El recorte de octubre deja en uso un 14% menos de trenes diarios en Metro

El sindicato mayoritario de conductores invita a los viajeros a reclamar

"No se resentirá la calidad del servicio", dice el consejero delegado de la empresa pública

Metro no prevé "a corto plazo" cerrar a medianoche

Mujer tras la puerta de un vagón abarrotado. / U. MARTÍN

La demanda de viajeros ha bajado en Metro de Madrid, el precio de billetes ha subido como nunca antes en el último año y la empresa pública ha reajustado a la baja el servicio que presta. El horario de trenes de invierno, que se empezó a aplicar el 2 de octubre, refleja que circulan 495 trenes menos a lo largo del día, un 13,7% de descenso respecto al año pasado. Todas las líneas pierden convoyes (entre el 5,9 y el 19,8%, ver gráfico). Eso supone que el viajero tendrá que esperar más en el andén prácticamente en todos los tramos horarios. En algunos casos serán segundos y en otros, como ocurre en todas las líneas a partir de las once de la noche, tocará aguardar el doble (unos 15 minutos) porque los trenes se han reducido a la mitad.

Los sindicatos de Metro han criticado en tromba este recorte. El mayoritario, el Sindicato de Conductores, reparte estos días folletos entre los usuarios en los que critica la “drástica” reducción de trenes y les invita a que “expresen sus quejas en las hojas de reclamación”. La empresa pública mantiene que “los viajeros no van a ver resentido en ningún momento la calidad del servicio”, según dijo ayer Ignacio González Velayos, consejero delegado de Metro en declaraciones a Europa Press. González Velayos justificó el ajuste en que hay que “acompasar” la oferta a la demanda actual. El volumen de usuarios ha caído un 12% en cinco años y calculan que en 2012 se perderán un total de 28 millones de los 634 millones anuales.

Metro señaló el pasado lunes que la reducción de trenes era del 6% global, frente al 13,7% que resulta de comparar los convoyes de hace un año con los que circulan ahora. Preguntado por este particular, un portavoz de la empresa señala que en el cálculo que hacen sobre la reducción de servicio computan “distintos parámetros” además de la oferta de trenes, como el tiempo en que se tarda en quitar un tren de la vía o la composición, es decir, el número de vagones por convoy y la consiguiente capacidad para albergar viajeros.

EL PAÍS

Se ajusta la demanda a la oferta, pero no el precio que paga el usuario por el servicio que recibe, según le afean las centrales a la compañía pública. El ajuste de trenes del nuevo horario, según las estimaciones de Metro, supondrá un ahorro de 11,3 millones de euros en energía y mantenimiento que no prevén recuperar para reducir tarifas. Los billetes y abonos han subido dos veces en 2012, una en mayo (11%, el mayor incremento en una década) y otra en septiembre, con un 2% debido a la subida del IVA. Metro sostiene que el responsable de revisar los precios es el Consorcio Regional de Transportes, que debe convocar un consejo de administración para cambiar las tarifas. Una portavoz del Consorcio añade que no hay previsto ninguno porque no lo ha pedido ninguno de sus integrantes. En el Consorcio participan las administraciones (Estado, Comunidad de Madrid, Ayuntamiento de Madrid y otros ayuntamientos menores), los sindicatos y un representante de los usuarios. El propio consorcio puede convocar un consejo, según admite la citada portavoz, pero no está previsto hacerlo.

González Velayos negó ayer “categóricamente” que se vaya a producir una reducción del 50% en el número de trenes que circulan a partir de las 23.00, pese a que la tabla de convoyes que se ha distribuido en la empresa así lo indica. De hecho, se adelanta una hora la reducción de trenes que antes comenzaba a aplicarse a partir de la medianoche. El consejero delegado añadió que la empresa pública no contempla “a corto plazo” cerrar el metro a partir de las 12 de la noche, un plan que la empresa baraja desde hace años y que el consejero de Transportes, Pablo Cavero, resucitó en junio con la intención de aplicarlo de forma inminente. En “ciertas semanas”, dijo exactamente Cavero entonces.

Metro asegura que el recorte de trenes es una medida “temporal” y que ante repuntes de demanda por actos culturales o deportivos tiene un plan para aumentar la oferta en los tramos necesarios, según recalcó Velayos.

Además de la sugerencia que el Sindicato de Conductores hace a los viajeros para que presenten reclamaciones, el resto de centrales de Metro también han puesto el grito en el cielo. Los sindicatos están movilizados desde septiembre con paros parciales contra la eliminación de la paga extraordinaria que aprobó el Gobierno de Mariano Rajoy en julio para todas los empleados públicos.

Han sumado a sus peticiones la queja por el recorte de servicio, en las que incluyen el cierre de 21 vestíbulos el pasado agosto, que Metro esgrimió también como medida de ahorro. CC OO y Solidaridad Obrera consideran que el ajuste de trenes esconde un intento de “privatización” y quieren conocer las conclusiones del informe que Metro pidió a una auditoría externa este verano para actualizar su plan estratégico. La empresa pública, que ofreció 700.000 euros por el trabajo, buscaba empresas expertas en privatización y en relaciones entre los sectores público y privado. UGT pedirá “explicaciones” a la empresa por el recorte y convocará una asamblea general de conductores para analizar cómo les afectan los cambios en el servicio.

 

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Kroos: “Empiezo a cansarme”

El alemán, insustituible en este Madrid, confiesa que siente la acumulación de partidos

Una voz mimada

Memorable concierto de Philippe Jaroussky en el Auditori

Una Nadala de paja llameante

La Fundación Miró encarga a Fina Miralles la tradicional instalación de Navidad

"Bailar es habitar el cuerpo con la mente y el corazón"

El artista estrenará en el TNC una obra sobre fútbol con apoyo del Barça

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana