Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los empresarios siguen reclamando el corredor mediterráneo tras la promesa de Fomento

El 'lobby' Ferrmed aplaude las obras anunciadas por el ministerio, pero avisa de que generarán "sufrimiento"

El AVE de Valencia.
El AVE de Valencia.

El anuncio del Ministerio de Fomento garantizando la instalación en el verano de 2019 de la doble vía de ancho europeo en el tramo ferroviario entre Castellón y Vandellós (Tarragona) no ha hecho bajar la guardia reivindicativa al tejido empresarial valenciano. Alrededor de un centenar de empresarios han lanzado este lunes en Castellón un mensaje unitario: el anuncio de Fomento es “una magnífica noticia y vamos a defenderla”, pero también “a conseguir que se cumpla, que es nuestro objetivo”. “Reivindicar que se haga y no sólo que se diga, y que se cumplan las fechas comprometidas. Que no crean que nos lo ha dicho y nos vamos a estar callados”, ha explicado Federico Félix, presidente de Pro-AVE.

La reunión celebrada en un céntrico hotel de Castellón y que se ha prolongado alrededor de dos horas ha abordado la realidad del corredor mediterráneo desde la perspectiva de exportadores, productores e industriales y su importancia para el desarrollo económico y social, tanto de la Comunidad Valenciana como del conjunto de España.

En ella también se ha puesto sobre la mesa el precio que habrá que pagar para conseguir el objetivo de la doble plataforma de ancho internacional, que permitirá a los trenes que circulen por territorio español seguir viajando por Europa sin necesidad de cambiar de vía una vez rebasen la frontera francesa. “Miren la cantidad de obras que tendremos que tener a la vez, en un margen de dos años y sobre vías por las que circulan trenes; vamos a sufrir muchísimo”, ha advertido el ingeniero y secretario adjunto de Ferrmed, Francisco García Calvo.

A pesar de todo, defiende que el fin lo justifica. “Lo que nos conviene a todos, desde Murcia a Tarragona, es el ancho internacional, eso no tiene discusión. Que habrá anchos que no son internacionales y será necesario modificarlos, pues mire, todas las cosas que progresan tiene su lado negativo”, ha argumentado el presidente de Pro-AVE.

Al encuentro han asistido también representantes del sector agrícola, como la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA) y La Unió de Llauradors i Ramaders; de la Cámara de Comercio de Castellón, del puerto o de la industria cerámica, con el presidente de la patronal azulejera Ascer, Isidro Zarzoso, a la cabeza. Este último no ha dudado en señalar que pocas infraestructuras “han aunado un nivel de consenso y de apoyo tan alto por parte de todos los sectores y de todos los territorios” como la del corredor mediterráneo, que ve clave para la industria cerámica. Reconoce que las dificultades para el transporte de mercancías por ferrocarril empiezan a pasar factura: “Después de más de un año de trabajo con un gran operador logístico, ha fracasado recientemente un proyecto para exportar baldosas a Alemania y traer de retorno arcillas”, ha lamentado.

Así, además de ratificar que el tejido empresarial seguirá en sus 13 hasta que “en la fecha mágica de 2020” la doble plataforma sea una realidad, el acto de este lunes ha servido para analizar también los pros y los contras que llevará aparejado el cambio de criterio de Fomento, que hasta la fecha había abogado por la opción del tercer hilo.

El secretario adjunto de Ferrmed ha señalado en su intervención que los más perjudicados por esta nueva apuesta ministerial será el puerto de Castellón, los operadores privados y la propia Renfe, “porque por aquí no podrán pasar trenes de ancho nacional, aunque lo lógico es que se haya pensado en una alternativa”, ha dicho.

Volverán las molestias para los pasajeros. Y es que, según ha recordado el representante de Ferrmed, en el tramo Valencia-Castellón se contempla la instalación de un tercer carril en la otra vía que quedaba: “Otra vez a sufrir bien, pero una vez pasado, tendremos vía de ancho internacional desde Valencia hasta la frontera con Francia”, ha añadido.

En el plano opuesto, el de los pros, figura la media hora que se ganará en los traslados de pasajeros de Valencia a Barcelona, pues de Valencia a Tarragona se irá en ancho nacional y en Tarragona habrá un cambio de ancho de eje para sumarse a la plataforma del AVE y de ahí seguir hasta Barcelona, pudiendo circular a 300 kilómetros por hora en los últimos 70 kilómetros. “Pero esa media hora menos es ponernos en los años 1997 a 2000, cuando se inauguró el Euromed, que es lo que tardaba…”, ha matizado. También figura entre los puntos positivos la conexión ferroviaria de todos los puertos.

A juicio del representante de Ferrmed, en el horizonte 2020 podemos tener “AVE auténtico, en ancho internacional, en Murcia, Monforte, La Encina, Valencia y de aquí hasta la frontera francesa. Principios de 2020 es la fecha mágica”. Hasta entonces, habrá que implementar cambios de ancho de vías, ejecutar circunvalaciones, instalar tercer carril en otros tramos, y capear todas estas obras con el paso de trenes, “y para mí eso no cuadra”. “Vienen muchas obras a la vez, y en dos años. Hay que empezar a quitar trenes y desviar –viajeros- a autobuses, o vamos a sufrir mucho”, ha concluido.

Más información