Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Espaldarazo del gobierno al museo Miró de Mont-roig

Desbloqueado el proyecto de rehabilitación de la icónica Masía, que se inaugurará en 2018, con dos años de retraso

Visita de la ministra Soraya Sáenz de Santamaría a la masia de Miró en Mont-Roig.
Visita de la ministra Soraya Sáenz de Santamaría a la masia de Miró en Mont-Roig.

El refugio de Joan Miró en Mont-roig del Camp (Tarragona) se abrirá al público. Por fases y con dos años de retraso respecto a lo prometido cuando la Fundació Miró se propuso cerrar el triángulo (Barcelona, Palma, Mont-roig) que dibuja el trayecto vital del pintor pero, finalmente, el museo rural mironiano se convertirá en realidad. La vicepresidenta del gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha firmado hoy el compromiso que desbloquea el proyecto, al garantizar la "colaboración" entre el gobierno de España y la fundación que gestiona el legado del artista. No hay concreción del aporte económico que correrá a cargo del Estado pero sí hay fecha para la inauguración: 20 de abril de 2018, justo cuando se cumplirá el 125 aniversario del nacimiento del artista.

Miró llegó a Mont-roig cuando tenía 18 años. Presentaba una salud delicada, sufría fiebre tifoidea, y sus padres decidieron mandarlo a pasar una temporada al campo, a una masía que acababan de comprar. Aquel era, entonces, un entorno tranquilo y sosegado, lejos del nido de carreteras y de vías de tren que rodean hoy la casa. Miró desarrolla en Mont-roig el interés por la tierra, por el entorno natural y el gusto por los objetos cotidianos, un apego que será el trasfondo de algunas de sus investigaciones técnicas y formales.

En Mont-roig, mecido por la brisa marina y cobijado por la Mare de Déu de la Roca, pinta La Masía, una de sus obras más conocidas y que hoy luce en la National Gallery de Washington. Aquella que pintó era una casa viva, colorida, dinámica y briosa, nada que ver con el estado de dejadez que ha sufrido durante años. Los herederos de Miró y el Ayuntamiento de Mont-roig se propusieron sanear el espacio y sacarlo del anonimato. El embrión de la rehabilitación data de 2010 pero el plan ha ido sufriendo sucesivas demoras. El espaldarazo del gobierno se plantea como un empujón definitivo. La primera fase de las obras está presupuestada en 400.000 euros, 159.000 euros de los cuales corresponden a una subvención de la Generalitat. Los herederos del pintor aportaron 700.000 euros iniciales para poder empezar a hacer viable el proyecto. Además, ya han recogido más de 600.000 euros adicionales de aportaciones privadas. Joan Punyet, nieto de Miró, valora la inyección que la reforma de la casa supone para aportar "riqueza cultural, económica y social" al Camp de Tarragona. "El universo mironiano" se gestó en Mont-roig del Camp, cuenta el nieto. La vicepresidenta del gobierno aplaudió el acuerdo y, haciendo referencia al logotipo de Turespaña, que el artista diseñó en 1983, señaló que "el sol de España luce más que nunca".