Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Colegio de Médicos inhabilita a un doctor por tratar a pacientes oncológicos con terapias alternativas

El facultativo, que sigue ejerciendo porque ha recurrido la sanción y todavía no hay sentencia judicial, administraba "agua de luz" para tratar un cáncer terminal

Pacientes en la sala de espera del CAP de La Mina
Pacientes en la sala de espera del CAP de La Mina

El Colegio Oficial de Médicos de Barcelona (COMB) ha inhabilitado a un médico que usaba terapias alternativas para tratar a pacientes oncológicos. Según el COMB, el médico administró un tratamiento llamado agua de luz a un paciente con un melanoma en fase terminal. El facultativo ha recurrido la sanción y continúa ejerciendo en su clínica privada a la espera de la resolución judicial del caso.

"El COMB ha inhabilitado a un médico durante un año y medio por unas actuaciones gravísimas, donde ha habido un engaño moral y una estafa económica", ha reconocido el presidente del Colegio, Jaume Padrós. El facultativo habría tratado a un paciente con un melanoma en fase terminal con una serie de terapias sin evidencia científica, como la llamada agua de luz —o con espectro de luz— que esparcía sobre el enfermo para mejorar su estado. También le practicaba otros procedimientos de dudosa eficacia, como limpieza arterial, rejuvenecimientos y magnetoterapia. El paciente, que ya presentaba un estadio avanzado de la enfermedad, terminó falleciendo. Padrós ha asegurado que, si hubiese seguido el tratamiento oncológico adecuado, "podría haberse beneficiado de terapias dirigidas que habrían aumentado su pronóstico de vida". El COMB ha declinado dar el nombre del médico para no entorpecer el proceso judicial.

"Le hizo firmar un consentimiento informado al paciente diciendo que los tratamientos convencionales son alternativos a los que él hacía", ha apuntado Padrós. Según el COMB, el facultativo "jugó con la confusión del diagnóstico y el tratamiento, pues el paciente era una persona joven que no aceptaba la enfermedad". Además, el colegio profesional ha reconocido que el facultativo tampoco tenía actualizados los conocimientos médicos necesarios. "No hubo seguimiento clínico ni pruebas médicas. Cuando había problemas graves no los sabía identificar ni tratar", ha añadido Padrós.

Pero no es este el único caso de mala praxis detectado por el COMB en el tratamiento de pacientes oncológicos. Padrós ha alertado de "un aumento importante" de médicos que emplean otros procedimientos sin evidencia científica como alternativos a las terapias contra el cáncer de eficacia testada. De hecho, en el último año, aparte de la inhabilitación del médico que trataba con agua de luz, el COMB también ha denunciado por intrusismo a otra persona que se hacía pasar por facultativo y ha abierto un expediente disciplinario a seis médicos por mala praxis. "Son casos en los que dicen públicamente que están haciendo tratamientos alternativos con pacientes oncológicos, médicos que han enviado pacientes a otros colegas que practican estas terapias alternativas o facultativos que en su web no dejan claro el carácter complementario de sus procedimientos", ha explicado Padrós. Todos los casos era consultas o clínicas privadas.

Complementarias, sí; alternativas, no


Por este aumento de casos detectados por el COMB, el organismo profesional ha publicado un documento de posicionamiento para aclarar a los médicos el procedimiento en los tratamientos a pacientes oncológicos. "La oferta de tratamientos o terapias alternativas no validadas científicamente es mala praxis", ha zanjado Padrós. El médico ha matizado que la clave esta en "la complementariedad" de los procedimientos: estas terapias sin clara evidencia científica están aceptadas como un complemento al tratamiento oncológico tradicional y testado científicamente. "La finalidad del documento es definir qué tienen que hacer los médicos. No es la finalidad del COMB determinar qué es ciencia y qué no. Los médicos están obligados a aplicar la evidencia científica siempre", ha remarcado el presidente del COMB.

Con todo, ha advertido, no todas las terapias son inocuas, aunque se vendan como naturales. "Hay casos de procedimientos que usan determinados principios activos que generan toxicidad en contacto con otros tratamientos oncológicos", ha alertado.