Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las 22.000 casas de Los Berrocales se retomarán “de forma inmediata”

El proyecto, que llevaba cuatro años parado, tendrá un 50% de vivienda protegida

Panorámica del desarrollo urbanístico Los Berrocales, a finales de 2010. Ampliar foto
Panorámica del desarrollo urbanístico Los Berrocales, a finales de 2010.

El cataclismo económico que algunos gurús barruntaban en plena ola inmobiliaria sin que nadie les escuchara se instaló en 2008 oficialmente en España. De la noche a la mañana la crisis cuestionó el modelo de crecimiento, llevándose por delante millones de empleos. Los créditos bancarios dejaron de estar regalados. La falta de liquidez provocó que miles de proyectos se guardaran en los cajones de las Administraciones a la espera de un futuro más cálido.

Barrios como Los Berrocales, El Cañaveral, Los Cerros y Ahijones, 60.000 viviendas en el distrito madrileño de Vicálvaro concebidas inicialmente para entregar en 2001 con el propósito de absorber a una creciente población en expansión, continuaron existiendo solo sobre plano, para desesperación de miles de cooperativistas y promotores privados. Exactamente igual que 15 años atrás, cuando los inquilinos de aquellos parajes eran chabolistas fuera del sistema. Hasta ahora.

El proyecto de Los Berrocales, uno de los desarrollos urbanísticos más importantes del sureste de Madrid, se retomará tras estar cuatro años interrumpido, con un plan de obras hasta 2016 que contará con una inversión inicial de 78 millones de euros y 22.000 viviendas previstas. La mitad de estas serán protegidas.

“No es una decisión tomada con ligereza, se produce después de que hayamos percibido muchísimas muestras de que en la Comunidad de Madrid se está generando movimiento y somos la región que capta más inversiones. Es un indicio de que el sector se está recuperando”, explica el director general de Vivienda y director gerente del IVIMA, Juan Van-Halen. Los datos oficiales corroboran el análisis: en 2011 se inició en la Comunidad un 8,8% más de viviendas, mientras que en España se reducían un 30%. “Además, hay una amplia demanda por cubrir: solo quedan 8.900 viviendas del stock de casi 30.000 con el que nos encontramos al principio de la crisis. Por ejemplo, en Valdebebas la demanda ha superado por 30 la oferta”, añade Van-Halen.

Con una superficie de 7,8 millones de metros cuadrados —la participación de la Comunidad como propietaria del suelo disponible es del 5,5%, porcentaje similar al del Ayuntamiento—, la falta de liquidez ahogó a la Junta de Compensación, un conglomerado en el que se constituyeron los propietarios para realizar la urbanización asumiendo las obligaciones inherentes al proceso y haciéndose cargo de los costes de la operación. La falta de pago de derramas por parte de los propietarios morosos frenó el proyecto, pese a que ya llevaba invertidos más de 130 millones. Para reactivarlo, la Junta de Compensación pondrá los 78 millones citados. Otros 52,5 millones irán a cargo de los demás agentes implicados.

En la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio insisten en la idea de que Los Berrocales se construirán “mediante un nuevo modelo de ejecución flexible y parcial por etapas, más acorde con la nueva situación del mercado inmobiliario”. Es decir que, aprendiendo de los errores del pasado, no se acometerá el desarrollo de todo el suelo a la vez. Cada proceso del proyecto servirá para financiar el siguiente. La primera fase, que se acometerá “de forma inmediata”, radica en el límite sur del ámbito, junto al Ensanche de Vallecas, y tiene una superficie aproximada de 850.000 metros cuadrados. Del total de 22.000 viviendas previstas en Los Berrocales, la primera fase albergará 4.505, de las que el 48% serán protegidas.

En 2011 se empezaron a construir 8.221 viviendas protegidas y se finalizaron 16.178. El año pasado en la Comunidad aumentó la construcción de viviendas asequibles de este tipo un 7%; en el resto del país decreció un 42%. La tendencia al alza continuó en el primer trimestre de 2012, con un crecimiento superior al 4%.

Van-Halen opina que se debe a dos factores: “Primero, a que, aunque es cierto que han disminuido las subvenciones, se está impulsando un nuevo modelo más flexible y acorde con los tiempos, como el alquiler con opción a compra. Segundo, a que, al revés que en otras comunidades autónomas, los promotores privados hacen el 80% de las viviendas protegidas”. Con los datos en la mano, las casas low cost iniciadas y terminadas en Madrid representan al 25% de toda España. Más que Andalucía y Cataluña juntas.

Un guiño más que en principio hará que cooperativistas como los que durante 85 días entre abril y julio del año pasado acamparon en la Cuesta de Moyano pidiendo un impulso a sus residencias recobren la esperanza. La historia interminable que desde hace años les trae de cabeza lo parece ahora un poquito menos.