Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento de Madrid estudia exportar el corte de la calle Galileo a otros distritos

Al Consistorio le han llegado peticiones para implantar peatonalizaciones parciales desde Retiro, Arganzuela y Chamartín

Los concejales del Ayuntamiento de Madrid Inés Sabanés y José Manuel Calvo.
Los concejales del Ayuntamiento de Madrid Inés Sabanés y José Manuel Calvo.

El Ayuntamiento de Madrid, dirigido por Manuela Carmena, estudia exportar las restricciones al tráfico aplicadas en un tramo de la calle de Galileo a otros distritos, como Retiro, Chamartín y Arganzuela. Así lo anunció este lunes el subdirector de Movilidad del Ayuntamiento durante un desayuno informativo en el que explicó que el corte "piloto" de la calle de Galileo se enmarca en un proyecto llamado Chamberí Zona 30, que será evaluado a lo largo de este año.

El Subdirector de Movilidad Sostenible, Carlos Corral, reveló este lunes que al Ayuntamiento le han llegado peticiones para implantar el modelo de peatonalización parcial desde distritos como Retiro, Arganzuela y Chamartín. Se trataría de un plan de "racionalización" del espacio público sin plazos establecidos. El de la calle de Galileo es un proyecto reversible, que "se evaluará dentro de un año", recordó el técnico, quien confirmó a EL PAÍS que el gobierno local está analizando la posibilidad de exportarlo a otras zonas del centro de la capital.

El tramo de la calle de Galileo fue peatonalizado la semana pasada, como parte de un diseño de urbanismo "experimental" destinado a crear nuevas zonas de uso público en vías que no son de paso. Entre las calles Fernando Garrido y Meléndez Valdés, el Ayuntamiento quiere colocar mobiliario urbano y jardinería, tras habilitar un carril para las bicis y abrir el espacio a actividades lúdicas y de ocio. Los coches tienen prohibido el paso.

Decenas de vecinos protestaron el pasado día 12, tras el cierre de la vía, delante del concejal de distrito, Jorge García Castaño. Una asociación de residentes del barrio de Chamberí —El Organillo— emitió ese mismo día un duro comunicado en el que aseguró que cortes como el de Galileo "crean problemas donde nadie ha pedido soluciones". El PP y Ciudadanos también critican la iniciativa.

El proceso participativo que desembocó en la elaboración del diseño de peatonalización de la calle de Galileo fue elaborado por una empresa cuyos socios participaron en la redacción del programa de gobierno de Ahora Madrid. El coste del proyecto fue de unos 18.000 euros (IVA incluido) y se adjudicó a través de un contrato menor: una vía legal que permite sortear el concurso público adjudicando la obra de manera discrecional.

El gobierno local, que orbita en torno a Podemos, destaca la profesionalidad de la adjudicataria y afirma que la elección de esa sociedad fue cosa del subdirector de movilidad. En la votación para la elaboración del plan participaron en total 38 vecinos, aunque el Consistorio sostiene que los encuentros con ellos fueron varios.

El Ayuntamiento defiende que el proyecto piloto es "reversible" y que sus efectos se estudiarán a lo largo del periodo máximo de un año. Considera que el corte de la calle de Galileo, así como las actuaciones teóricamente previstas en otras ocho calles de la zona, responden a un diseño innovador inspirado en ciudades como Nueva York o Amsterdam.

Chamberí Zona 30 es un proyecto incluido en el plan de calidad del aire del Ayuntamiento, anunciado en el pasado mes de febrero. Este plan contempla, en sus líneas generales, incrementar los carriles bicis (hasta 130 nuevos kilómetros durante el mandato de Carmena) y crear una gran zona de prioridad residencial en todo el distrito centro en 2018. En cuanto a Chamberí, en los últimos meses se han reducido los carriles de las calles de Santa Engracia y Vallehermoso.

La concejala de Medio Ambiente, Inés Sabanés, enfatizó este lunes que el gobierno apuesta por "poner en el centro del debate la salud, y no el coche". El delegado de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, agregó que el modelo de viabilidad existente "no es sostenible" y que "para luchar contra el cambio climático, la ciudad tiene que adaptarse".

Más información