Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Colau solo dará ayudas para reformas si los propietarios congelan el alquiler

Barcelona introduce cláusulas "anti-gentrificación" en las subvenciones para rehabilitar pisos

Fachada agrietada de un edificio en Barcelona.
Fachada agrietada de un edificio en Barcelona.

El gobierno de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, comienza a concretar medidas para combatir la gentrificación: el fenómeno de subida de precios y expulsión de vecinos que se produce cuando se rehabilitan los barrios. El concejal de Vivienda, Josep Maria Montaner, y la teniente de alcalde de Urbanismo, Janet Sanz, han explicado este lunes que el consistorio obligará a los propietarios a mantener el alquiler (y el mismo precio) en los dos años posteriores a recibir una subvención para rehabilitar viviendas. Este condicionante se suma al ya anunciado de tener que mejorar la eficiencia de los edificios.

La responsable de Urbanismo, Janet Sanz, ha defendido la medida "contra la expulsión de vecinos": "Todo aquel que reciba ayudas públicas debe tener el compromiso de no incrementar el precio del alquiler para garantizar que los vecinos puedan vivir en sus barrios y en su casa. Es cuestión de defender el derecho a la vivienda y a la ciudad", ha señalado.

De hecho, la concejal de Ciutat Vella, Gala Pin, ya se refirió a una medida en esta dirección cuando explicó las inversiones del plan de barrios en el distrito. Pero entonces el gobierno municipal no concretó lo que llamó "cláusulas anti-gentrificación" vinculadas a las ayudas. "Se trata de evitar que la intervención pública de mejora, hecha con dinero de todos, acabe generando unas plusvalías que expulsen a los vecinos, justo lo contrario de lo que buscan estas intervenciones", defendió entonces Pin.

El concejal de Vivienda ha defendido lo que entiende que es "un cambio de paradigma en la rehabilitación en la ciudad de Barcelona". Y ha destacado que las nuevas convocatorias de ayudas al alquiler "van muy dirigidas a favorecer el alquiler asequible".

Aunque la nueva cláusula se aplicará a cualquier ayuda a la rehabilitación, las ayudas presentadas este lunes son para interiores de viviendas y tienen una dotación inicial de cinco millones de euros. El tope de ayuda será de 20.000 euros y en caso de precariedad de los inquilinos, se puede llegar a cubrir el 100% del coste. También podrán costear toda la obra los propietarios que quieran hacer obras para poner al día sus pisos vacíos y cederlos a la bolsa de alquileres públicos.

Desde marzo pasado está abierta la convocatoria general de rehabilitación para patologías estructurales, mejora energética de las escaleras de vecinos, mejora de la accesibilidad y supresión de barreras arquitectónicas, instalación de ascensores o sustitución de depósitos por agua corriente. Del total de la ciudad, hay cinco ámbitos donde las ayudas son superiores, con mayores porcentajes o cantidades. Son el Turó de la Peira; Canyelles, parte del Besòs y Baró de Viver; Can Clos; Ciutat Meridiana; áreas de Ciutat Vella y la manzana eficiente, delimitada por Viladomat, Gran Via, Calàbria y Diputació.

Más información