Sánchez Gordillo: “No voy a huir. Aquí estoy”

El dirigente jornalero afirma que el 'caso ERE' es "mas deleznable" que los asaltos a tiendas

Diego Valderas dice que no "comparte las formas" del diputado de IU

Ampliar foto
Sánchez Gordillo, el segundo por la derecha, espera con compañeros de partido y del sindicato la llegada de los agentes.

El parlamentario de IU por Sevilla, quien ayer llevó a centenares de jornaleros del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) a robar en dos supermercados de Écija (Sevilla) y Arcos de la Frontera (Cádiz), ha asegurado esta mañana que esta acción volverá a repetirse. "Alguien tiene que hacer algo para que haya familias que puedan comer todos los días", ha afirmado Sánchez Gordillo, pese a que ninguna organización había reclamado los bienes sustraídos y las ONG mantienen abastecidos los bancos de alimentos sin necesidad de robarlos.

Gordillo se encuentra en la finca Las Turquillas, en Osuna (Sevilla), perteneciente a la Yeguada Militar de Écija, ocupada por el SAT desde hace 16 días para reclamar al Ejército la cesión de tierras a los agricultores que estén pasando hambre. Ante la decisión del ministro del Interior de dar orden a la Policía y a la Guardia Civil de que detengan a los autores del asalto a los supermercados, Gordillo afirmó: "Aquí estoy. No voy a huir".

El diputado andaluz no participó directamente en el asalto a un supermercado de Mercadona en Écija, sino que permaneció fuera dirigiendo la operación megáfono en mano. "Hice una maniobra de distracción. La policía me siguió a mí, entraron y sacaron los carros con la comida", ha explicado a este periódico.  Sánchez Gordillo ha lanzado duras palabras contra el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, al que ha acusado de actuar "como en el franquismo, deteniendo al cabecilla". "Esto es fascismo de tomo y lomo", ha subrayado. El también alcalde de Marinaleda recordó que es diputado andaluz y por lo tanto está aforado, por lo que si lo detienen deberá ser el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía el que tome cartas en el asunto. "Si hay un delito ya se verá", dijo.

Gordillo ha afirmado que "los carritos del Mercadona no se lo han llevado", sino la comida y que esta la han entregado en barrios de Sevilla y a Corrala Utopía, una comunidad de vecinos formada por 36 familias que, tras perder sus viviendas, ocuparon un inmueble en la capital andaluza.

El presidente de la Junta, el socialista José Antonio Griñán, calificó ayer en su Twitter de "barbaridad" la acción de este miembro de IU, partido con el que gobierna el PSOE, pese al dirigente jornalero, quien ha defendido el pacto de su formación con el PP en Extremadura pero votó en contra de la coalición de izquierdas en Andalucía.

Sobre las palabras de Griñán, Sánchez Gordillo ha dicho que "más deleznable" que el robo es el caso de los expedientes de regulación de empleo (ERE) y el acuerdo alcanzado entre PP y PSOE sobre la reforma de la Constitución.

El también alcalde de Marinaleda (Sevilla) y dirigente del SAT, que no cree que haya represalias por parte de IU, "sino más bien lo contrario", ha insistido en que se trataba de una medida "necesaria" para dar "un toque de atención" a lo que realmente está pasando en Andalucía, "donde el 35% de las familias de las grandes ciudades está por debajo del umbral de la pobreza, hay un 1,25 millones de parados, tres millones de pobres y más de 200.000 familias con todos sus miembros desempleados y sin cobrar ningún tipo de percepción".

Tras defender la necesidad de que en España se apruebe una ley de Renta Básica para que las familias sin recursos cobren "al menos 500 o 600 euros al mes", el líder nacional del CUT-BAI ha considerado que el Estado no tendría que permitir que haya familias que se han quedado sin empleo y vivienda. Además, se ha mostrado convencido de que las familias van a empezar a movilizarse porque "si sus hijos pasan hambre, pueden hacer cualquier cosa".

"El polvorín de la desigualdad está encendido y alguien le puede meter mecha, en cualquier momento, por cualquier circunstancia", ha afirmado Sánchez Gordillo, quien ha insistido en que acciones de este tipo, incluyendo ocupaciones de bancos y tierras, seguirán realizándose por parte del SAT, "para llamar la atención sobre que hace falta que la crisis no la paguen siempre los mismos".

El vicepresidente de la Junta y coordinador de Izquierda Unida, Diego Valderas, ha dicho esta mañana en una concurrida rueda de prensa que "no comparte las formas" de su compañaero de escaño. Ha dejado claro que el asalto a los supermercados "es una iniciativa de un sindicato, no de Izquierda Unida" y ha descartado abrir expediente al "señor Sánchez Gordillo". "Ha sido una acción simbólica que ha abierto un gran debate en la sociedad sobre la riqueza y la pobreza", ha dicho Valderas.

Con cierta ironía, el vicepresidente andaluz ha recordado que el SAT, un sindicato muy minoritario en Andalucía entroncado con el Colectivo Unitario de Trabajadores (CUT) implantado en la sierra sur de la provincia de Sevilla, "todos los veranos hace su campaña de actividades". Valderas ha mantenido esta mañana una conversación sobre la actuación de Sánchez Gordillo con la consejera de la Presidencia, la socialista Susana Díaz, de la que no ha trascendido nada. También un directivo de Mercadona ha telefoneado a Valderas.

El portavoz del Grupo Popular en el Congreso de los Diputados, Alfonso Alonso, ha calificado de "acto delictivo" el "asalto". Se trata de una "cuestión judicial" ha dicho tras manifestar que no entiende que haya "una tolerancia a ese tipo de delitos porque lo cometa una persona que tiene una responsabilidad pública". "Cuando una persona ostenta un cargo público está obligada a una cierta ejemplaridad y en este caso ha ocurrido justamente lo contrario", ha añadido.