Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

La reducción de los contratos de verano ahorra a Salud 22 millones

La Junta ha pagado en julio y agosto 207.000 jornadas menos que el año pasado

La reducción de las contrataciones en hospitales y centros de atención primaria de la comunidad para cubrir las vacaciones de verano ha supuesto un ahorro de 22 millones de euros a la Consejería de Salud. Los datos recopilados por la Administración cifran en 714.855 las jornadas de trabajo contratadas en julio y agosto, lo que supone una caída del 22,5% respecto al verano de 2011, cuando la Junta abonó 921.800 jornadas laborales en estos dos mismos meses.

Esas 207.000 jornadas menos se ha traducido también en un ahorro del 22,5% respecto a lo que la Junta gastó en las suplencias del verano anterior. En 2012, para sustituir a los profesionales durante sus vacaciones, Salud ha invertido 73,9 millones de euros. El año pasado, el importe de las suplencias ascendió a 95,4 millones.

Las contrataciones han descendido en todas las provincias, aunque llama la atención que es en las costeras, con más carga de trabajo en verano, en las que se ha producido un mayor ahorro. Es el caso de Málaga, que acapara el 25% del ahorro total de la Consejería: en 2011 se contrataron 171.125 profesionales y este año, 121.144, lo que ha supuesto una reducción del gasto de 5,6 millones (de 18,7 gastados el año anterior a 121.144 este ejercicio). El ahorro también ha sido sustancial en Cádiz, donde en 2011 se cerraron 147.004 contratos y este año, 109.120 (4,2 millones de euros menos); en Huelva, los 8,4 millones gastados el año pasado se han reducido a 5,3.

En el lado contrario se sitúa Sevilla, donde la caída generalizada de las contrataciones apenas ha supuesto 100.000 euros de ahorro, aunque el número de jornadas contratadas ha caído casi en 20.000 (de 186.781 a 168.610).

Salud atribuye gran parte de la bajada de contrataciones a la aplicación del incremento de la jornada laboral de 35 a 37,5 horas semanales implantado por el Gobierno central y que suponen para el SAS un excedente de nueve millones de horas al año, lo que, inevitablemente, repercute en la caída de contrataciones. A este incremento de jornada se ha sumado en verano el cierre por la tarde de los centros con menor afluencia lo que también ha reducido la necesidad de suplencias. El 45% de los centros de salud de la comunidad no ha abierto las puertas por la tarde entre el 1 de julio y el 15 de septiembre, una decisión adoptada, según el departamento que dirige María Jesús Montero, basándose en la experiencia de veranos anteriores, en los que se comprobó que la demanda de asistencia era muy escasa en algunas zonas durante las tardes de verano. Con esta medida Salud estima que se ha ahorrado 6,4 millones de euros.

El plan de verano, aunque este año era un plan de ahorro, contemplaba también la contratación de 98 profesionales para reforzar la plantilla de 45 centros de atención primaria de las zonas costeras de Almería, Cádiz, Granada, Huelva y Málaga. En estas contrataciones se han invertido 1,6 millones de euros.

La provincia de Málaga acapara el 25% de la reducción del gasto

Los sindicatos alertaron antes del verano de que el número de contratos que siempre se hacen para suplir las vacaciones iba a ser este año muy inferior al de los anteriores, pero algunas de las medidas de ahorro implantadas por el Gobierno central y el retraso en la aplicación del plan de ajuste de la Junta han llevado a que las contrataciones se hayan programado con mucho menos tiempo de lo habitual.

Una vez pasado el verano los sindicatos aseguran que la calidad de la atención se una mantenido a costa de sobrecargar de trabajo a la plantilla. La principal queja es la aplicación de la jornada de 37,5 horas. Los representantes sindicales sostienen que esas dos horas y media semanales de más que le corresponden a cada trabajador se están cumpliendo en las llamadas jornadas complementarias, que están fuera del horario habitual y se pagan aparte (guardias, continuidad asistencial y atención continuada). “El profesional sanitario ha trabajado este verano lo mismo o más que otros años y ha cobrado mucho menos”, afirma Humberto Muñoz, secretario general de la federación de Sanidad de Comisiones Obreras en Andalucía. Muñoz cifra en unos 375 euros el dinero que ha dejado de ingresar al mes un médico de hospital y en 180 euros lo que ha perdido un médico de atención primaria.

Antonio Macías, responsable de Sanidad en UGT Andalucía, advierte también sobre la pérdida de empleo eventual (trabajadores interinos y temporales) que ya está produciendo el incremento de la jornada laboral y el recorte de contrataciones. Según Macías, de los alrededor de 15.000 eventuales que había hace seis meses ya se han perdido unos 2.000 empleos.