Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El propietario de un bar acepta ocho meses por no dejar entrar a niños con síndrome de Down

Al no tener antecedentes, no ingresará en prisión

Exterior del pub de Lleida denunciada.
Exterior del pub de Lleida denunciada.

El propietario del pub Fissure de Lleida que ha vetado en dos ocasiones la entrada a jóvenes con síndrome de Down, ha acordado hoy con la Fiscalía una rebaja de pena y ha aceptado ante el juzgado número tres de Lleida los hechos. Según ha anunciado la Fiscalía, el acusado ha aceptado ocho meses de prisión por un delito de discriminación aunque, al no tener antecedentes no ingresará en prisión. El pacto se hará efectivo el próximo 27 de junio, día en que se ha fijado la vista rápida para cerrar el caso.

La asociación Down Lleida denunció el pasado 9 de abril al dueño del pub Fissure de Lleida por discriminar y no dejar entrar en el local a un grupo de jóvenes con discapacidad intelectual que había acudido a divertirse, dos fines de semana seguidos, en concreto los días 31 de marzo y 8 de abril.

En este sentido, la patronal catalana de la hostelería y el ocio nocturno, FECASARM, consideró que lo ocurrido en Lleida vulneraba la Ley de Espectáculos y merecía una disculpa. Asimismo, Down España respaldó la denuncia presentada por Down Lleida ante lo que calificó de "nuevo y flagrante caso de discriminación" hacia discapacitados intelectuales, a los que se negó la entrada en el pub Fissure, de Lleida.

Posteriormente, el juzgado de lo Penal número 3 de Lleida admitió a trámite la querella contra el propietario del pub por prohibir la entrada a un grupo de jóvenes con síndrome de Down, y fijó que compareciera ante el juez este 15 de junio.

La Fiscalía se querelló contra el bar de copas al considerar que se habían vulnerado los derechos de las personas con discapacidad intelectual.

Los Mossos d'Esquadra abrieron un acta el día de los hechos y desde la asociación Down Lleida denunciaron lo ocurrido tanto en los juzgados, como en el Departamento de Bienestar Social y en la Agencia Catalana de Consumo.

Más información