Adelson explora Alcorcón

El magnate inspecciona en una visita relámpago los terrenos donde quiere levantar Eurovegas

El empresario pregunta por la consistencia del suelo "para aguantar grandes edificios"

La decisión se conocerá previsiblemente este mes y la localidad es favorita

Adelson, junto al alcalde de Alcorcón, el presidente de Promomadrid y los consejeros de Transportes y Economía. / EFE

Fue un visto y no visto. Una visita relámpago con miles de millones de euros en juego. Apenas cuatro horas que pueden convertir a Madrid en el gran centro de convenciones del Sur de Europa, generando más de 250.000 empleos según vaticinan en el Gobierno regional, o en un foco de atracción para las mafias internacionales y el turismo barato de alcohol y fichas de casino, de acuerdo con los augurios de los partidos de la oposición.

El caso es que Sheldon Adelson aterrizó en Barajas, se reunió con una delegación de empresarios, inspeccionó los terrenos que ofrece Alcorcón para ubicar el macroproyecto de las EuroVegas y regresó a Estados Unidos. Veni, vidi, vici. Con la máxima discreción posible, hasta el punto de darle tiempo a hacer unas compras en el centro de la capital. Ajeno al ruido mediático y de los ciudadanos para evitar cualquier comparativa salida de tiesto con Bienvenido Mister Marshall. La Comunidad de Madrid informó del examen del magnate de Las Vegas Sands Corporation cuando Adelson ya se encontraba de regreso a su emporio en Las Vegas en su jet privado.

Alrededor de las cuatro de la tarde el avión particular de Adelson, al que acompañaba su esposa, Miriam Ochsorn, enfiló una de las pistas de la T-4 procedente de Israel, país donde también amasa negocios y del que también tiene la nacionalidad. Tras aparcar cerca de la Sala Premium, de las más vip del aeropuerto, reservada para autoridades y otros poderosos, Adelson se dispuso a examinar los terrenos de Alcorcón, “muchísimo más de su gusto” que los de Valdecarros, reconocen en el Gobierno regional.

Conocido como Eurovegas, el pastel se antoja goloso. Al menos sobre el papel: una docena de hoteles, seis casinos, 36.000 plazas hoteleras, 18.000 máquinas tragaperras, tres campos de golf… “Creo que si viene a Madrid esta inversión y se traduce en 17.000 millones de dólares [unos 10.500 millones de euros] la generación de empleo que ellos cifran en 260.000 va a ser algo muy positivo”, afirmó la presidenta de la Comunidad, Esperanza Aguirre, en el pleno de la Asamblea del pasado jueves. A mediados de abril Adelson aumentó la apuesta y prometió invertir aún más dinero del previsto. El millonario de origen judío anunció durante la inauguración de un nuevo casino en Macao (China) que tiene previsto invertir 35.000 millones de dólares (26.683 millones de euros) en el gran complejo de ocio y congresos. Un 48% más que los 18.000 millones de euros inicialmente proyectados, mientras al Ejecutivo de la Puerta del Sol y a la Generalitat, también interesada, se les hacía la boca agua.

Adelson, que ya había visitado Barcelona en febrero, donde no le agradó no poder construir los rascacielos que tiene en mente porque los terrenos propuestos están muy cerca del aeródromo de El Prat –cuando le enseñaron la Torre Agbar dijo “eso no es un rascacielos”-, también tuvo tiempo para el ocio. Antes de enfilar hacia los terrenos de Alcorcón, a los que a priori ve muchas más ventajas que a las parcelas de Valdecarros —despiezadas por distintas carreteras y muy cercanas a Valdemingómez que Madrid también ha puesto sobre la mesa, Adelson y compañía hicieron unas compras por el centro de la capital.

Después llegó el plato fuerte de la jornada. La inspección in situ de los terrenos de Alcorcón. Mil hectáreas de las que el empresario requiere 300. Allí le explicaron las bondades de la zona el alcalde, David Pérez, y los consejeros de Economía y Transportes, Percival Manglano y Pablo Cavero. También figuró el presidente de Promomadrid, Jesús Sáinz, que ya acompañó a Manglano en la exposición que realizaron en Las Vegas ante Adelson y su séquito hace mes y medio en otro viaje exprés. Durante el paseo, que comenzó en torno a las seis y media y no alcanzó la hora de duración, Adelson se interesó por las infraestructuras y la consistencia del suelo.

“Preguntó si la tierra era fuerte, para aguantar grandes edificios, o si eran terrenos pantanosos”, exponen algunos de los presentes en la delegación, que se explicaron en inglés sin necesidad de traductores para gusto del potencial inversor. A Adelson también le agradó la situación estratégica de la parcela. Los terrenos de Alcorcón delimitan al norte con la carretera M-501, al sur con la M-506 y la autovía A-5, al este con la M-40 y al oeste con la M-50, con lo que quedan a tan solo 25 minutos del aeropuerto de Barajas y a 20 de la estación de Atocha.

Satisfecha la curiosidad, el magnate se reunió con empresarios españoles de distintas Comunidades interesados en invertir en la versión castiza del desierto de Nevada. Ahí no terminó la cosa. La alcaldesa de Madrid, Ana Botella; el vicealcalde, Miguel Ángel Villanueva y el secretario de Estado de Comercio, Jaime García Legaz, despidieron al dueño del Venetian en un encuentro en el aeropuerto de Barajas del que trasladaron "la sintonía" con Mister Adelson, más bienvenido que nunca. Si alguien tenía duda, el empresario las aclaró. Alcorcón es la favorita. “Nos ha dicho que tomará la decisión rápidamente. Hay una ventana de financiación abierta ahora”, concluyen en el Gobierno regional. El discurso ideológico de Aguirre y las iniciativas de carácter neoliberal que impulsa en la economía también ayudan.

Para poder comentar debes estar registrado en Eskup y haber iniciado sesión

Darse de alta ¿Por qué darse de alta?

Otras noticias

IMPRESCINDIBLES

Carreras clandestinas por Gran Vía

Alba Casas Madrid

Grupos de ciclistas celebran competiciones ilegales a gran velocidad

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana