Griñán reduce a la mitad los altos cargos provinciales de la Junta

Solo habrá seis delegados de las consejerías en cada provincia, uno de ellos de IU

Los nombramientos se harán antes de los congresos del PSOE

Griñán posa con el nuevo Gobierno andaluz. / GARCÍA CORDERO

Esta vez sí. Desde que asumió la presidencia de la Junta de Andalucía en la primavera de 2009, una de las intenciones de José Antonio Griñán ha sido la de reducir el peso de la Administración periférica autonómica. En la pasada legislatura no pudo, entre otras razones, por las enormes resistencias de las poderosas agrupaciones provinciales socialistas a perder estas cuotas de poder. Desde las elecciones autonómicas, que los socialistas perdieron pero en las que consiguieron frenar al PP de Javier Arenas, no hay quien le rechiste en el PSOE andaluz. Y una de las primeras medidas que el Gobierno de coalición de izquierdas de Griñán va a aprobar es la reducción de los delegados provinciales.

Hasta ahora todas las consejerías del Gobierno andaluz tienen un representante en las ocho provincias. Hay 97 delegados, incluido el representante en el Campo de Gibraltar. Ahora se van a quedar en 48, según anunció la nueva consejera de la Presidencia e Igualdad, Susana Díaz, nada más tomar posesión de su cargo.

Todavía está por definir cómo se van a repartir en las provincias las responsabilidades, pero solo habrá seis altos cargos de la Junta en cada circunscripción. La idea de Griñán es que el delegado del Gobierno andaluz no solo asuma la tarea de máxima coordinación y de representación política, sino que también tenga capacidad para autorizar órdenes de pago y descentralizar la gestión de la Junta. Quiere que tenga un poder equivalente al de los secretarios de Estado en la Administración central, por lo que habrá que hacer cambios legislativos.

Por debajo de este cargo, habrá cinco delegados que asumirán las competencias de 10 consejerías. Aún no está claro cómo serán las áreas, pero lo que ya está definido es que Izquierda Unida nombrará a uno de la media docena de delegados que quedarán vivos y que este tendrá competencias en las consejerías que gestionan los consejeros de IU: Fomento y Vivienda, y Turismo y Comercio. El flamante vicepresidente de la Junta y líder de IU, Diego Valderas, también tendrá un “mínimo equipo administrativo” en las ocho provincias y podrá nombrar a un coordinador, pero con un rango administrativo menor al de delegado.

La eliminación de 49 puestos supone un ahorro de dos millones de euros

Los delegados provinciales cobran 41.372,21 euros brutos anuales, con lo que el ahorro en el Presupuesto al suprimir 49 de estos cargos será de algo más de dos millones de euros.

En un presupuesto de 32.020 millones de euros esta cantidad es menos que un pellizco, pero lo destacable es el mensaje que envía Griñán a la sociedad no solo de austeridad sino de otra forma de gobernar. Históricamente, las delegaciones provinciales las han manejado los jefes locales del PSOE para ampliar sus mayorías en el partido. No siempre se han escogido a los mejores para estos cargos, sino a los más leales con el secretario general de turno. También han sido un refugio seguro para los que de repente se quedaron sin trabajo político en el PSOE. No hay que ir muy atrás en el calendario para hallar un ejemplo: tras la debacle de las municipales pasadas, algunos exalcaldes fueron nombrados delegados.

Cinco delegaciones asumirán la gestión de las consejerías en las provincias

Lo siguiente que debe poner en práctica José Antonio Griñán es su defensa de la meritocracia. Se comprobará con los futuros nombramientos para que no pase como hace poco cuando tuvo que dimitir el delegado de Obras Públicas y exalcalde de Valverde acusado de pagar en un burdel de Sevilla con la tarjeta de crédito municipal. Esto no ocurrió hace 30 años, ni 20 ni 10, sino en noviembre pasado.

La consejera de la Presidencia dijo ayer que estos altos cargos no tienen por qué ser funcionarios. Díaz va a tener manos libres para nombrar a los delegados del Gobierno andaluz, una competencia que no tendrá que compartir con nadie como hasta ahora. Y lo hará antes de que se celebren los congresos provinciales del PSOE en el mes de julio, donde se producirán cambios. Tradicionalmente, los secretarios generales del PSOE ponen los nombres de estos representantes. En el PSOE mucha gente está expectante por ver cómo se produce este movimiento de piezas y si, como siempre, se hará en pura clave orgánica socialista, donde unos ganan y otros pierden.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana