Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una plataforma intenta restaurar el nombre de 11 colegios de la Segunda República en Madrid

La medida, que se ampara en la Ley de Memoria Histórica, depende del Gobierno de Cristina Cifuentes

Alumnos del colegio Alfredo Calderón que luego se convirtió en Padre Poveda. Ampliar foto
Alumnos del colegio Alfredo Calderón que luego se convirtió en Padre Poveda.

Podemos, Izquierda Unida y los sindicatos (CCOO y UGT) han firmado esta tarde la constitución de una plataforma, impulsada por colectivos vecinales y pedagogos, que pretende reinstaurar el nombre de 11 colegios madrileños construidos durante la Segunda República -entre 1933 y 1936-, que lo perdieron con la llegada del régimen franquista. Una portavoz del PSOE, que no ha recibido la documentación, afirma que el partido tiene intención de sumarse.

La decisión de la restauración de los nombres depende de la presidenta regional Cristina Cifuentes. Desde la Consejería de Educación se afirma que la "Comunidad estudiará todos los casos de petición de cambios de nombres de centros que lleguen por los cauces establecidos". Y que sólo ha recibido hasta ahora una demanda particular para un centro.  Estos cauces son el paso de la medida por los consejos escolares de los centros. Se necesita, además, el aval del Ayuntamiento que apoya la propuesta.

 El franquismo aniquiló el innovador modelo pedagógico y represalió o fusiló a cientos de maestros.  Una orden del Ministerio de Educación Nacional exigía en 1938 denominar las escuelas en "memoria de los héroes que dieron su vida por la defensa de ideales de la Nueva España". Ello suponía honrar a: "1) figuras representativas de nuestro Movimiento Nacional, 2) Hombres ilustres por su valer y significación nacional, 3) Héroes de nuestra Cruzada y 4) Maestros muertos en campaña o asesinados por los rojos". Así el colegio Pablo Iglesias, en reconocimiento al padre del PSOE, se dedicó a la reina Isabel la Católica; el del pintor Joaquín Sorolla al pedagogo Rufino Blanco o el 14 de abril (fecha de proclamación de la Segunda República)  a José Calvo Sotelo, ministro de Hacienda con Primo de Rivera.

La Plataforma Madrileña por los Colegios de la Segunda República se ha propuesto "restituir el nombre legitimo, que no cambiar" de 11 centros de Madrid capital. La idea partió hace dos años de los vecinos del barrio de Pacífico, que deseaban recuperar la nomenclatura del colegio José Calvo Sotelo.  Antonio Colina, presidente de Amigos del Grupo Escolar 14 de Abril -como se llamaba antes la escuela- cuenta que se organizó un "acto masivo" de reconocimiento de su labor educativa y el movimiento restaurador se extendió a los distritos de Latina, Chamartín y Tetuán, que también disponen de instituciones educativas de esa época.

Animados por la respuesta ciudadana, los vecinos se reunieron con Paca Sahuquillo, presidenta de la Comisión de Memoria Histórica del Ayuntamiento de Madrid, que les aconsejó agruparse como plataforma. Los promotores consideran que la restablecimiento de los nombres se ajusta a la Ley de la Memoria Histórica aprobada por José Luis Rodríguez Zapatero en 2007. El Consistorio, que mantiene los colegios de la capital, no tiene potestad para hacer el cambio de nombre que impulsa. La plataforma aspira a que Mauricio Valiente, concejal de Derechos Humanos y miembro de Izquierda Unida, impulse que en los colegios una placa recuerde a los hombres que antes le dieron nombre.

Isabel Galvín, de la Federación Regional de Enseñanza de CCOO, asegura que su sindicato a título individual ya ha exigido la restauración pero que ha sido "parada" por el Gobierno de Cifuentes. Desde la consejería

En la rueda de prensa celebrada esta mañana, Ana Sánchez de la Cova, de UGT, y José Luis Pazos, de la federación de asociaciones de padres Ginés de los Ríos,  ha reivindicado que también se vuelva al modelo educativo de la época que promulgaba la escuela laica, la democracia, el contacto con el entorno o la igualdad entre sexos en el aula. "El futuro no se puede proyectar sin la memoria", argumenta José Luis Gordo, presidente de la fundación consagrada al innovador pedagogo Ángel Llorca. "Hay que recuperar una pedagogía que responde más a las necesidades humanas que del mercado".

Recuperar el patrimonio de las escuelas

La plataforma se plantea que los colegios construidos durante la Segunda República —30 en la capital— recuperen también su legado histórico. “El patrimonio forma parte de su identidad como colegio: el mobiliario (vitrinas, pupitres), las fotos, libros, instrumentos de laboratorio o los manuales, que eran de consulta no de texto”, enumera José Luis Gordo, presidente de la Fundación Ángel Llorca. Este pedagogo construyó muebles ergonómicos para el colegio Cervantes de Cuatro Caminos.

Grupo escolar Jaime Vera (1923-1929) en Madrid
Grupo escolar Jaime Vera (1923-1929) en Madrid