Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El mapa de los recortes sanitarios

La CONFAVC radiografía el impacto de los recortes en atención primaria en Cataluña

La llamada rebelión de atención primaria —por la plataforma del mismo nombre que se organizó en torno a unos centros médicos que se quejaron de la presión asistencial y la falta de recursos— ha traspasado los centros de atención primaria (CAP) y ha llegado a entidades de la sociedad civil. Ya no son solo los profesionales afectados en propias carnes los que han lanzado un grito a la desesperada de la situación "crítica" de la atención primaria. La Confederación de Asociaciones de Vecinos de Cataluña (CONFAVC) publicó ayer el primer “mapa sanitario de los recortes”, una radiografía que desgrana cómo se han quedado los servicios de atención primaria tras los recortes ejecutados en sanidad entre 2011 y 2014. El plano plasma la diferencia entre la población de referencia de un CAP en esos años, cuántos profesionales había y cuántas consultas diarias tiene que pasar el médico.

Los recortes en los CAP

Presupuesto. La partida liquidada de atención primaria en Cataluña pasó de 1.593 millones de euros en 2010 a 1.276 en 2014.

Médicos. Según el sindicato Metges de Cataluña, el Instituto Catalán de la Salud (ICS) —la empresa pública que controla ocho grandes hospitales y el 80% de la atención primaria— perdió 1.064 médicos en cinco años.

Enfermeros. A falta de datos oficiales, el Foro Catalán de Atención Primaria (FoCAP) calcula que el ICS ha perdido un millar de enfermeros.

“Hemos recurrido a fuentes oficiales pero sabemos que los datos algunas veces están maquillados”, apunta Albert Torrens, responsable de sanitad de la CONFAVC. Según el mapa, el ambulatorio de Montcada i Reixac perdió 25 trabajadores entre 2011 y 2014; tanto el de Garraf Rural como el de Badalona-Llefià se quedaron sin 14 puestos de trabajo cada uno; el CAP de Xafarines (en Barcelona ciudad) se quedó sin 17 plazas; en el centro médico de L'Escala (Girona) se evaporaron 12 puestos; y el equipo de atención primaria Solsonés, se quedó sin una decena de empleos en esos años. Aunque está incompleto, pues faltan datos de algunas zonas, la CONFAVC también recoge que se incrementaron los recursos humanos en otros CAP como el de La Seu d'Urgell o el de Cambrils (siete más cada uno).

En cuanto a las visitas atendidas por médico al día, el plano de la CONFAVC confirma un incremento de la presión asistencial en algunos núcleos de Girona y la zona del Penedès. En el CAP de Calafell y el del Baix Penedès interior, los médicos atienden dos pacientes más que antes de los recortes.

La población de referencia atendida también ha crecido en más de 2.000 personas en ambulatorios como el de Cassà de la Selva (Gironés), el de Varcles-Sant Fruitòs de Bages o el de Esparraguera (Baix Llobregat, entre otros. El CAP de Vic y Cambrils tienen hasta 4.000 pacientes más que antes de los recortes, según la CONFAVC.

Este mapa, que dibuja la realidad de los CAP, será el primero de varios planos previstos, pues la CONFAVC tiene pensado hacer lo propio también con la atención hospitalaria, las urgencias y la salud pública en general.