Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ayuntamiento de Sabadell busca ahora proteger la antigua fábrica Artèxtil

El Consistorio permite el derribo de más de un tercio de la instalación para la promoción inmobiliaria

Fachada de la antigua fábrica Artèxtil de Sabadell.
Fachada de la antigua fábrica Artèxtil de Sabadell.

El Ayuntamiento de Sabadell ha decidido implicarse en el futuro de la antigua fábrica Artèxtil, una parte de la cual será derrocada para la promoción inmobiliaria. Este emblema de la industria textil de la ciudad, edificio patrimonial por su estilo arquitectónico inspirado en la Bauhaus, se construyó en 1941, promovido por la familia García-Planas. El año 2007 cerró, y tres cuartas partes del recinto se vendieron a Solvia, la filial inmobiliaria del Banco de Sabadell, mientras que la familia seguía siendo la propietaria de la otra cuarta parte. Ahora el Ayuntamiento de Sabadell, mediante un plan especial, se compromete a proteger los despachos de la fábrica, la chimenea y las naves, e insta los propietarios a hacer un uso "de interés para la ciudad".

El Consistorio de Sabadell, mediante el plan especial, se quedará con 4.502 metros cuadrados del edificio, mientras que el resto de la parte protegida (unos 4.000 metros cuadrados) seguirá siendo propiedad de la familia García-Planas. Es por eso que el Ayuntamiento pide ahora abrir una mesa de diálogo para decidir qué uso se hace de la parte que no se podrá derribar. "Tenemos que buscar un proyecto único para toda la parte protegida, y este proyecto podría girar entorno a la investigación, la educación, las nuevas tecnologías...", explica el teniente de alcalde de Territorio y Sostenibilidad, Maties Serracant.

Sin embargo, la parte norte de la fábrica, más de 4.000 metros cuadrados, podrá ser derribada. En este espacio, Solvia tiene proyectados unos edificios de hasta 11 pisos y 165 viviendas. "Hay unos convenios y unas modificaciones urbanísticas firmadas desde el año 2008, no podemos hacer nada porque para revertirlo tendríamos que poner muchos millones para las indemnizaciones", detalla Serracant.

Serracant critica la herencia recibida, puesto que el convenio y la modificación del Plan General de Ordenación Urbanística fue firmado por el PSC de Manuel Bustos. En aquel momento, la oposición, formada por la izquierda alternativa que ahora gobierna en el Ayuntamiento junto con ERC, estuvo en contra. Una vez llegaron al gobierno, no obstante, el avanzado estado de las modificaciones hizo que llevaran al pleno del Ayuntamiento el derribo de la fábrica, aprobado por unanimidad junto con los grupos de la oposición. "Aquella modificación se hizo en medio de la burbuja inmobiliaria", lamenta el teniente de alcalde.