Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un verano sin convenio de hostelería en Cataluña

CC OO y UGT denuncian que los avances en las negociaciones con la patronal son inexistentes

Hace seis meses que venció el convenio de hostelería, que regula las condiciones laborales de unos 280.000 trabajadores en Cataluña, y no hay visos de que haya un nuevo acuerdo en el corto plazo. CC OO y UGT denuncian que los avances en las negociaciones con la patronal son inexistentes. El principal escollo es el modelo de externalización en el sector, especialmente en las camareras de piso. La Confederación Empresarial de Hostelería, Restauración y Apartamentos Turísticos de Cataluña y el Gremio de Hoteles declinaron explicar su posición.

Protesta en Barcelona por la falta de convenio en la hostelería.
Protesta en Barcelona por la falta de convenio en la hostelería.

El año pasado, Cataluña recibió más de 19,1 millones de visitantes, la cifra oficial de Idescat. No para de crecer desde 2013, cuando se firmó el anterior convenio. Estos visitantes realizaron un total de 55,3 millones de pernoctaciones en hoteles, apartahoteles, pensiones o fondas. Otro récord, en una de las cifras más importantes, la del gasto que hace cada turista: para el primer trimestre de este año, el INE calcula que fueron 173 euros por día.

“El turismo es uno de los sectores que mejor ha aguantado la crisis, es una gran fuente de riqueza y tenemos derecho a recibir la parte que nos corresponde de esos récords que se baten año tras año”, explica Jesús Lodeiro, de UGT. La patronal y los sindicatos se han reunido cinco veces en lo que va de año y los trabajadores critican la poca voluntad de negociación. “Quieren dejar pasar la temporada para ahorrarse lo que puedan”, denuncia Lodeiro. El ajuste salarial es retroactivo pero los sindicatos ven más difícil su cobro en el caso de los empleados que solo trabajan la temporada.

Tanto CC OO como UGT piden un incremento salarial “por encima del 3%”, una cantidad que calculan realista y acorde al éxito del turismo. Esteban Sanabria, secretario de Negociación Colectiva de CC OO, cree que también es necesario un incremento vinculado a la productividad y los resultados.

Además, la inflación vuelve a ser un problema en la mesa de negociaciones, tras años de caída de precios. Las negociaciones marco de la CEOE y de los sindicatos a nivel español para el aumento de las retribuciones están en una horquilla entre el 2,5% y el 3% pero aún no hay nada Pero el punto más espinoso del desencuentro entre las dos partes es la externalización a empresas integrales de servicios de labores que consideran básicas en los establecimientos hoteleros. Tal es el caso de las camareras de piso. Mientras que por convenio tendrían que cobrar unos 1.200 euros brutos, las empresas integrales se rigen bajo convenios de empresa que reducen las retribuciones hasta los 700 euros o incluso menos.

Los sindicatos calculan que el 40% de la actividad del personal que se encarga de arreglar las habitaciones está externalizado. “Las camareras de piso o los servicios de restauración son parte intrínseca del servicio hotelero. Queremos que el convenio recoja unos criterios muy específicos sobre la externalización”, explica Sanabria. Sí habría margen para otros trabajos dentro de los hoteles, como por ejemplo, la jardinería o los servicios de seguridad. UGT, por su parte, defiende el principio de “a igual trabajo, igual sueldo”.

CC OO y UGT ya han hecho concentraciones frente a la patronal y no descartan seguir la escalada de manifestaciones para presionar por la firma del convenio, todo a la puerta de un verano que promete una vez más pulverizar todos los récords. “Es muy complejo hacer huelgas en este sector”, acepta Lodeiro.

De esta discusión están al margen las autodenominadas Kellys, la asociación de camareras de piso de hotel que se presentó oficialmente en Barcelona el otoño pasado. El movimiento ha pedido reuniones con los dos sindicatos y la patronal para conocer las negociaciones, a las que no pueden acceder por no ser una representación formal de los trabajadores. “Queremos saber realmente qué pasará con las externalizaciones, sentimos que hay un ocultismo en este tema”, critica Isabel Rodríguez, su portavoz.

Sanabria también espera que a través del convenio se plantee la regulación de la subrogación del personal de restauración, con tal de que sea una garantía de condiciones laborales y de mantenimiento del trabajo. Este instrumento, defiende el sindicalista, serviría para casos como el del concurso de AENA para los establecimientos de restauración en El Prat.