Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kutxabank blindaría su actual consejo para impedir así la entrada de Bildu

Joseba Permach advierte de un "pucherazo" en las elecciones internas de Kutxa

Mario Fernández camina por la Gran Vía bilbaína entre los presidentes de la Vital, Carlos Zapatero (izquierda), y la Kutxa, Xabier Iturbe.
Mario Fernández camina por la Gran Vía bilbaína entre los presidentes de la Vital, Carlos Zapatero (izquierda), y la Kutxa, Xabier Iturbe.

Mario Fernández sigue interesado en que Bildu no participe en el Consejo de Administración de Kutxabank, del que es presidente. Por encima del resultado que pudiera producirse en la asamblea de compromisarios de Kutxa, donde la coalición abertzale disputa la supremacía al resto de partidos y organizaciones, la actual dirección del banco vasco baraja la posibilidad de blindar el actual Consejo de Administración de Kutxabank. Aunque asume que la decisión será recurrida jurídicamente de inmediato, Kutxabank argumentaría que no procede la renovación de su consejo ya que es de reciente composición. Fernández trata de imponer esta tesis de la exclusión de Bildu en el seno del PNV, partido que le otorgó la confianza para su nombramiento.

La pretensión final de actual presidente de Kutxabank no es nueva. Fernández teme que la presencia de Bildu en el máximo órgano de decisión del nuevo banco pueda ser contraproducente para acompasar la línea de actuación que tiene diseñada y que contempla una previsible expansión. La coalición abertzale defiende una filosofía más próxima a la proyección social y menos orientada hacia el negocio bancario. Con todo, Fernández negoció con Bildu, en San Sebastián, su necesario apoyo para aprobar en Kutxa el tránsito a Kutxabank. Eso sí, ahora no se repetiría el acuerdo porque los soberanistas ven incumplidos algunos compromisos.

En el proceso negociador entre PNV, PSE y PP sobre el proceso de renovación de los órganos internos de las cajas vascas hay una voluntad compartida de aminorar la presencia de Bildu. Uno de los negociadores confirmó a este diario el propósito último de la exclusión abertzale del consejo de Kutxabank. “Es normal que se recurra la decisión, pero transcurriría un largo período de tiempo hasta que se decida y mientras se podría seguir tomando decisiones”, admitió esta fuente el pasado viernes.

Para conseguir una unanimidad de la que se carecía hasta entonces ha sido determinante el guiño que PNV, especialmente, y PP, han hecho al PSE al facilitar su entrada en el consejo de BBK. Los socialistas habían llegado a asociarse a la línea crítica de Bildu tras comprobar cómo la ley de Cajas orillaba su papel. Sin embargo, la posibilidad de recuperar un papel significativo en Kutxa y en BBK ha alterado su posición.

Las negociaciones que se mantienen entre estos tres partidos “no guardan relación alguna” con el proceso abierto para la formación del nuevo Gobierno vasco, según admitió un portavoz del PNV. “Se trata de comisiones distintas, formadas por personas distintas porque se ha querido deslindar una negociación de otra”, añadió. El proceso sigue abierto y centra en Kutxa el eje de sus inquietudes ya que es la asamblea en la que Bildu puede conseguir la representación para entrar en el consejo del banco vasco. El PNV se garantiza la mayoría en BBK, mientras en Vital mantiene una entente con los populares.

El rechazo a la coalición 'abertzale' sería recurrido de inmediato

Posiblemente inquieto por el alcance de los movimientos de estos partidos para cortocircuitar las posibilidades de Bildu, el dirigente abertzale Joseba Permach llevó a su blog la tesis de que se asiste a “un pucherazo” en Kutxa. En su artículo asegura que ante la posibilidad de que “pudiera producirse un empate si el representante de los agentes sociales apostara por la candidatura de EH Bildu”, para resolver este empate podría “inhabilitarse o anular la candidatura de los agentes sociales por la ridícula razón de que el suplente (no el titular) tiene más de 70 años y que ello le inhabilita para ser miembro del consejo de administración”, dice. Para Permach, “el escándalo es permanente, el pucherazo está en macha y el resultado final el miércoles a partir de las cuatro de la tarde”.

En paralelo a la suerte final de Bildu en Kutxabank, los partidos mayoritarios pulen la estrategia a seguir para regatear las directrices de la reforma financiera derivada de la ayuda concedida por Europa al sector español. Esta aplicación conllevaría a considerar las cajas como fundaciones especiales con una única gestión sobre la Obra Social, además de impedir a cualquier consejero de una de las tres entidades vascas ostentar la misma condición en el nuevo banco. De entrada, esta reglamentación impediría a Mario Fernández, consejero por BBK, conservar su actual cargo en Kutxabank.

Según fuentes internas de estas conversaciones, se pretende conseguir una situación transitoria hasta que se haga definitiva esta disposición legal para que así permita completar en Euskadi la renovación en los términos que mayoritariamente se pretende.

Más información