el peor incendio forestal

2.000 personas combaten el fuego que devora el interior de Valencia

Una gran nube de humo y ceniza de los incendios cubre gran parte de la provincia

Los esfuerzos se centran en detener los frentes que avanzan hacia Sierra Calderona y la Ribera

1.700 personas luchan por controlar un fuego que avanza sin control

Un helicóptero descarga agua sobre el bosque en el término de Bejís. / ángel sánchez

Una gran nube de humo y ceniza provocada por los incendios de Cortes de Pallás y de Andilla cubre desde esta mañana una gran parte de la provincia de Valencia. Huele a quemado. El fuego sigue avanzando sin control mientras cientos de vecinos han sido desalojados de sus hogares. Una enorme nube de humo cubre el cielo desde la comarca de La Ribera, al sur de Valencia, hasta la zona de Sagunto, al norte de la ciudad. Una humareda que obliga a cortar 14 carreteras y a desplazar a los vecinos afectados. Serafín Castellano, consejero de Gobernación, ha detallado esta mañana que en el incendio de Andilla que se han desalojado las localidades de Teresa, Sacanyet, Canales, Gátova, Marines Viejo y, la pasada noche, la urbanización El Real de Marines, además de las aldeas de Oset, Artaj y Pardanchinos. "Es preferible pecar por exceso", ha subrayado el consejero. Al menos 1.700 personas han sido desalojadas de sus viviendas desde el jueves en los diversos núcleos diseminados que ha sido afectados por las llamas o el humo.

El rey ha telefoneado al presidente de la Generalitat Valenciana, Alberto Fabra, para interesarse por la evolución de los incendios. También el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha mantenido una conversación telefónica con Fabra y le ha transmitido "todo el apoyo del Gobierno" para luchar contra los incendios y su "solidaridad" con las decenas de personas evacuadas.

El cielo presenta una ligera nubosidad que se ha mezclado con el humo y las cenizas. Está muy oscuro. Unas gotas han caído sobre las llamas en el incendio de Andilla, pero sigue siendo más densa la lluvia de cenizas y el fuerte olor a quemado. Pero las posibilidades de lluvia se han disipado a medida que avanzaba el día. La Guardia Civil ha detenido esta tarde a un hombre de 57 años como presunto autor del incendio de Andilla (Valencia) y mañana pasará a disposición judicial acusado de un delito de incendio por imprudencia.

Las labores de extinción se ven dificultadas por el "efecto tiro de chimenea" provocado por las montañas, descrito así por el decano del Colegio de Ingenieros de Montes, Carlos del Álamo. Según el ingeniero, la montaña "succiona" el aire caliente y lo hace subir a mayor velocidad, como consecuencia de lo cual "se aviva el fuego y se hace más virulento, típico de las zonas de montaña".

Los dos incendios siguen activos a pesar del esfuerzo de los 1.700 efectivos entre bomberos, brigadistas, militares de la UME, guardias civiles, policías locales, protección civil y personal sanitario. Las labores se concentran tanto en atajar el fuego como en proteger los núcleos de población.

La estrategia para combatir el fuego en el incendio de Cortes de Pallás se centra en evitar que las llamas alcancen Sierra Martés, los núcleos urbanos de Macastre y Tous y en evitar que el fuego salte el Pantano de Forata y llegue al término de Miralles.

Respecto al incendio de Andilla, que sigue sin control y ya afecta a la provincia de Castellón, los esfuerzos se concentran en tres zonas. Se pretende evitar que las llamas se adentren en la Sierra Calderona, frenar su avance en Higueruelas y evitar que alcance las poblaciones de Llíria y Casinos.

Según el consejero de Gobernación, se está creando una zona de protección para proteger el entorno natural de la Calderona, mientras que medios aéreos y terrestres tratan de frenar el fuego en Higueruelas.

El fuego afecta en este frente a un total de ocho términos municipales (Andilla, Llíria, Alcublas, Jérica, Altura, Bejís, Teresa y Sacanyet) y en él trabajan 625 efectivos de extinción más el personal de policía, Cruz Roja, protección civil y prevención de incendios, así como 19 medios aéreos.

