Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un millar de personas lloran en Las Rozas la muerte de Ignacio Echeverría

La plaza del Ayuntamiento se queda pequeña para acoger el homenaje de sus vecinos

Centenares de personas abarrotan la plaza del Ayuntamiento, en Las Rozas. Ampliar foto
Centenares de personas abarrotan la plaza del Ayuntamiento, en Las Rozas.

El municipio madrileño de Las Rozas ha enmudecido esta tarde como señal de homenaje a su vecino Ignacio Echeverría, de 39 años, fallecido el pasado sábado en el atentado de Londres al intentar salvar a una mujer. La plaza del Ayuntamiento (94.500 habitantes) se ha quedado pequeña para acoger a las más de 1.200 personas que se han concentrado a las ocho de la tarde en señal de repulsa contra el terrorismo. Uno de los momentos más especiales se ha vivido cuando un grupo de patinadores ha levantado sus patines, en recuerdo de Echeverría y del deporte que estaba practicando cuando fue asesinado.

La concentración en el Ayuntamiento ha comenzado con tres minutos de silencio, que tan solo se han visto rotos por el ruido de las cámaras de los fotógrafos y de los móviles. Centenares de personas se han concentrado en la plaza de España. Muchos no podían aguantar las lágrimas al ver en una gran pancarta la imagen del héroe roceño fallecido, en la que se puede leer "Ignacio, gracias por tu ejemplo y generosidad. Las Rozas nunca te olvidará". Tras el silencio, la plaza ha dedicado un largo aplauso de varios minutos a su vecino. 

El alcalde de Las Rozas, José de la Uz (PP), ha leído un comunicado en el que no han faltado elogios para el fallecido: "Desbordamos esta plaza de respeto y emoción a flor de piel. De profundo dolor y tristeza. Pero también de dignidad y orgullo. De agradecimiento a la inmensa lección de generosidad, de servicio, de humanidad y de valor frente al terror que nos deja Ignacio Echeverría. De ganas de sacar todos esos sentimientos de esta semana fuera", ha destacado el regidor. 

Un amante del deporte

Muchos jóvenes se han abrazado y han llorado en la plaza de España de Las Rozas. Justo al lado suyo estaba la imagen de Ignacio Echeverría, de 39 años, que se ha convertido en un referente para ellos. Amante de los deportes, había residido desde siempre en este municipio del oeste de la región. Vecino de la zona del Burgo, estudio en el instituto de este barrio. Era el tercero de cinco hermanos (dos chicas y tres chicos). 

Su gran pasión siempre fue el deporte. Además del skate (patinaje), también había practicado natación, tenis y fútbol. De hecho, era frecuente verle en el polideportivo de Navalcarbón. También era muy religioso. Su iglesia era la de San Miguel, en el centro de la localidad.

De la Uz ha definido al Echeverría como "un hombre bueno y valiente, ejemplo y orgullo". "Por eso hoy todos teníamos que estar aquí. Para rendir homenaje a Ignacio. Para hacer visible, una vez más, nuestra unidad, siempre por la libertad, la vida, la democracia, y con las víctimas, hasta derrotar esta sinrazón", ha añadido De la Uz, que ha terminado su intervención con un deseo: "Que el comportamiento de nuestro vecino y héroe permanezca en nuestra memoria. Que Las Rozas no le olvide, y viva en el recuerdo de esta ciudad".

El acto ha contado con la música directo de una decena de músicos de cuerda y viento residentes en la localidad que han interpretado las piezas Adagio de Albinoni y el Canon de Pachelbel. Justo cuando estaban tocando esta última pieza, un grupo de skaters (patinadores) han levantado sus patines y han desplegado una pancarta: "No está muerto quien da la vida a la vida". El público asistente ha iniciado un largo aplauso de reconocimiento, mientras muchos amigos han roto a llorar.

Acto seguido ha intervenido Guillermo, un amigo del fallecido. Este ha recordado que Ignacio "era una persona especial, que tenía corazón que no le cabía en el pecho". "Uno muere como ha vivido, en este caso derrochando amor e intentado salvar a otra persona que no conocía. Lo han matado tres malvados. No tengo ni rencor ni odio, porque no vais a ganar", ha explicado refiriéndose a los terroristas. Guillermo también ha tenido un recuerdo muy especial para los dos amigos que acompañaban al vecino de Las Rozas la noche del pasado sábado. "Sé que lo están pasando fatal. Guillermo, muchas gracias y hasta pronto", ha concluido el amigo.

El acto lo ha cerrado la interpretación del himno nacional por parte de los músicos. El Ayuntamiento, que tiene las banderas a media asta y ha abierto hasta las nueve de la noche de mañana un libro de condolencias, concederá a Echeverría la primera medalla de honor de la ciudad y dará su nombre a un nuevo parque con pista de skate que se va a levantar en la ciudad.