Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gaudí, en acción, sonríe a la cámara

Un documental de TV3 sobre la Sagrada Familia exhibe las únicas imágenes grabadas del arquitecto en movimiento en Montserrat en 1925

Antoni Gaudí sonríe al cámara de una película de 9,5 milímetros que le tomaron en 1925 en Montserrat.
Antoni Gaudí sonríe al cámara de una película de 9,5 milímetros que le tomaron en 1925 en Montserrat.

Un Antoni Gaudí sonriente se dirige caminando en dirección al cámara, cuando ya está a poca distancia de él se saca el canotier - sombrero de paja- en forma de saludo, y esboza una ligera sonrisa. Son las últimas imágenes de una filmación de aproximadamente un minuto de duración en las que aparece el arquitecto de la Sagrada Familia en movimiento. Está en una boda en la basílica de Montserrat en el año 1925 pocos meses antes de que muriera, el 10 de junio de 1926 atropellado por un tranvía en Barcelona. La secuencia forma parte del documental Sagrada Familia: compte enrere del programa 30 minuts que emitirá este domingo TV3 y que ha sido realizado por la periodista Roser Oliver y Carles Señalada sobre la recta final de las obras del templo que, según la última previsión, estará culminado en 2026.

“En realidad la grabación de Gaudí se incorporó cuando ya teníamos avanzado el documental” explicaba la periodista. “Se trata de una grabación de cuya existencia tuvimos noticia en TV3 hace más de 15 años y la habíamos intentado conseguir en otras ocasiones”, apuntó Eduard Sanjuan, director del programa. Gaudí aparece en varias tomas. Una de ellas a la salida del templo, en otras caminando con parte de los invitados a la ceremonia. Una de ellas es especialmente curiosa porque se ve al arquitecto pasando por delante del grupo, en plan cameo similar a las fugaces apariciones de Hitchcock en algunas de sus películas. Y es en la última toma donde se ve a Gaudí solo, caminando de forma pausada y mirando al cámara. En total, un minuto de grabación que tiene un valor muy especial porque fueron las últimas y únicas imágenes en movimiento del creador de la Sagrada Familia y otros edificios icónicos de Barcelona.

Gaudí asistía a la boda doble de una hija y un hijo de Joan Munné, un ebanista que trabajó con él en la Sagrada Familia  y con quien trabó relación porque era la persona que le llevaba en tartana con frecuencia desde el templo a la colonia Güell. “Las hijas de Munné solían coser los saquitos de perdigones con los que el arquitecto ideaba los contrapesos de la maqueta estereostática de la cripta. Y también le facilitaban las medias que le sirvieron para proyectar los arcos catenarios (que utilizó en varias de sus obras, como la Sagrada Familia o la Casa Milà)”, precisaba Oliver que se puso en contacto con el bisnieto de Munné, Frederic Fargas Texidó, que es entrevistado en el documental y en el que explica que las cintas de la grabación de la boda han estado 92 años en posesión de la familia Texidó.  “En los últimos años estaban en una nevera junto a las mermeladas”, dice el nieto de Rafael Texidó, que se casó en esa boda con una de las hijas de Munné, y que grabó a Gaudí con una cámara de 9,5 milímetros. En el documental, el nieto explica que era una persona muy aficionada al cine.

Hace 12 años, en 2005, otro equipo de TV3 contactó con la familia interesándose por las imágenes y les aconsejaron que las digitalizaran. Esa copia digitalizada se hizo en un laboratorio de París ese mismo año pero no llegaron a ser difundidas. La elaboración del 30 minuts sirvió para retomar la cuestión y la familia accedió a ceder esas imágenes para el documental. “Les aconsejamos que depositaran las cintas originales que todavía conservan en la Filmoteca de Catalunya”, comentó la autora del reportaje. La autenticidad de que el que aparece en las imágenes es Gaudí fue certificada por dos personas que conocieron al arquitecto; la religiosa Montserrat Rius –que limpiaba en la casa de Gaudí- y el historiador Josep Maria Garrut que le veía con frecuencia en Sant Felip Neri.

Una imagen muy parecida a la que cierra el documental pero en peores condiciones se exhibió hace dos años en el primer Congreso Mundial sobre Gaudí que se celebró en Barcelona. Se presentó como una fotografía inédita del arquitecto en Montserrat en 1925. Es decir, en la boda.

Al margen de la grabación de Gaudí, el documental muestra la evolución de las obras del templo en en la recta final con una amplia mirada con todo lo que ha ocurrido a lo largo de sus más de 100 años de su construcción. Pero especialmente en su recta final, desde todo el proceso de obtención de la piedra y de sus distintas procedencias hasta el complejo ensamblaje de las torres que actualmente están tomando forma poco a poco por su base: las de los cuatro evangelistas, la de Maria y la de Jesús. Con alguna novedad, como la entrevista al escultor Xavier Medina Campeny en su taller donde trabaja en las cuatro figuras que culminarán las torres de los evangelistas.

El documental también aborda la polémica vecinal en cuanto a las quejas por la transformación del barrio por el impacto de los miles de personas que a diario visitan el templo o lo contemplan desde la calle y la polémica sobre si se debe culminar o no lo que proyectó Gaudí en la fachada de la Glória: una escalinata de acceso que supondría el derribo, entre otros, del inmueble de pisos que levantó Núñez y Navarro en 1976, esquivando, con artes dudosas, la afectación ya prevista por el Plan General Metropolitano para ese terreno que aparece en el documental en una imagen poco vista: el solar vacío.