Madrid estrena en España la ‘barra libre’ en los horarios comerciales

Los entre 70.000 y 75.000 comercios de la región podrán abrir a cualquier hora todos los días

Centros comerciales y patronal aplauden la medida, frente al rechazo del pequeño comercio

Aguirre, durante la inauguración del centro comercial Gran Plaza 2 en Majadahonda. / CARLOS ROSILLO

Madrid será a partir del domingo un banco de pruebas al convertirse en la primera comunidad en la que se produce una desrregularización total de los horarios comerciales: sus entre 70.000 y 75.000 comercios podrán abrir a cualquier hora todos los días del año. Según el Gobierno de Esperanza Aguirre, contribuirá a generar inversión, riqueza y 20.500 puestos de trabajo. Desde el sector, el segundo de la región, centros comerciales y patronal apoyan el cambio frente a pequeños comerciantes, que advierten de que supondrá su muerte. Y fuera, ha puesto en pie de guerra a  sindicatos y a oposición, que acusan a Aguirre de "actúar más como delegada de Carrefour y Alcampo" que como presidenta. La comunidad se convierte así en la avanzadilla de lo que puede llegar al resto de España, ya que el Gobierno ha aprobado hoy una mayor liberalización, para disgusto de regiones como Cataluña, Andalucía y País Vasco.

“Ahora, cada empresario podrá decidir cuándo y cómo organizar su negocio, en igualdad de condiciones en el mercado”, ha destacado esta mañana el consejero de Economía, Percival Manglano, durante una visita al remozado mercado de Ibiza, en el distrito de Retiro, junto a la alcaldesa de la capital, Ana Botella. Manglano ha recordado que la norma que "supone la liberación total de los horarios", la Ley de Dinamización de la Actividad Comercial, incorpora "otras medidas dirigidas a la reactivación de la economía y las empresas", como son la eliminación de licencias urbanísticas para el sector comercial y determinados servicios. La licencia se sustituirá por una declaración responsable, un proyecto técnico y la liquidación de las tasas.

La norma fue aprobada por el pleno de la Asamblea de Madrid el 7 de junio gracias a la mayoría del PP (69 votos) y con el rechazo de todos los grupos de la oposición (54 votos PSOE, IU-LV y UPyD). Organizaciones sindicales, empresariales y de consumidores, agrupados en una plataforma, también han vertido duras críticas contra una ley que, advierten, será "un golpe de muerte" al pequeño comercio.

En realidad, Madrid ya era la región más permisiva, con una normativa que actualmente permite abrir 22 domingos y festivos anuales, frente a la media de ocho días en el resto de comunidades. En las llamadas zonas de gran afluencia turística (82 en la región) se puede abrir todos los días del año. Con su entrada en vigor, quedarán atrás las aperturas excepcionales durante las campañas de Navidad, de verano, los primeros domingos de mes en toda la región y las zonas específicas. La nueva ley anula todas las restricciones anteriores, de modo que todos los establecimientos, independientemente de su superficie, podrán abrir las 24 horas los 365 días del año, algo reservado hasta ahora para los de menos de 300 metros cuadrados.

El Gobierno regional defiende que "sin duda" generará inversión, riqueza y empleo, con unas estimaciones de 20.500 puestos de trabajo y el incremento del PIB regional en seis décimas. Además, posicionará a Madrid como "uno de los mejores destinos de compras del mundo", lo que favorecerá el turismo y aumentará las ventas de los comercios y el consumo en general. El Ejecutivo considera "previsible" un incremento del turismo de compras.

"Puede producirse un efecto frontera, que la medida atraiga a la Comunidad a potenciales compradores de las provincias limítrofes que se desplazarían a Madrid por la disponibilidad para realizar compras durante el fin de semana", sostiene un portavoz del departamento. Radicalmente opuesta es la postura de CC OO y UGT, que acusan a Aguirre de legislar en beneficio de las grandes superficies y de "engañar" a los madrileños justificando esta medida en la generación de empleo.

Al contrario, Teresa Uceda, de la Federación regional de Comercio, Hostelería y Turismo de CC OO, advierte de que se destruirán unos 10.000 empleos, "la mitad este año", y se agudizará la dificultad para conciliar la vida laboral y familiar en un sector ya de por sí precarizado y mayoritariamente femenino, lo que abocará a muchas mujeres a la "expulsión" del mercado laboral. Su homólogo en UGT Madrid, Daniel Pezuela, insiste en que la apertura 24 horas 365 días condenará a la desaparición del modelo comercial de proximidad y especializado y supondrá un incremento de costes fijos o laborales que se trasladará a los precios de venta al publico.

En el ámbito empresarial, la patronal del pequeño comercio Cecoma, que representan al 90% del sector, aumenta la cifra de empleos que se perderán a 20.000 empleos. Por su parte, el presidente de la Confederación de Comercio de Madrid, Hilario Alfaro, admite la medida por un "ejercicio de responsabilidad" que deben hacer todos los sectores ante los millones de desempleados: "Un solo puesto de trabajo neto creado justificará la apertura total". Convencido de que "hay que perder el miedo" a que los comercios amplíen sus horarios, pide que se cree un Observatorio de Seguimiento que determine su éxito o fracaso en función del empleo que se genere.

La Asociación Española de Centros Comerciales, con un centenar en Madrid, opina que “hay grupos de interés que quieren un horario de oficina, de lunes a viernes”. La otra gran patronal, la Asociación de Grandes Empresas de Distribución, también respalda la ampliación horaria. “Parte de la sociedad necesita comprar domingos y festivos, y queremos favorecer esa demanda”, sostiene Javier Millán- Astray, el director general.

La mayor parte de las asociaciones de consumidores está en contra. Así, la Confederación de Consumidores y Usuarios de Madrid opina que desequilibra la oferta comercial, elimina la competencia del comercio de cercanía y es "incomprensible". Su portavoz, Antonio López, frente a esta "barra libre", aboga por una regulación y por un modelo en el que coexistan diferentes formatos comerciales. A su juicio, los consumidores madrileños no necesitan más apertura comercial para satisfacer sus necesidades, no está acreditado que la apertura de horarios genere automáticamente más trabajo, y no hay pruebas de que, por si sola, haga crecer la economía.

La OCU cree sin embargo que beneficiará a los consumidores, con “más tiempo” y “más capacidad de elección”, mientras que FACUA considera que fomentara “el consumo compulsivo y puede abocar a más establecimientos al cierre”. La Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid ve en esta medida el fin del negocio de proximidad, la tienda de debajo de casa. “Se va a destruir el tipo de comercio que facilita el tejido social y la convivencia”, señala Francisco Cano, responsable de Consumo de la federación. “La Administración no piensa en las personas mayores, que son las que más lo necesitan”.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana