegó al Gobierno de la capital de Galicia en las municipales de 2011 tras casi 30 años de dominio socialista. La euforia de los populares gallegos por aquella gesta electoral la enfriaron muy pronto los tribunales. Tras la amarga caída de Conde Roa por no cumplir con el fisco, la Operación Pokémon mantiene en vilo a su sucesor.

Al igual que el regidor, en los próximos días declarará como imputado su jefe de gabinete, Francisco Castro Allegue, que asumió este puesto en primavera para sustituir a Ángel Espadas, el primer hombre fuerte del PP compostelano condenado en otro embarazoso suceso. En marzo de 2011, el número tres del partido tuvo que entregar su acta de concejal tras ser sorprendido por la policía ebrio y dormido al volante. Nadie en el PP de Santiago imaginó que aquel disgusto, cuando estaba a punto de despedirse de la oposición, era solo el primero de un rosario de sobresaltos.

Y ADEMÁS...

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana