Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
protestas estudiantiles

Los estudiantes rodean la sede del PP

Miles de alumnos y padres se manifiestan reclamando la dimisión de Wert

Cientos de estudiantes se han concentrado ante las puertas del TSJ valenciano, donde prestaba declaración Rafael Blasco. Ampliar foto
Cientos de estudiantes se han concentrado ante las puertas del TSJ valenciano, donde prestaba declaración Rafael Blasco.

Las protestas estudiantiles contra la reforma educativa del Gobierno, los recortes en materia de educación aplicados desde enero y la subida de tasas universitarias dejaron ayer varias escenas para la memoria. Entre ellas, el cerco de la sede del PP en Valencia, a mediodía, por parte de unos dos mil estudiantes. Al grito de “¡Wert, dimisión!”, los congregados rodearon el lugar. Y es que el cese del ministro de Educación, Ignacio Wert, que ha aprobado los recortes educativos más severos de la democracia —al tiempo que ha elevado las tasas universitarias y recortado las becas— fue unánime. Los 15.000 manifestantes estimados por este diario que se manifestaron por la tarde también la pidieron efusivamente. Hubo más marchas en Alicante y en Castellón, donde la secundaron 2.300 personas, según la policía.

El sindicato de estudiantes, arropado por CC OO, UGT y STEPV, calificó la cita vespertina como “histórica”. “Hemos venido todos: profesores, padres, madres, estudiantes, jubilados, amas de casa y toda la clase trabajadora”, espetó Carlos Naranjo, portavoz del sindicato, al acabar el recorrido.

El punto álgido de esta semana de protestas fue la suma de todos los miembros de la comunidad educativa a la cita. “Hoy lo fundamental es que todos estamos unidos”, afirmaba Guillermo Martín, secretario de educación de UGT, “porque, por mucho que el PP lo niegue, la ciudadanía sabe que esto es un ataque frontal contra la educación pública”.

Durante esta jornada de paros, la primera convocada por familias y estudiantes, el seguimiento en los colegios públicos de Primaria fue del 70% en la provincia de Valencia, según la confederación estatal de padres de la escuela pública Ceapa. Los institutos de Secundaria se vaciaron prácticamente tanto en la provincia de Valencia como en Castellón, llegando incluso a no tener ningún alumno, como ocurrió en IES El Grao. La Consejería de Educación rebajó el seguimiento de la huelga al 21,5%. Educación incluyó en este porcentaje a los colegios concertados que suponen el 40% de la red educativa de la Comunidad Valenciana.

Los universitarios realizaron anoche sus asambleas y acampadas nocturnas en facultades como Derecho con normalidad

“Estamos ante un ataque sin precedentes a los derechos del alumnado y de las familias, con recortes salvajes en la educación española combinados con una nueva ley de educación que quiere aprobar el Gobierno igualmente inaceptable”, rezaba el manifiesto elaborado por Ceapa y respaldado por las tres federaciones provinciales valencianas y la Confederación Gonzalo Anaya. “Las familias están dando un mensaje claro al Gobierno y es el total desacuerdo con los recortes de la enseñanza pública”, sentenció el presidente de la Gonzalo Anaya.

El día transcurrió sin incidentes graves. Solo a primera hora de la mañana la Policía Nacional retuvo a un estudiante en la zona del campus de Blasco Ibáñez de Valencia por intentar impedir el paso a una ambulancia del hospital Clínico. El joven fue liberado tras ser identificado. Tampoco fueron a mayores los piquetes estudiantiles, que provocaron retenciones leves de tráfico en las entradas a Valencia, a la altura del campus de Tarongers.

Solidaridad ciudadana

En Valencia fue destacable que miles de estudiantes, con pancartas contra la “reforma franquista” del PP y contra el ministro Wert, recorrieran durante todo el día las principales arterias de la capital: desde Blasco Ibáñez al Palau de la Generalitat, tal y como habían comunicado, y hasta la sede del PP y la Delegación de Gobierno, en una improvisación no autorizada. Durante todo el recorrido se opusieron a estos recortes “asesinos” y pidieron, de nuevo, la dimisión de Wert. Los autobuses y la policía local facilitaron, sin rechistar, que los jóvenes invadieran la ciudad. Es más: la solidaridad de los conductores del servicio municipal de transporte fue más que patente. “Deberían de ser más. Los recortes nos afectan a todos”, gritaba uno de ellos.

En Alicante, más de 1.500 personas (800 según la policía) se manifestaron por la mañana en el campus de la universidad. “Quiero estudiar y trabajar, y que la crisis la pague el capital”, gritaron los estudiantes, indignados por la “brutal subida de matrícula”. Miguel Pérez estudia Historia, el curso pasado pagó 500 euros por su matrícula y este año 1.200. “Es una barbaridad, es más de lo que cobra mi madre”. La masificación en las aulas es otro problema “antes éramos 60 y ahora 120, así no se puede rendir”, apuntaba otra alumna de Derecho. Mayte es de Agost, tiene 19 años y estudia Trabajo Social. “He pagado mil euros de matrícula, y no tengo beca para el transporte y cada día tengo que ir y volver al campus”, denunció. Los universitarios recorrieron el campus, irrumpieron en el aulario y luego se dirigieron hacia la carretera de Sant Vicent, donde cortaron el tráfico durante una media hora. No hubo incidentes de consideración. 

Más información