Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La brecha del hogar sigue abierta

El 90% de las mujeres dedica a la casa cuatro horas y media diarias frente al 75% de los hombres que solo emplea 150 minutos

Un hombre planchando en su casa rodeado se su familia. Ampliar foto
Un hombre planchando en su casa rodeado se su familia.

La última encuesta del empleo del tiempo en un día publicada por el Instituto de Estadística y Cartografía de Andalucía ha vuelto a poner en evidencia que la brecha en la dedicación al hogar y al trabajo entre los hombres y mujeres sigue abierta en Andalucía.

El ámbito laboral es el primer síntoma. La encuesta se realiza sobre todas la personas de más de 10 años. Esto explica que el porcentaje de hombres y mujeres que dedican tiempo a un empleo remunerado sea bajo. Pero la clave está en la diferencia de porcentaje: mientras el 34% de los hombres dedica casi ocho horas al trabajo, solo el 23,7% de las mujeres emplea 6,33 horas en este. Es decir, menos mujeres con un puesto remunerado y menos jornada.

La comparación con la encuesta de 2003 refleja que la población andaluza en general con trabajo remunerado ha pasado del 30% al 29% y el tiempo medio ha bajado más del 6%. El dato alentador es que hace nueve años, el porcentaje de mujeres que le dedicaba parte de sus horas a un empleo era del 18,7%, cinco puntos menos que ahora. Los hombres por el contrario, han pasado del 41,7% al 34,4%. Efectos del paro.

La otra clave de la brecha doméstica es la del tiempo dedicado al cuidado del hogar y la familia. La participación de los hombres andaluces en estas tareas ha pasado del 65,5% en 2003 al 74,7% en 2010 (un significativo aumento de 9,2 puntos), mientras que la de la mujer se ha reducido del 92,6% al 90,5% (un menos significativo descenso de 2,1 puntos).

Estas ocupaciones siguen marcando diferencias relevantes entre hombres y mujeres, donde se registran diferencias de más de 15 puntos a favor de los hombres.

Las mujeres andaluzas solo han conseguido en la última década reducir en 41 minutos el tiempo de dedicación a las tareas del hogar y la familia mientras que los hombres lo aumentaron en 32 minutos. Lo contrario ocurre con el tiempo de dedicación al trabajo remunerado: las mujeres dedicaron 20 minutos más en 2010 que en 2003 y los hombres 47 minutos menos.

La directora del Instituto Andaluz de la Mujer (IAM), Soledad Ruiz, se refirió a estos datos para advertir que “la corresponsabilidad y conciliación de la vida personal y laboral es una de las estrategias más eficaces para lograr una mayor participación de las mujeres en el mundo laboral y también para mejorar la competitividad y sostenibilidad de la economía”.

Ruiz subrayó que “aún queda mucho esfuerzo y trabajo por hacer en políticas de igualdad para avanzar más y mejor, sobre todo ahora, ante los recortes y retrocesos que marca el Gobierno del PP”. “El escenario político de crisis al que nos enfrentamos, rodeado de recortes y pérdida de derechos, perjudica fundamentalmente a las mujeres”, advirtió.

La responsable del IAM, no obstante, realizó también una lectura positiva de la encuesta al destacar que los hombres andaluces se han situado en la media nacional en cuanto al tiempo que dedican a las tareas del hogar. “El avance es destacado”, subrayó Ruiz, “aunque resulta aún insuficiente”.

Para paliar la brecha laboral, el Instituto Andaluz de la Mujer y el Fondo Social Europeo han puesto en marcha un programa de creación de Unidades de Empleo de la Mujer (UNEM), de las que hay actualmente alrededor de 110 repartidas por todo el territorio andaluz y a través de las cuales se han atendido a 121.348 mujeres desde 2008 y hasta el pasado año. Este plan ha supuesto una inversión de más de 9,2 millones de euros. El objetivo de estas unidades es mejorar la empleabilidad de las mujeres que tienen dificultades para acceder al mercado laboral.

Asimismo, desde el Instituto Andaluz de la Mujer se ha puesto en marcha un autobús itinerante por los diferentes municipios de Andalucía que ha contado con la participación de 18.128 personas en programas sobre conciliación y corresponsabilidad de la vida laboral, familiar y personal. Se ha distribuido material y se han realizado pases en televisión, radio y cine con la finalidad de sensibilizar a la ciudadanía en materia de conciliación y corresponsabilidad.

El pasado año se puso también en marcha el programa Conciliam, que firmaron 34 municipios y cuyo objetivo es el fomento y mejora de las políticas municipales para la igualdad de oportunidades.

Por último, también el proyecto europeo People, financiado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional dentro del marco operativo 2007-2013, incluye una línea de actuación sobre diversidad familiar y estrategias de conciliación, que coordina el Instituto Andaluz de la Mujer.

Soledad Ruiz destacó que “las mujeres han avanzado en derechos, libertad, ayudas, reconocimiento y bienestar social en los últimos años” y recordó que “los esfuerzos que se realizan desde las políticas de igualdad son importantes”. No obstante, Ruiz admitió que “habrá que seguir esforzándose y poniendo en marcha medidas que conduzcan en un futuro a la igualdad real entre hombres y mujeres”.

Comer, dormir y ver la televisión

Dormir y comer es la variable de ocupación del tiempo, descrita como cuidados personales, que todos cumplen y durante 11 horas y media. Al margen de esta obligada y necesaria actividad o falta de ella, los andaluces le dedican la mayor parte del tiempo libre, descontando el ocupado en el trabajo, a los estudios (la encuesta se realiza a los mayores de 10 años), al hogar y la familia, a las aficiones y la informática, y a los medios de comunicación.

En estos dos últimos conceptos entra la televisión e Internet, que crece. De hecho considerando la distribución de las actividades principales en un día promedio, la población andaluza ha aumentado desde la penúltima encuesta, en 2003, en 37 minutos diarios el tiempo que dedica a medios de comunicación, en 16 minutos el destinado a aficiones e informática y en tres minutos el ocupado en cuidados personales. El resto de actividades ocupan más o menos el mismo tiempo que ocupaba hace casi una década. Con respecto a la última encuesta, hombres y mujeres dedicaron más tiempo a aficiones e informática y a medios de comunicación y menos tiempo a vida social y diversión.

La encuesta de empleo del tiempo es un estudio no periódico dirigida a los hogares privados y completada con diarios personales y cuestionarios de hogar e individuales.