En Cortés de Pallás siguen trabajando 20 medios aéreos. Los municipios afectados por el fuego son Llombai, Catadau, Carlet, Tous, Alborache, Turís, Real, Montroi, Yátova, Macastre, Dos Aguas y Cortes de Pallás.

Un total de 14 carreteras permanecen cortadas por el humo en Macastre, Villar del Arzobispo, Cortes de Pallás, Teresa, Altura, Sacañet, Dos Aguas, Higueruelas, Casinos, Oset, Olocau.

Cruz Roja ha elevado de 525 a 900 las plazas disponibles para acoger evacuados en cuatro albergues en Turís, Villar del Arzobispo, Marines y Altura para la población desalojada y para los brigadistas y miembros de la Unidad Militar de Emergencias (UME).

Un total de 900 militares participan en las tareas de extinción. Un mando ha explicado las dificultades con las que tropiezan los efectivos: "El viento cambia constantemente de dirección y la temperatura es alta. Es bastante difícil arreglar la situación", ha añadido. La Unidad Militar de Emergencias ha enviado a la zona 50 autobombas y 250 vehículos. Los militares analizan la "defensa de puntos sensibles, como zonas donde puede haber población y viviendas". Los militares temen que el fuego alcance la zona de Serra Calderona, mucho más abrupta, donde solo podrían trabajar los medios aéreos. La Unidad Militar ha precisado que se les ha asignado una serie de zonas para "atacar directamente" el fuego con las autobombas.

Todos los medios parecen insuficientes para combatir las llamas. El Gobierno ha enviado refuerzos aéreos y terrestres para combatir el fuego. El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente ha desplazado cuatro aviones anfibios a Cortes de Pallás junto a dos brigadas de refuerzo contra incendios forestales procedentes de Cuenca y Daroca (Zaragoza), compuesta cada una por 34 personas. En Andilla ya operan cuatro aviones anfibios Canadair enviados por el ministerio, dos helicópteros bombarderos Kamov junto a dos brigadas contra incendios forestales compuesta por 17 personas. A lo largo del día se han movilizado medios aéreos procedentes de Torrejón de Ardoz (Madrid), Plasencia (Cáceres), Málaga o Almoraima (Cádiz).

Más de 45.000 hectáreas han ardido ya en los dos peores incendios que han asolado los montes valencianos en décadas. Los fuegos en Cortes de Pallás y en Andilla, ambos en la provincia de Valencia, seguían esta madrugada devorando los bosques de pino y matorral. Un auténtico desastre ecológico, reconocieron, impotentes, los alcaldes afectados.

Pilar Lozano, alcaldesa de Turís (Valencia), ha sintetizado el dolor que sufren los vecinos. "Estamos todos muy afectados, se nos ha quemado la Comunidad Valenciana", ha aseverado. Lozano ha señalado que la propia magnitud del incendio lo hace "incontrolable". "Las llamas afectan a tal cantidad de hectáreas que aunque haya muchos efectivos no pueden cubrir todo el perímetro".

Afortunadamente, las llamas no han llegado a Turís. "Los vecinos están tranquilos porque el fuego no ha llegado a la población, que está más afectada por el humo que por el fuego", aunque sienten "impotencia" al ver el avance de las llamas. Lozano ha confirmado que el frente más peligroso es el que se dirige hacia Yátova y Macastre.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Últimas noticias

Ver todo el día

Rusos de altos vuelos

Como en la vida, en el ajedrez conviene mucho mirar más allá de lo aparente Esta partida es un ejemplo muy persuasivo

Del amor al odio en su tierra

Roberto Gómez Bolaños es venerado en América Latina, pero su legado deja detractores y defensores por igual en México

La caída del precio del petróleo fuerza a Maduro a recortar el gasto

El presidente de Venezuela y sus ministros se rebajan el sueldo

Dilma Rousseff: ¿Sabia o traidora?

La presidenta ha sorprendido a propios y extraños con su decisión de colocar a un discípulo de la Escuela de Chicago al frente de la economía brasileña

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana