Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sanidad confirma que La Princesa seguirá siendo general y con urgencias

Lasquetty da marcha atrás en su plan inicial, pero incorpora 29 programas para mayores

El Gobierno regional desactiva uno de los frentes abiertos por su plan privatizador y de recortes

VÍDEO: ATLAS

El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, Javier Fernández-Lasquetty, ha confirmado esta mañana en una comparecencia ante los medios que inicialmente no estaba prevista que el hospital de La Princesa seguirá contando con la unidad de urgencias y seguirá siendo el hospital de referencia de 300.000 personas tanto en consultas como hospitalización, tal y como adelantó este diario.

Lasquetty ha insistido en que la Comunidad de Madrid no ha cambiado sus planes iniciales, aunque así haya sido, y que no han influido en el cambio de timón de la Comunidad las protestas de todo el colectivo sanitario. “No es dar marcha atrás, queríamos que La Princesa fuera un centro con la máxima especialización para los mayores. Trabajando con los profesionales, hemos comprobado que es perfectamente compatible que simultáneamente, La Princesa continúe trabajando de la misma forma que hasta ahora con los vecinos de la zona… No puede catalogarse como dar marcha atrás aquello que no había dado un paso adelante”, ha argumentado en una elipsis retórica en la que ha reconocido lo que a la vez negaba: que la presión ha modificado la idea inicial.

Vídeo: LIVE!_EL PAÍS

Eso sí, la Princesa contará con 20,6 millones de euros menos en 2013, un recorte de 5,2 millones más de los previstos inicialmente (15,4). El presupuesto del centro en 2012 era de 153,6 millones. “20,6 millones de euros menos utilizando mejor los recursos y sin despedir a nadie, pero puede que con recolocaciones”, ha apuntado el responsable de la cartera que se lleva el 40% del presupuesto madrileño.

El plan inicial, que era desmantelarlo y transformarlo en un hospital para tratar solo a mayores de 75 años, sin urgencias generales ni población de otras edades ha quedado descartado. Eso sí, la especialización en mayores se sumará al resto de servicios y especialidades de La Princesa. Los profesionales han propuesto 29 programas específicos para población anciana y pacientes crónicos, que la Consejería de Sanidad ha aceptado.

Lasquetty ha negado que las 368.108 firmas de ciudadanos contrarios “al desmantelamiento” hayan influido. “Es innegable que en estos días se ha producido un movimiento, una oleada de adhesión de personas especialmente cercanas a La Princesa porque han creído injustificadamente que estaba amenazada y que afectaba a personal, vecinos, sociedades científicas. Me parece extraordinariamente respetable, aunque las bases no coincidieran con la realidad. Que se desmantelara nunca estuvo en los planes del Gobierno regional”, ha recalcado el consejero. “Lo que ha influido para llegar a este planteamiento no ha sido tanto eso como el trabajo conjunto con los profesionales y sus exposiciones razonadas, los planes sobre la mesa para hacer compatible la alta especialización con la atención a la población de referencia”, ha proseguido Lasquetty, que ha destacado “la buena disposición” de los trabajadores para llegar a un acuerdo.

La Consejería de Sanidad consigue así desactivar, al menos en parte, uno de los muchos frentes que tiene abiertos en la Sanidad madrileña tras conocerse sus planes de privatizaciones y recortes. Faltan solo cinco días para la huelga que han convocado los seis sindicatos presentes en la mesa sectorial, que además coincide en los dos primeros días (26 y 27 de noviembre) con la huelga indefinida convocada por la asociación de médicos Afem. Los encierros en más de 20 hospitales públicos continúan en protesta por la medidas.

El consejero ha insistido también en que el plan de La Princesa no lleva implícito despidos. “Tenemos 533 millones de euros menos y tenemos que cumplir con ese presupuesto, manteniendo los principios del servicio público, lo que obliga a trabajar de otra manera en recursos humanos, en pruebas diagnosticas, en tiempo de hospitalización, en uso más eficaz de recursos tecnológicos… Eso significa ahorro, pero insisto en primer lugar que la administración no despide a nadie, porque carece de esa facultad.

Y en segundo lugar, este plan no va ligado a la configuración de la plantilla de La Princesa, sino a un conjunto de iniciativas de un uso más eficiente de los recursos humanos y materiales del hospital. Luego este plan no tiene consecuencias en cuanto a eso”, ha descartado Lasquetty, que ha dejado la puerta abierta a que sí haya despidos en los seis hospitales cuya gestión se privatizará por completo.

“En el conjunto del sistema sanitario de la Comunidad de Madrid, tendrá incidencia en el personal que no es posible cuantificar en este momento porque depende de cómo se traduzcan las diferentes iniciativas, como jubilación de profesionales, los que trabajen en los hospitales que se externalicen o los que prefieran retornar de esos centros. No es posible en este momento señalar una cifra, sería absurdo”, ha concluido.