Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un policía fuera de servicio rescata a un adolescente que cayó de 10 metros de altura en Dénia

El agente impidió que el chico muriera ahogado

El equipo de rescate con el joven en la cala.  Policía Nacional
El equipo de rescate con el joven en la cala. / Policía Nacional

La rápida actuación de un policía nacional fuera de servicio ha evitado que un adolescente de 15 años pereciera ahogado tras caer a las rocas desde una altura de 10 metros en una cala de Dénia (Alicante). Los hechos ocurrieron el sábado por la tarde, pero se han conocido este martes después de que la comisaría provincial de Alicante lo haya hecho público.

El chico, que se encuentra ingresado en un hospital con diversas fracturas óseas, pero fuera de peligro, se encontraba realizando fotografías en la llamada Cala Tallada, una de las numerosas zonas acantiladas que jalonan el litoral norte de la provincia de Alicante. En un descuido, el chaval se precipitó al vacío y cayó en una zona rocosa batida con fuerza por el mar, mientras un amigo suyo pedía socorro.

El agente, que se encontraba en la zona fuera de servicio, logró descender hasta el lugar de la caída y poner a salvo a la víctima, que se encontraba “semiinconsciente y en estado de shock”, según las fuentes policiales. El policía logró arrastrarlo y colocarlo en un lugar seguro, en el interior de uno de los huecos de las rocas, e impidió de esta forma que se ahogara.

El adolescente tenía los brazos fracturados. El policía le prestó los primeros auxilios. Una hermana del funcionario tuvo que caminar por una senda hasta encontrar cobertura para avisar por teléfono a los servicios de emergencia. Al lugar del accidente se desplazaron efectivos del Consorcio Provincial de Bomberos y un equipo de Salvamento Marítimo que al final lograron evacuar al herido en una lancha, por mar, el único acceso posible.

Hasta la llegada de los servicios de rescate, el policía y varios amigos del accidentado utilizaron las camisetas y toallas que llevaban consigo para taparlo a fin de evitar que sufriera una hipotermia, pues estaba mojado y solo llevaba un bañador. El chico era presa de importantes temblores y el policía tuvo que controlar en todo momento sus constantes vitales.

La policía ha difundido esta mañana fotografías y un vídeo en el que se aprecia la complejidad complicado del rescate por el carácter accidentado del terreno y la imposibilidad de realizarlo por tierra. El chaval ingresó esa misma tarde en el hospital comarcal de Dénia con varias heridas sangrantes y los dos brazos fracturados, aunque fuentes policiales han precisado que se encuentra fuera de peligro.

Más información