Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El alcalde popular de Vilariño de Conso, condenado por enchufismo

Ventura Sierra deberá hacer frente a una inhabilitación de siete años en la recta final de su carrera política

Ventura Sierra, a la derecha, con el conselleiro José Manuel Rey.
Ventura Sierra, a la derecha, con el conselleiro José Manuel Rey.

El veterano alcalde de Vilariño de Conso (Ourense), Ventura Sierra, del PP, ha sido condenado a siete años de inhabilitación por un delito de prevaricación. La Audiencia Provincial considera probado que el regidor, que gobierna desde 1979 un municipio de 400 vecinos con un presupuesto de más de 1,6 millones de euros anuales, empleó a dedo en el Ayuntamiento entre 2012 y 2013 a 29 vecinos saltándose todos los trámites legales de los que había sido advertido por la secretaria municipal.

“Nunca pensé que los reparos tuvieran tanta trascendencia. Me pesaba más la gente de Vilariño de Conso”, se defendió en el juicio el regidor. El fiscal pedía para él cinco años de cárcel y 14 de inhabilitación más multa de 6.480 euros por los delitos de tráfico de influencias, del que ha sido absuelto, y prevaricación.

Sierra, captado por el primero de los Baltar en 1995 para el PP cuando ostentaba ya el cargo elegido por las siglas del PSOE, reconoció en el juicio que quería favorecer a los vecinos del municipio “que tenían problemas” económicos y puntualizó que nunca había levantado los reparos de la secretaria “para beneficio propio”. La Audiencia de Ourense considera probado que eligió a los trabajadores prescindiendo de bases de contratación, publicidad, o algún tipo de prueba, incumpliendo los requisitos legales de convocatoria pública de concurso-oposición que garantizase “los principios constitucionales de igualdad, mérito y capacidad, así como el de publicidad".

La Audiencia lo absuelve del delito de falsedad que solicitaban la Fiscalía y la acusación popular por entender que se traduce “en la remisión a la oficina del Inem de los formularios de selección del personal faltando a la verdad al hacer constar en los mismos, mediante la consignación de una serie de códigos, datos que no se correspondían con la realidad”. Sostiene en este punto que no ha resultado debidamente acreditado que el regidor participara “ni en la confección de tales documentos ni en la remisión de los mismos a sabiendas de que contenían datos falaces”.

Respecto a la petición de condena al pago de 6.480 euros, señala que el ejercicio de la acusación popular por personas o entidades que no han sido directamente afectadas por los hechos delictivos “nunca puede dar origen al pago o resarcimiento de las costas originadas por su actuación procesal”.

El alcalde. que abandonó la militancia en el PP “por el bien del partido” en cuanto se le abrió juicio oral, se mantuvo al frente de la alcaldía hasta ahora. Sierra, de 74 años, sigue los pasos de su antiguo líder político, José Luis Baltar, inhabilitado también para desempeñar cargos púbicos por otro delito de prevaricación, igualmente relacionado con el enchufismo. Como a Baltar, la condena le llega al término de su carrera política.