Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Síndic alerta de fraudes en el proceso de admisión escolar en Barcelona

Ribó ve irregularidades en el acceso a tres escuelas con alta demanda

Alumnos en una clase de un colegio de Barcelona
Alumnos en una clase de un colegio de Barcelona

El Síndic de Greuges, Rafael Ribó, alertó este jueves de irregularidades en el proceso de preinscripción escolar en tres colegios con alta demanda de alumnos en Barcelona. El defensor del pueblo catalán constató que ha existido “mala praxis” tanto por parte de familias como de la dirección de algunos centros y reprochó al Consorcio de Educación de Barcelona “no combatir suficientemente estas irregularidades”. Ribó exigió medidas disciplinarias por las irregularidades detectadas, como el fraude en el empadronamiento —se dan puntos por proximidad— o la ampliación injustificada de ratios en algunos cursos cuando hay plazas vacantes en otros centros cercanos.

El Síndic detectó que muchas familias han hecho cambios de residencia del padrón meses antes de iniciar el proceso de admisión de los alumnos y luego, cuando la Policía Local realiza la comprobación de la residencia, se demuestra que no viven en el domicilio indicado en la solicitud de admisión.

En el centro público Costa i Llobera, el Síndic pidió datos de 27 alumnos que tenían puntos por proximidad y sin hermanos en el colegio. Ribó detectó que más del 50% de ellos habían realizado movimientos en el padrón antes de iniciar el proceso de admisión. Tras la comprobación de la Policía Local, varias familias, a juicio del Síndic, no podían acreditar que vivían en la residencia indicada pero el Consorcio no penalizó a ninguna.

En la escuela concertada Súnion, ocurrió más de lo mismo. De 39 alumnos con puntos de proximidad y sin hermanos en el centro, la mitad habían hecho cambios en el padrón antes de la preinscripción escolar. La comprobación policial tampoco evidenció que las familias viviesen allí pero en Consorcio cerró los expedientes abiertos sin penalizaciones. Además, en este mismo centro y el colegio concertado Montserrat, el Consorcio autorizó, según el Síndic, ampliaciones de ratio en primero de ESO y P3 respectivamente pese a que había centros con plazas vacantes en la zona.

El Síndic pidió que se abra un expediente informativo a la presidencia de la Comisión de Garantías de Admisión de Barcelona por haber autorizado, “sin justificación”, ampliaciones de ratio sin respetar la lista de espera. Asimismo, exigió que se abra otro expediente a la dirección de los dos centros por pedir incrementos de ratio porque estos hechos son “una clara vulneración del derecho a garantizar el acceso al sistema en condiciones de igualdad”.

Por su parte, el Consorci defendió que ha tomado las medidas pertinentes para asegurar la igualdad de oportunidades y la transparencia en el proceso de preinscripción escolar y que “ha actuado en todos los casos en los que había evidencia” de fraude.