Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Grupo Faustino y Eneko Atxa vuelan juntos

El cocinero con tres estrellas Michelín, Eneko Atxa, será el embajador internacional de bodegas como Campillo o Portia

Eneko Atxa y la consejera delegada de Faustino, Lourdes Martínez Zabala.
Eneko Atxa y la consejera delegada de Faustino, Lourdes Martínez Zabala.

Si Eleuterio llega a conocer a Eneko seguramente hubiera hecho lo mismo. Seguramente hubieran tendido un mantel en el corazón de alguno de los viñedos de Campillo en Laguardia, Álava, y después de visitar y tocar las uvas, ver su evolución, y probar algún grano, hubieran almorzado una o dos de las creaciones de Eneko. Sabores, olores, tierra y sus productos. Al final es lo que venden por separado, el Grupo Faustino con sus vinos y el tres estrellas Michelín, Eneko Atxa, con sus creaciones gastronómicas. Son dos marcas que comercializan experiencias. Ahora van a volar juntos por el mundo.

El Grupo Faustino ha elegido como embajador para su imagen exterior a Eneko Atxa. El cocinero y propietario del restaurante Azurmendi, situado en Larrabetzu (Vizcaya), y su apuesta por una cocina muy personal, va a acompañar a los vinos de Faustino para defender unos valores que comparten como la importancia del origen, las raíces y la tradición, el apego a la tierra y la búsqueda de la calidad para mejorar el producto final, pero sin que eso suponga renunciar a la innovación más radical. Juntos quieren conquistar los paladares del planeta. Esta mañana han firmado el acuerdo con una comida de maridaje entre los productos de unos y otros.

"El maridaje surgió de la relación personal entre ambos", ha descrito la consejera, Lourdes Martínez Zabala, en presencia del propio Atxa. "Así es", le ha respondido "nos conocimos primero como profesionales y después hemos creado este maridaje" entre gastronomía y enología. Detrás de ambos descansaban los viñedos de Atxa con un fresco verde, en un día típico de Bizkaia, nublado y con sirimiri.

El menú del acuerdo

Para celebrar el acuerdo, un aperitivo y después el almuerzo. En casa de cocineros y de vinateros, no podía ser de otra manera.

Para empezar, el Jamón ibérico acompañado de tosta de pan y tomate de  caserío y el Queso de Etxano caramelizado, emulsión de tomate y lascas de jamón, armonizados con Fortius Chardonnay 2016 y Campillo Crianza 2012.

El aperitivo dará paso a la degustación del Menú Sután. Aquí cada plato, excepto las Aceitunas y el vermut de Zerratia, irán acompañados de un vino diferente. El Tomate y queso Gatzatua estarán armonizados con Faustino V Rosado 2016, el Tartar vegetal, con Faustino V Blanco 2016, y la Vieira y aguacate, con Campillo Blanco Fermentado en Barrica 2016.

Para continuar, el Huevo de caserío, guiso de trigo y jugo de pimientos a la brasa y pan de maíz de Mungia estará acompañado por Campillo Reserva Selecta 2010, la Merluza al sarmiento y setas por Faustino V Reserva 2012, y el Solomillo asado y crujiente de albahaca por Campillo Finca Cuesta Clara 2010.

A la hora de los postres y para finalizar, unas espectaculares Fresas y yogur armonizadas con Cava Brut y los petits fours, con Triennia 2012.

En primer lugar viajarán a China y después mostrarán la relación de sus platos y los vinos de Faustino en Reino Unido y España. Estos eventos se denominarán Taste the World by Faustino & Eneko Atxa. Además lanzarán un proyecto común, un vino resultante del saber hacer del Grupo Faustino y el sentir de Eneko Atxa, su visión de la gastronomía aplicada al mundo del vino y que, por el momento, está en periodo de crianza y verá la luz a finales de este año. "Primero empezamos con uva tempranillo y después le incorporamos graciano", ha descrito la consejera delegada, en presencia de su hermana, la presidenta del grupo, Carmen Martínez Zabala.

No es la primera vez que Atxa y Faustino, una compañía dirigida por mujeres, trabajan juntos. Eleuterio Martínez Arzok no llegó a conocer a Eneko cuando en 1861 compró los viñedos que pusieron la primera piedra del grupo de bodegas. Pero hace unos meses sus descendientes y el afamado cocinero celebraron juntos los 150 años de unos vinos reconocibles y premiados que se venden en más de 120 países, con un evento gastronómico en el que el segundo, preparó un menú para explicar los cinco hitos de la bodega hasta llegar a 2017.

Cinco platos para cinco momentos de la bodega. El primero fue la compra de los viñedos de Eleuterio Martinez Arzok. El segundo la entrada en escena de la segunda generación que encarnó Faustino Martínez Pérez de Albéniz, que apostó en 1930 por embotellar toda la producción de uva. La ingternacionalización en 1960 representa el tercero, con la irrupción en escena de la tercera generación encarnada en Julio Faustino Martínez Martínez. Y poco después el cuarto, la salida al mercado en 1968 del primer Faustino I, un gran reserva de la cosecha de 1964.

El último capítulo del libro de la historia del grupo es reciente. Los últimos 25 años del Grupo Faustino han estado marcados por la expansión. Poco a poco, con la cuarta generación, los Martínez Zabala, plenamente integrados, se han incorporado al proyecto las bodegas Marqués de Vitoria, en La Rioja; Condesa de Leganza, en La Mancha; y Valcarlos, en Navarra. Además, en la Ribera del Duero va tomando forma un nuevo proyecto que se inaugura en 2010: Bodegas Portia. Su edificio es espectacular, un alarde de la arquitectura contemporánea, a la vez funcional y simbólica, firmado por el prestigioso estudio Foster and Partners.

 

 

Más información