Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El fiscal pide seis años para un policía envuelto en una pelea al salir de una discoteca

El ministerio público emplaza al Ministerio de Interior como responsable civil en la causa

Agente de la policía en instalaciones del Ministerio del Interior.
Agente de la policía en instalaciones del Ministerio del Interior.

El tribunal de la sección segunda de la Audiencia de A Coruña juzgará este martes a dos acusados de agredir a un joven a la salida de una discoteca de la ciudad, uno de ellos policía nacional, y al que le diagnosticaron varias fracturas cerebrales como consecuencia de los golpes. Para ambos procesados la fiscalía solicita una pena de seis años de prisión por un delito de lesiones con alevosía y el pago de una indemnización por la que en el caso del agente respondería la Dirección General de la Policía como responsable civil subsidiaria.

Los hechos se remontan a la madrugada del 9 de agosto de 2014 cuando el agente acompañado de unos amigos se encontraba en el interior de un pub de A Coruña donde “tuvieron un encontronazo verbal con otro grupo de chicos y chicas”, según el relato del fiscal. Después de abandonar el local, en torno a las cinco de la madrugada, ambos grupos se volvieron a encontrar a la altura del cruce de cebra por el que se accede al centro comercial Los Cantones Village y el casino, cuando se desató una discusión que acabó en una pelea entre ellos.

Dice el fiscal que “aprovechando” que uno de los jóvenes de las dos pandillas implicadas estaba discutiendo con una chica (aunque no consta que esta requiriese ningún tipo de asistencia médica y no llegó a denunciar), uno de los acusados golpeó en la cabeza y por sorpresa a S.S.G, “con un objeto contundente, tipo puño americano”. El joven agredido cayó al suelo por el fuerte puñetazo recibido donde fue nuevamente “golpeado con múltiples patadas por ambos encausados”, sostiene el representante del ministerio público en su escrito de acusación.

Como consecuencia de la agresión, la víctima precisó de 19 días de hospitalización y otros 78 días para su completa recuperación por lo que el juzgado de instrucción número 8 de A Coruña abrió una investigación que concluyó con la apertura de juicio oral para los acusados después de que la fiscalía presentase acusación en febrero del pasado año.

Según el parte médico del hospital, el joven requirió de una intervención quirúrgica de reducción y fijación de la fractura del maxilar izquierdo y cirugía láser en la órbita ocular por lo que le quedaron varias cicatrices con ligera deformación estética. La factura del Servizo Galego de Saúde ( Sergas) superan los 12.500 euros cuyo pago reclama la fiscalía a ambos acusados.

En su calificación provisional de los hechos, el fiscal Juan Antonio Frago plantea como acusación alternativa un delito por omisión de socorro del policía en el caso de que el tribunal no considerase acreditada la participación directa del agente en la agresión. En todo caso, cree el fiscal que estando presente en el momento de sufrir la agresión la víctima, el policía “no hizo nada por impedirla o atrapar a alguno de los autores”.

En caso de apreciarse el hecho alternativo de la comisión de un delito por omisión, la pena solicitada para el agente sería de 24 meses de multa, a razón de 15 euros diarios, y dos años de inhabilitación especial para ejercer sus funciones de policía nacional.