Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La FP superior costará 360 euros anuales

La Generalitat recaudará 15,7 millones como máximo el curso próximo

Un total de 360 euros es lo que tendrán que pagar los nuevos estudiantes que en septiembre quieran iniciar un ciclo formativo de grado superior en Cataluña. La consejera de Enseñanza, Irene Rigau, ha dado a conocer este viernes el coste de la nueva tasa, que se empezará a aplicar el próximo curso. De forma excepcional, los alumnos que ya han iniciado uno de estos ciclos y que el año que viene cursen segundo curso pagarán solo 180 euros. Con la nueva tasa, la Generalitat recaudará 15,7 millones como máximo el curso próximo.

El Departamento de Enseñanza ha presentado hoy la planificación de los estudios posobligatorios para el curso 2012-2013. Se ofertarán un total de 30.495 plazas de primer curso de ciclos formativos de grado superior, que tendrán que pagar una matrícula de 360 euros anuales. Los de segundo curso, unas 26.715 plazas, pagarán 180 euros anuales de forma excepcional el próximo curso, aunque en el curso 2013-2014 la tasa se normalizará en los 360 euros.

Con todo, la Generalitat podrá recaudar el año que viene 15,7 millones como máximo, ya que el cálculo se hace sobre las plazas ofertadas, pero habrá que esperar a las matrículas reales. La cifra de recaudación será superior de aquí a dos años, cuando la tasa para los años de ciclo superior quede homogeneizada.

La tasa sobre la FP superior forma parte del paquete de medidas que forman parte de la tercera oleada de recortes del Gobierno de CiU en un año y medio. En este último tijeretazo, la Generalitat debía recortar 1.500 millones, debido a las exigencias de ahorro impuestas por el Gobierno central. El presidente catalán, Artur Mas, anunció la imposición de esta tasa en la FP superior el pasado martes, pero hoy la consejera de Enseñanza se ha encargado de concretarla.

Rigau ha asegurado que la tasa se ha calculado teniendo en cuenta los gastos de este colectivo de jóvenes que cursan estos estudios (entre 16 y 18 años) en otros ámbitos, como, por ejemplo, las cuotas de conexión a Internet vía teléfono móvil. La consejera asumió ayer de que se trata de "una primera matrícula modesta”, no descartando así que aumente en un futuro. “Primero queremos ver el impacto que tiene” la nueva tasa, terció. Los 360 euros anuales se añadirán a los gastos de matriculación que ya pagan actualmente los estudiantes de FP (100 euros de Barcelona y su área metropolitana o los 65 euros en Lleida).

Rigau ha apuntado también que el importe de la tasa se ha pensado “para que no excluya a ningún alumno del acceso a estos estudios” por motivos económicos. Para garantizarlo, la consejera se ha comprometido a destinar parte del dinero recaudado para crear ayudas, pero todavía no se ha decidido si se hará con un sistema de becas o con bonificaciones en la cuota.