Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una ciudad de primera división

Las patronales estiman que el ascenso del Girona tendrá un impacto económico de hasta 30 millones para ciudad

Aficionados del Girona celebran el ascenso en el campo.
Aficionados del Girona celebran el ascenso en el campo. EFE

El ascenso del Girona FC a Primera División tendrá un impacto económico y social en la ciudad. No hay todavía un estudio estricto de lo que supondrá con exactitud, aunque las entidades empresariales estiman que este será de entre 23 y 30 millones de euros. El Ayuntamiento destaca, no obstante, que el salto del equipo permitirá impulsar los valores del esfuerzo y la salud y potenciar el fútbol base y femenino.

El club todavía debe cerrar su presupuesto con los ingresos de taquilla, patrocinadores, abonos, merchandising y publicidad. Pero de entrada ya cuenta con 40 millones de euros procedentes de los derechos televisivos. Eso significa que el Girona FC, al menos, quintuplicará su presupuesto, que la pasada temporada era de nueve millones.

Pero el ascenso repercutirá también en la ciudad. El club contratará más técnicos, personal de seguridad y otros empleados; a la ciudad acudirán más aficionados y periodistas que seguirán los partidos, y estos a su vez gastarán en restaurantes, hoteles y comercios, que demandarán más productos a sus proveedores. La Asociación de Hostelería, Turismo y Restauración de Girona, estima que el impacto será de unos 23 millones de euros, mientras que la Federación Catalana de Asociaciones de Actividades de Restauración y Musicales (Fecasarm) lo eleva a 30 millones. Pero además, la imagen de la ciudad estará presente continuamente en los medios.

El jefe de Fecasarm, Joaquim Boadas, que fue presidente del Girona FC, explica que el cálculo se ha elaborado de acuerdo con estudios realizados en ciudades como Granada, Valladolid o Zaragoza. En 2013 estimaron que el impacto sería de unos 23 millones, pero en aquel momento los derechos televisivos suponían unos ingresos de entre 16 y 18 millones frente a los 40 de ahora. Por ello, eleva el beneficio directo e indirecto para la ciudad en 30 millones, de los cuales entre siete y diez millones irían a la hostelería y el ocio nocturno. No en vano, el presidente de los hoteleros y restauradores, Josep Carreras, reclama a sus asociados que trabajen en domingo si es necesario, aunque signifique sacrificar su día festivo.

El Girona ha estado nueve años en Segunda A. En esta categoría también han variado mucho los derechos televisivos en los últimos años: de 2,4 millones de euros en 2013 a entre siete y nueve en la actualidad. Según Boadas, ello supone que “las cosas tengan que hacerse con cabeza”. “El Girona FC está muy bien estructurado y preparado para poder mantenerse en Primera”, asegura.

Seguir arriba


A su juicio, de ejemplo debería tomar equipos como el Eibar o el Leganés. “No han hecho grandes inversiones. Han invertido de manera humilde más en jugadores de nivel y con su venta les han podido sacar una rentabilidad, y no en infraestructuras que son difíciles de rentabilizar”, añade. Boadas opina que “todo depende de si se acierta o no con los fichajes” y valora de forma positiva el acuerdo con el Manchester City, ya que según él “esta relación tiene mucho más valor que una importante suma económica”.

La alcaldesa, Marta Madrenas, recuerda que, “a pesar de disponer de estudios de otras ciudades, se desconoce el impacto económico real, que es difícil de calcular”. “Lo más importante es la afectación directa al fútbol base y femenino, que afecta directamente a la salud”, asegura Madrenas, quien se queja de que nadie estime los beneficios para “la salud de la ciudadanía”. También lamenta que no se valore el “orgullo” para el territorio, que considera “muy importante” al aportar “dinamismo empresarial y económico”. Madrenas valora positivamente el impacto económico del aumento de presupuesto, pero cree que el impacto “turístico” —entendido como los aficionados de los 19 equipos a los que se enfrentará el Girona que visitarán la ciudad— será lo menos significativo para un territorio que hace años que está en el mapa.

Planes a largo plazo


No se harán grandes inversiones a corto plazo. El Consistorio pagará —como estaba previsto— la construcción de una taquilla y unos lavabos de obra en el campo. El club aumentará entre 3.000 y 3.500 plazas el aforo actual —para 9.286 personas— con unas gradas supletorias. Además, se drenará el césped y se cambiará la iluminación para poder retrasmitir los partidos por televisión. A largo plazo, el grupo inversor francés propietario de más del 80% del club tiene previsto construir una ciudad deportiva con siete u ocho campos y una residencia para futbolistas. Para ello, busca unos terrenos en torno a la capital.

El Ayuntamiento de Girona invirtió esta temporada 140.000 euros en suministros, mantenimiento y alquiler de aseos portátiles. Pero eso cambiará con las modificaciones que planean. La ciudad no dará ayudas directas al Girona FC pero sí invertirá en mejorar servicios que se verán afectados por el ascenso del equipo, como el aumento de la seguridad —con protocolos policiales que ya están redactados—, la mejora de la movilidad con la creación de aparcamientos y el aumento de transporte público.

 

Más información