Afectado del vuelo Madrid-Gran Canaria: “Tuvimos que compartir mascarillas”

Llegan a Gran Canaria los pasajeros del avión de Ryanair tras sufrir un aterrizaje forzoso

Se quejan de la falta de atención de la compañía aérea

Las Palmas de Gran Canaria 7 SEP 2012 - 18:29 CET

Foto de @DeividBetancor / Vídeo: Atlas

Con mala cara y enfadados han llegado aproximadamente a la una y media de la tarde al aeropuerto de Gran Canaria los pasajeros del vuelo de Ryanair procedente de Madrid que tuvieron que cambiar de avión a primera hora de la mañana, después de que el suyo sufriera un problema técnico que le obligó a hacer un aterrizaje de emergencia en Barajas. Con un leve retraso, la nueva aeronave ha tomado tierra y sus pasajeros han sido acogidos por sus familiares con cierta angustia indisimulada.

Marcos Alemán, diseñador de 31 años, ha relatado como tuvo que compartir la mascarilla con su compañero de asiento porque “la suya no funcionaba". "Es impresentable”, ha remachado. Marcos ha viajado varias veces durante este año con Ryanair y asegura que lo seguirá haciendo, aunque lo de hoy le “hace darle vueltas a la cabeza”.

De los 170 pasajeros que inicialmente venían a Gran Canaria, 26 se quedaron finalmente en Madrid tras el aterrizaje de emergencia. "Nadie de Ryanair se dirigió a nosotros y sólo se acercaron dos personas de AENA”, relata Alemán.

Otra foto subida a Twitter por @DeividBetancor.

Varios pasajeros del avión, un Boeing 737, se han quejado de dolores de oídos y de cabeza, entre otras molestias, cuando desembarcaron en la terminal madrileña. De ellos, 16 han tenido que ser atendidos por los servicios médicos de Aena en Barajas. Dos pasajeras han sido trasladadas al hospital Ramón y Cajal por la propia aerolínea y han sido atendidas por el otorrino. A la una de la tarde, les han dado de alta, informa Elena G. Sevillano.

Otra pasajera, Lucía R., ha insistido en la “poca profesionalidad y atención” de la aerolínea. “Hemos temido por nuestra vida y nadie se ha dirigido a nosotros, hasta llegar a Gran Canaria que nos han dado un folio pidiéndonos disculpa y escrito en inglés”, ha agregado. “El descenso fue brusco y la gente gritaba. Varias personas sufrieron ataques de ansiedad y la tripulación desapareció”, ha sentenciado.

Todos los pasajeros consultados coinciden en que, durante el tiempo de espera que tuvieron de forma forzada en Madrid, intentaron poner reclamaciones, pero que para hacerlo tenían que salir de la zona de embarque a la parte exterior del aeropuerto. Esto hizo que la mayoría de ellos, que además desconocían la hora de salida, desistiesen de denunciar ni reclamar. Una vez en Gran Canaria, aseguran que lo harán en cuanto pongan los pies en el suelo tras la alborotada mañana.

Desde el Gobierno canario, Ricardo Fernández de la Puente, viceconsejero de Turismo, ha pedido al Gobierno de España que actúe, a través del Ministerio de Fomento, para conocer qué ha pasado en esta ocasión. El martes pasado un vuelo que procedía de Leeds, también de Ryanair, pidió preferencia a la hora de aterrizar en Lanzarote cuando tenía dos aeronaves por delante al ir “flojos de combustible”.

Comentar Normas

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

EE UU promete intensificar los ataques contra EI en Siria

Obama advierte de que la lucha contra el extremismo es "a largo plazo" Estados Unidos acelera la entrega de material militar a Irak

EXTRA PERÚ: La economía vuela alto

Perú quiere transitar de su presente minero a un futuro de turismo, energía y manufacturas

Resumen del día de El País América - 6 de julio

Cinco noticias que deberías conocer:

EL PAÍS RECOMIENDA

Torrevieja, el hundimiento de la meca del turismo barato

Ignacio Zafra Valencia

La localidad alicantina encabeza la lista de ciudades pobres de España

Las hormonas de los ‘brokers’ amenazan los mercados

Un estudio sugiere que más mujeres en bolsa evitarían inversiones de riesgo

Lo más visto en...

» Top 50


Webs de PRISA

cerrar ventana