Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alcalá tendrá un único carril por sentido entre Ventas y Arturo Soria

El Ayuntamiento instalará un carril bici en el recorrido ascendente, donde la pendiente es muy pronunciada

Gran afluencia de tráfico en la calle de Alcalá a la altura de la parada de metro de Quintana, este sábado.
Gran afluencia de tráfico en la calle de Alcalá a la altura de la parada de metro de Quintana, este sábado.

El Ayuntamiento de Madrid tiene previsto reformar en 2018 la parte norte de la calle de Alcalá, entre la M-30 y Ciudad Lineal, para crear un carril bus, mejorar el espacio peatonal ampliando las aceras e instalar un carril bici en el recorrido ascendente, donde la pendiente es muy pronunciada. Esta modificación reducirá el espacio destinado a los coches y conllevará que, en muchos tramos, solo haya un carril por sentido destinado al tráfico de vehículos. La reforma, que afectará a unos tres kilómetros de la vía, forma parte de los nuevos itinerarios ciclistas incluidos en el Plan A de Calidad del Aire y se explicará con detalle hoy.

El proyecto del Área de Desarrollo Urbano Sostenible pretende dar continuidad a las actuaciones llevadas a cabo este año, cuando —entre otras medidas— se han reformado los bulevares y la calle de Santa Engracia para reducir el tráfico de los vehículos privados y facilitar la movilidad peatonal y ciclista y se han creado 30 kilómetros de nuevos carriles bici.

La actuación prevista en el norte de la calle de Alcalá, una de las principales vías de la capital, se concentra en su mayor parte en el distrito de Ciudad Lineal. Según el Ayuntamiento, las obras —que comenzarán en el primer trimestre de 2018—, tienen como objetivos la ampliación del espacio peatonal y la mejora de frecuencias del transporte público, con la creación de carriles bus “en los puntos especialmente problemáticos por el número de líneas que confluyen”, con lo que se espera que aumente la velocidad media de los autobuses. Otro de los objetivos es el aumento de los desplazamientos ciclistas, a través de la creación de ciclocarriles (tramos de la calle donde los coches tiene como límite los 30 kilómetros por hora), y de un carril bici segregado en la zona de subida con máxima pendiente.

En suma, se pretende reducir el espacio destinado a los coches para rebajar así la velocidad de los vehículos y eliminar lo que el Consistorio llama el tráfico de paso, es decir, el uso de la vía por parte de quienes no son vecinos de la zona. “El tráfico de paso se desincentiva por la reducción del espacio destinado a los coches y por el incremento de pasos peatonales que no hacen atractivo el empleo de esta vía para aquellos usuarios que no tengan su origen o destino de viaje en este entorno”, explica el proyecto municipal.

Nuevo carril bici de los bulevares. ampliar foto
Nuevo carril bici de los bulevares.

El plan contempla también prohibir 11 de los 15 giros a la izquierda existentes en la actualidad, con lo que solo se mantendrían aquellos donde gira el autobús y los que sirven para que los vecinos entren en cada manzana. Según el diagnóstico municipal, en la actualidad estos giros son uno de los principales problemas de congestión en la calle.

La idea en estos tres kilómetros de calle es ampliar “notablemente” las aceras entre tres y siete metros, sobre todo en el tramo entre las estaciones de metro de Quintana y Ciudad Lineal, donde la afluencia de peatones es mayor. En estos espacios se aumentará también el número de árboles. El proyecto pretende además poner más pasos de peatones, que en la actualidad se encuentran muy separados unos de otros, y establecer “medidas para calmar el tráfico en el entorno de la plaza de Quintana”. Por último, se reubicarán en calles transversales nuevas plazas de carga y descarga y para personas con movilidad reducida.

El delegado de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, y la delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, explicarán  en detalle este proyecto y los futuros itinerarios ciclistas en una rueda de prensa este lunes.

Una reforma similar a la de Gran Vía

Así será la reforma prevista para la Gran Vía.
Así será la reforma prevista para la Gran Vía.

El proyecto del tramo norte de la calle de Alcalá es similar al presentado a finales de mayo por la alcaldesa, Manuela Carmena, para la Gran Vía. Carmena explicó entonces que en la Gran Vía también se ampliarán las aceras, eliminando un carril por sentido, de manera que la sección estará constituida por un carril de circulación general y un carril bus por sentido; se incrementará el número de pasos de peatones y se creará un carril bici ascendente desde plaza de España hasta la de Callao. Los trabajos en ambos proyectos (Gran Vía y Alcalá) están previstos para el primer trimestre de 2018.

Más información